Ácido eicosapentaenoico (EPA)

Información completa sobre EPA (ácido eicosapentaenoico).  Obtenga más información sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios de EPA.

Información completa sobre EPA (ácido eicosapentaenoico). Obtenga más información sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios de EPA.

  • Visión general
  • Usos
  • Fuentes dietéticas
  • Formularios disponibles
  • Cómo tomarlo
  • Precauciones
  • Posibles interacciones
  • Investigación de apoyo

Visión general

El ácido eicosapentaenoico (EPA) es uno de varios ácidos grasos omega-3 que utiliza el cuerpo. La dieta occidental típica es relativamente deficiente en ácidos grasos omega-3 en comparación con las dietas de nuestros antepasados. Nuestras principales fuentes dietéticas de EPA son los peces de agua fría como el salmón salvaje. Los suplementos de aceite de pescado también pueden aumentar las concentraciones de EPA en el cuerpo. Se ha demostrado que una mayor ingesta de EPA es beneficiosa en enfermedades coronarias, presión arterial alta y trastornos inflamatorios como la artritis reumatoide.


Usos

Enfermedades autoinmunes
Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3, incluido el EPA, que se encuentran en los aceites de pescado, modifican la respuesta inmune y pueden ser útiles en el tratamiento de enfermedades autoinmunes inflamatorias como la artritis reumatoide.



Salud cardiovascular
También se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 mejoran la salud cardiovascular y pueden prevenir la acumulación de placa (colesterol y grasa) en las paredes de las arterias. La suplementación con aceite de pescado también puede reducir la presión arterial alta en personas con diabetes.

Crecimiento y desarrollo
Los ácidos grasos omega-3 en equilibrio adecuado son esenciales para el crecimiento y desarrollo normales. Los expertos en nutrición han emitido recomendaciones para la ingesta adecuada de cada tipo de ácido graso omega-3 en fórmulas y dietas infantiles. De acuerdo con estas recomendaciones, la ingesta de EPA para bebés con dietas de fórmula debe ser inferior al 0,1%.

Otras condiciones – EPA para anorexia EPA paratrastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH)
Los ácidos grasos omega-3, incluido el EPA, también pueden tener efectos positivos en enfermedades pulmonares y renales, diabetes tipo II, obesidad, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, anorexia nerviosa, quemaduras, osteoartritis, osteoporosis, trastorno por déficit de atención / hiperactividad y etapas tempranas de cáncer colorrectal.


Fuentes dietéticas de EPA

La EPA se puede obtener comiendo pescado de agua fría como el salmón salvaje (no criado en granjas), la caballa, las sardinas y el arenque.


Formularios disponibles

EPA también está disponible en suplementos de aceite de pescado. Algunos productos comerciales también pueden contener vitamina E para mantener la frescura.


Cómo tomar EPA

Las recomendaciones para ingestas adecuadas presentadas por la Sociedad Internacional para el Estudio de Ácidos Grasos y Lípidos (ISSFAL) aparecen a continuación.

Pediátrico

  • EPA se encuentra naturalmente en la leche materna; por lo tanto, los bebés que son amamantados deben recibir cantidades suficientes de EPA.
  • ISSFAL recomienda que la fórmula para bebés contenga menos de 0.1% de EPA.

Adulto

  • La ingesta diaria adecuada de EPA para adultos debe ser de al menos 220 mg / día.
  • Recomendaciones terapéuticas de la dieta: 2 a 3 raciones de pescado graso a la semana, lo que corresponde a 1.250 mg de EPA más DHA al día.
  • Suplementos de aceite de pescado: 3,000 a 4,000 mg de aceites de pescado estandarizados por día. Esta cantidad corresponde a 2 a 3 raciones de pescado graso a la semana.

Algunos productos comerciales también pueden contener vitamina E para mantener la frescura. Para los suplementos, siga las instrucciones en las etiquetas del producto tanto para la información de dosis como para los requisitos de almacenamiento; algunos productos pueden requerir refrigeración. No use productos después de su fecha de vencimiento.


Precauciones

Los suplementos que contienen EPA pueden no recomendarse para bebés o niños pequeños porque alteran el equilibrio adecuado con DHA, otro ácido graso omega-3 necesario durante el desarrollo temprano. Esto sugiere que las mujeres embarazadas también deben tener cuidado al tomar suplementos de aceite de pescado.

Las cápsulas de aceite de pescado pueden estar asociadas con efectos secundarios como heces blandas, malestar abdominal y eructos desagradables. Además, pueden prolongar ligeramente el tiempo de sangrado; por lo tanto, las personas con trastornos hemorrágicos o quienes toman medicamentos anticoagulantes deben discutir el uso de cápsulas de aceite de pescado con sus proveedores de atención médica antes de tomarlas. El consumo de suplementos de aceite de pescado también puede aumentar los requisitos de antioxidantes en el cuerpo. Puede estar justificado tomar vitamina E adicional junto con estos suplementos; nuevamente, consulte a su proveedor de atención médica.


Posibles interacciones

En combinación con la aspirina, los ácidos grasos omega-3 podrían ser útiles en el tratamiento de algunas formas de enfermedad de las arterias coronarias. Consulte a su proveedor de atención médica sobre si esta combinación sería adecuada para usted si tiene enfermedad de las arterias coronarias.

Los ácidos grasos omega-3 pueden reducir algunos de los efectos secundarios asociados con la terapia con ciclosporina, que a menudo se usa para reducir las posibilidades de rechazo en los receptores de trasplantes. Consulte a su proveedor de atención médica antes de agregar nuevas hierbas o suplementos a su régimen de medicamentos existente.

En un estudio con animales, los ácidos grasos omega-3 protegieron el estómago contra las úlceras inducidas por la reserpina y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como la indometacina. Consulte a su proveedor de atención médica antes de usar ácidos grasos omega-3 si actualmente está tomando estos medicamentos.



También se ha demostrado que la EPA potencia los efectos de una combinación de etretinato en dosis bajas y un medicamento corticosteroide tópico que se usa para tratar la psoriasis crónica grave. Consulte a su médico para determinar si esta terapia combinada puede ser beneficiosa para usted si padece psoriasis crónica.

de regreso: Página de inicio de suplementos de vitaminas


Investigación de apoyo

Albert CM, Hennekens CH, O’Donnell CJ y col. Consumo de pescado y riesgo de muerte súbita cardíaca. JAMA. 1998; 279 (1): 23-28.

Al-Harbi MM, Islam MW, Al-Shabanah OA, Al-Ghably NM. Efecto de la administración aguda de aceite de pescado (triglicéridos marinos omega-3) sobre la ulceración y secreción gástrica inducida por diversos agentes ulcerogénicos y necrotizantes en ratas. Toxicol químico alimentario. 1995; 33 (7): 555-558.

Ando H, Ryu A, Hashimoto A, Oka M, Ichihashi M. El ácido linoleico y el ácido alfa-linolénico aclaran la hiperpigmentación de la piel inducida por los rayos ultravioleta. Arch Dermatol Res. 1998; 290 (7): 375-381.

Andreassen AK, Hartmann A, Offstad J, Geiran O, Kvernebo K, Simonsen S. Profilaxis de la hipertensión con ácidos grasos omega-3 en receptores de trasplantes de corazón. J Am Coll Cardiol. 1997; 29 (6): 1324-1331.

Angerer P, von Schacky C. ácidos grasos poliinsaturados n-3 y el sistema cardiovascular. Curr Opin Lipidol. 2000; 11 (1): 57-63.

Anti M, Armelau F, Marra G, et al. Efectos de diferentes dosis de aceite de pescado sobre la proliferación de células rectales en pacientes con adenomas de colon esporádicos. Gastroenterología. 1994; 107 (6): 1892-1894.

Appel LJ. Terapias no farmacológicas que reducen la presión arterial: una nueva perspectiva. Clin Cardiol. 1999; 22 (Supl. III): III1-III5.

Arnold LE, Kleykamp D, Votolato N, Gibson RA, Horrocks L.Vínculo potencial entre la ingesta dietética de ácidos grasos y el comportamiento: exploración piloto de lípidos séricos en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. J Child Adolesc Psychopharmacol. 1994; 4 (3): 171-182.

Aronson WJ, Glaspy JA, Reddy ST, Reese D, Heber D, Bagga D. Modulación de las proporciones poliinsaturadas omega-3 / omega-6 con aceites de pescado dietéticos en hombres con cáncer de próstata. Urología. 2001; 58 (2): 283-288.

Badalamenti S, Salerno F, Lorenzano E, et al. Efectos renales de la suplementación dietética con aceite de pescado en receptores de trasplante de hígado tratados con ciclosporina. Hepatol. 1995; 22 (6): 1695-1701.

Baumgaertel A. Tratamientos alternativos y controvertidos para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Pediatr Clin de North Am. 1999; 46 (5): 977-992.

Belluzzi A, Boschi S, Brignola C, Munarini A, Cariani C, Miglio F.Ácidos grasos poliinsaturados y enfermedad inflamatoria intestinal. Soy J Clin Nutr. 2000; 71 (supl.): 339S-342S.

Belluzzi A, Brignolia C, Campieri M, Pera A, Boschi S, Miglioli M. Efecto de una preparación de aceite de pescado con recubrimiento entérico sobre las recaídas en la enfermedad de Crohn. New Engl J Med. 1996; 334 (24): 1558-1560.

Boelsma E, Hendriks HF. Roza L. Cuidado nutricional de la piel: efectos sobre la salud de los micronutrientes y los ácidos grasos. Soy J Clin Nutr. 2001; 73 (5): 853-864.

Bonaa KH, Bjerve KS, Nordoy A. Los ácidos docosahexaenoico y eicosapentaenoico en los fosfolípidos plasmáticos se asocian de manera divergente con las lipoproteínas de alta densidad en los seres humanos. Trombo arterioscler. 1992; 12 (6): 675-681.

Broadhurst CL, Cunnane SC, Crawford MA. Los pescados y mariscos del lago del Rift Valley proporcionaron una nutrición específica para el cerebro de los primeros Homo. Br J Nutr. 1998; 79 (1): 3-21.

DJ marrón, Dattner AM. Enfoques fitoterapéuticos para afecciones dermatológicas comunes. Arch Dermtol. 1998; 134: 1401-1404.

Bruinsma KA, Taren DL. Hacer dieta ingesta de ácidos grasos esenciales y depresión. Nutrición Rev.2000; 58 (4): 98-108.

Burgess J, Stevens L, Zhang W, Peck L.Ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Soy J Clin Nutr. 2000; 71 (supl.): 327S-330S.

Calder PC. Ácidos grasos poliinsaturados n-3, inflamación e inmunidad: ¿verter aceite en aguas turbulentas u otro cuento a pescado? Tuerca Res. 2001; 21: 309-341.

Carlson SE. Estado del ácido araquidónico de los lactantes humanos: influencia de la edad gestacional al nacer y las dietas con ácidos grasos n-3 y n-6 de cadena muy larga. J Nutr. 1996; 126 (4 supl.); 1092S-1098S.

Caron MF, Blanco CM. Evaluación de las propiedades antihiperlipidémicas de los suplementos dietéticos. Farmacoterapia. 2001; 21 (4): 481-487.

Cellini M, Caramazzu N, Mangiafico P, Possati GL, Caramazza R. Uso de ácidos grasos en el tratamiento de la neuropatía óptica glaucomatosa. Acta Ophthalmol Scand Suppl. 1998; 227: 41-42.

Cho E, Hung S, Willet WC, Spiegelman D, Rimm EB, Seddon JM, et al. Estudio prospectivo de la grasa dietética y el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad. Soy J Clin Nutr. 2001; 73 (2): 209-218.

Christensen JH, Skou HA, Niebla L, Hansen V, Vesterlund T, Dyerberg J, Toft E, Schmidt EB. Ácidos grasos marinos n-3, ingesta de vino y variabilidad de la frecuencia cardíaca en pacientes remitidos para angiografía coronaria. Circulación. 2001; 103: 623-625.

Clark WF, Kortas C, Heidenheim AP, Garland J, Spanner E, Parbtani A. Linaza en la nefritis lúpica: un estudio cruzado no controlado con placebo de dos años. J Am Coll Nutr. 2001; 20 (2 Suppl): 143-148.

Connolly JM, Gilhooly EM, Rose DP. Efectos de la ingesta reducida de ácido linoleico en la dieta, solo o combinado con una fuente de algas de ácido docosahexaenoico, sobre el crecimiento de células de cáncer de mama MDA-MD-231 y la apoptosis en ratones desnudos. Lata de nutrición. 1999; 35 (1): 44-49.

Connor SL, Connor WE. ¿Son los aceites de pescado beneficiosos para la prevención y el tratamiento de la enfermedad de las arterias coronarias? Soy J Clin Nutr. 1997; 66 (supl.): 1020S-1031S.

Curtis CL, Hughes CE, Flannery CR, Little CB, Harwood JL, Caterson B. Los ácidos grasos N-3 modulan específicamente los factores catabólicos implicados en la degradación del cartílago articular. J Biol Chem. 2000; 275 (2): 721-724.

Danao-Camara TC, Shintani TT. El tratamiento dietético de la artritis inflamatoria: informes de casos y revisión de la literatura. Hawaii Med J. 1999; 58 (5): 126-131.

Danno K, Sugie N. Terapia combinada con etretinato en dosis bajas y ácido eicosapentaenoico para la psoriasis vulgar. J Dermatol. 1998; 25 (11): 703-705.

Davidson MH, Maki KC, Kalkowski J, Schaefer EJ, Torri SA, Drennan KB. Efectos del ácido docosahexeaenoico sobre las lipoproteínas séricas en pacientes con hiperlipidemia combinada. Un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo. J Am Coll Nutr. 1997; 16: 3: 236-243.

Daviglus ML, Stamler J, Orencia AJ, et al. El consumo de pescado y el riesgo a 30 años de sufrir un infarto de miocardio mortal. N Engl J Med. 1997; 336 (15): 1046-1053.

de Deckere EAM. Posible efecto beneficioso del pescado y los ácidos grasos poliinsaturados n-3 de pescado en el cáncer de mama y colorrectal. Eur J Cancer Prev. 1999; 8: 213-221.

de Deckere EAM, Korver O, Verschuren PM, Katan MB. Aspectos sanitarios del pescado y ácidos grasos poliinsaturados n-3 de origen vegetal y marino. Eur J Clin Nutr. 1998; 52 (10): 749-753.

de Logeril M, Salen P, Martin JL, Monjaud I, Delaye J, Mamelle N.La dieta mediterránea, los factores de riesgo tradicionales y la tasa de complicaciones cardiovasculares después de un infarto de miocardio: informe final del Lyon Diet Heart Study. Circulación. 1999; 99 (6): 779-785.

De-Souza DA, Greene LJ. Nutrición farmacológica después de una quemadura. J Nutr. 1998; 128: 797-803.

Deutch B. El dolor menstrual en mujeres danesas se correlacionó con una ingesta baja de ácidos grasos poliinsaturados n-3. Eur J Clin Nutr. 1995; 49 (7): 508-516.

Dewailly E, Blanchet C, Lemieux S y col. Ácidos grasos n-3 y factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares entre los inuit de Nunavik. Soy J Clin Nutr. 2001; 74 (4): 464-473.

Dichi I, Frenhane P, Dichi JB, Correa CR, Angeleli AY, Bicudo MH, et al. Comparación de ácidos grasos omega-3 y sulfasalazina en la colitis ulcerosa. Nutrición. 2000; 16: 87-90.

Edwards R, Peet M, Shay J, Horrobin D. Niveles de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en la dieta y en las membranas de los glóbulos rojos de pacientes deprimidos. J afectar el desorden. 1998; 48 (2-3): 149-155.

Consumo de pescado graso y mortalidad por cardiopatía isquémica en adultos mayores: el estudio del corazón cardiovascular. Presentado en la 41ª conferencia anual de la American Heart Association sobre epidemiología y prevención de enfermedades cardiovasculares. AHA. 2001.

Fenton WS, Dicerson F, Boronow J, et al. Un ensayo controlado con placebo de suplementos de ácidos grasos omega-3 (ácido etil eicosapentaenoico) para los síntomas residuales y el deterioro cognitivo en la esquizofrenia. Soy J Psiquiatría. 2001; 158 (12): 2071-2074.

Foulon T, Richard MJ, Payen N, et al. Efectos de los ácidos grasos del aceite de pescado sobre los lípidos y lipoproteínas plasmáticos y el desequilibrio oxidante-antioxidante en sujetos sanos. Scand J Clin Lab Invest. 1999; 59 (4): 239-248.

Franceschini G, Calabresi L, Maderna P, Galli C, Gianfranceschi G, Sirtori CR. Los ácidos grasos omega-3 elevan selectivamente los niveles de lipoproteína 2 de alta densidad en voluntarios sanos. Metab. 1991; 40 (12): 1283-1286.

Freeman VL, Meydani M, Yong S, Pyle J, Flanigan RC, Waters WB, Wojcik EM. Niveles prostáticos de ácidos grasos e histopatología del cáncer de próstata localizado. J Urol. 2000; 164 (6): 2168-2172.

Friedberg CE, Janssen MJ, Heine RJ, Grobbee DE. Aceite de pescado y control glucémico en la diabetes: un metaanálisis. Cuidado de la diabetes. 1998; 21: 494-500.

Frieri G, Pimpo MT, Palombieri A, Melideo D, Marcheggiano A, Caprilli R, et al. Suplementos dietéticos de ácidos grasos poliinsaturados: un enfoque adyuvante para el tratamiento de la infección por Helicobacter pylori. Tuerca Res. 2000; 20 (7): 907-916.

Gamez-Mez N, Higuera-Ciapara I, Calderon de la Barca AM, Vazquez-Moreno L, Noriega-Rodriquez J, Angulo-Guerrero O. Variación estacional en la composición y calidad de ácidos grasos del aceite de sardina de Sardinops sagax caeruleus del Golfo de California. Lípidos 1999; 34) 6: 639-642.

Ganong WF. Revisión de fisiología médica. 13ª ed. East Norwalk, Connecticut: Appleton y Lange; 1987: 229-261.

Geerling BJ, Badart-Smook A, van Deursen C, et al. Suplementación nutricional con ácidos grasos N-3 y antioxidantes en pacientes con enfermedad de Crohn en remisión: efectos sobre el estado antioxidante y el perfil de ácidos grasos. Inflamm Intestinal Dis. 2000; 6 (2): 77-84.

Geerling BJ, Houwelingen AC, Badart-Smook A, Stockbrügger RW, Brummer R-JM. Ingesta de grasas y perfil de ácidos grasos en fosfolípidos plasmáticos y tejido adiposo en pacientes con enfermedad de Crohn, en comparación con controles. Soy J Gastroenterol. 1999; 94 (2): 410-417.

Gibson SL, Gibson RG. El tratamiento de la artritis con un extracto lipídico de Perna canaliculus: un ensayo aleatorizado. Complemento Ther Med. 1998; 6: 122-126.

Gerster H. ¿Pueden los adultos convertir adecuadamente el ácido alfa-linolénico (18: 3n-3) en ácido eicosapentaenoico (20: 5n-3) y ácido docosahexaenoico (22: 6n-3)? Int J Vitam Nutr Res. 1998; 68 (3); 159-173.

Gerster H. El uso de PUFA n-3 (aceite de pescado) en nutrición enteral. Int J Vitam Nutr Res. 1995; 65 (1): 3-20.

Investigadores GISSI-Prevenzione. Suplementación dietética con ácidos grasos poliinsaturados n-3 y vitamina E después de un infarto de miocardio: resultados del ensayo GISSI-Prevenzione. Lanceta. 1999; 354: 447-455.

Goodfellow J, Bellamy MF, Ramsey MW, Jones CJ, Lewis MJ. La suplementación dietética con ácidos grasos omega-3 marinos mejora la función endotelial sistémica de las arterias grandes en sujetos con hipercolesterolemia. J Am Coll Cardiol. 2000; 35 (2): 265-270.

Griffini P, Fehres O, Klieverik L y col. Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de la dieta promueven la metástasis del carcinoma de colon en el hígado de rata. Can Res. 1998; 58 (15): 3312-3319.

Halpern GM. Efectos antiinflamatorios de un extracto lipídico estabilizado de Perna canaliculus (Lyprinol). Allerg Immunol (París). 2000; 32 (7): 272-278.

Harper CR, Jacobson TA. Las grasas de la vida: el papel de los ácidos grasos omega-3 en la prevención de la enfermedad coronaria. Arch Intern Med. 2001; 161 (18): 2185-2192.

Harris WS. Ácidos grasos N-3 y lipoproteínas séricas: estudios en humanos. Soy J Clin Nutr. 1997; 65 (5): 1645S (10).

Hayashi N, Tsuguhiko T, Yamamori H, et al. Efecto de las emulsiones de grasas intravenosas w-6 y w-3 sobre la retención de nitrógeno y la cinética de las proteínas en ratas quemadas. Nutrición. 1999; 15 (2): 135-139.

Haw M, Linnebjerg H, Chavali SR, Forse RA. El efecto de los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) en la dieta sobre el rechazo agudo y el flujo sanguíneo del aloinjerto cardíaco en ratas. Trasplante. 1995; 60 (6): 570-577.

Hibbeln JR. Consumo de pescado y depresión mayor. Lanceta. 1998; 351 (9110): 1213.

Hibbeln JR, Salem N, Jr. Ácidos grasos poliinsaturados dietéticos y depresión: cuando el colesterol no satisface. Soy J Clin Nut. 1995; 62 (1): 1-9.

Holman RT, Adams CE, Nelson RA y col. Los pacientes con anorexia nerviosa muestran deficiencias de determinados ácidos grasos esenciales, cambios compensatorios en los ácidos grasos no esenciales y disminución de la fluidez de los lípidos plasmáticos. J Nutr. 1995; 125: 901-907.

Homan van der Heide JJ, Bilo HJ, Tegzess AM, Donker AJ. Los efectos de la suplementación dietética con aceite de pescado sobre la función renal en receptores de trasplante renal tratados con ciclosporina. Trasplante. 1990; 49: 523-527.

Horrobin DF. La hipótesis de los fosfolípidos de membrana como base bioquímica del concepto de desarrollo neurológico de la esquizofrenia. Schizophr Res. 1998; 30 (3): 193-208.

Horrobin DF, Bennett CN. depresión y trastorno bipolar: relaciones con el metabolismo deficiente de los ácidos grasos y fosfolípidos y con la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, las anomalías inmunológicas, el cáncer, el envejecimiento y la osteoporosis. Prostaglandinas Leukot Essent Acidos grasos. 1999; 60 (4): 217-234.

Horrocks LA, Yeo YK. Beneficios para la salud del ácido docosahexaenoico. Pharmacol Res. 1999; 40 (3): 211-225.

Howe PR. ¿Podemos recomendar aceite de pescado para la hipertensión? Clin Exp Pharmacol Physiol. 1995; 22 (3): 199-203.

Hrboticky N, Zimmer B, Weber PC. El ácido alfa-linolénico reduce el aumento de ácido araquidónico inducido por lovastatina y eleva los niveles de ácido eicosapentaenoico y docosahexaenoico celular y lipoproteico en las células Hep G2. J Nutr Biochem. 1996; 7: 465-471.

Hu FB, Stampfer MJ, Manson JE y col. Ingesta dietética de ácido alfa-linolénico y riesgo de cardiopatía isquémica mortal entre las mujeres. Soy J Clin Nutr. 1999; 69: 890-897.

Iacoviello K, Amore C, De Curtis A, et al. Modulación de la respuesta fibrinolítica a la oclusión venosa en humanos mediante una combinación de aspirina en dosis bajas y ácidos grasos poliinsaturados n-3. Trombo arterioscler. 1992; 12 (10): 1191-1197.

Iso H, Rexrode KM, Stampfer MJ, Manson JE, Colditz GA, Speizer FE et al. Ingesta de pescado y ácidos grasos omega-3 y riesgo de accidente cerebrovascular en mujeres. JAMA. 2001; 285 (3): 304-312.

Jeschke MG, Herndon DN, Ebener C, Barrow RE, Jauch KW. La intervención nutricional rica en vitaminas, proteínas, aminoácidos y ácidos grasos omega-3 mejora el metabolismo de las proteínas durante el estado hipermetabólico después de una lesión térmica. Arch Surg. 2001; 136: 1301-1306.

Juhl A, Marniemi J, Huupponen R, Virtanen A, Rastas M, Ronnemaa T. Efectos de la dieta y la simvistatina sobre los lípidos séricos, la insulina y los antioxidantes en hombres hipercolesterolémicos; un ensayo controlado aleatorio. JAMA. 2002; 2887 (5): 598-605.

Klurfeld DM, Bull AW. Ácidos grasos y cáncer de colon en modelos experimentales. Soy J Clin Nut. 1997; 66 (6 Suppl): 1530S-1538S.

Kooijmans-Coutinho MF, Rischen-Vos J, Hermans J, Arndt JW, van der Woude FJ. Aceite de pescado dietético en receptores de trasplante renal tratados con ciclosporina-A: no se muestran efectos beneficiosos. J Am Soc Nephrol. 1996; 7 (3): 513-518.

Krauss RM, Eckel RH, Howard B y col. Declaración científica de la AHA: Pautas dietéticas de la AHA Revisión 2000: Declaración para los profesionales de la salud del comité de nutrición de la Asociación Estadounidense del Corazón. Circulación. 2000; 102 (18): 2284-2299.

Kremer JM. Suplementos de ácidos grasos N-3 en la artritis reumatoide. Soy J Clin Nutr. 2000; (suplemento 1): 349S-351S.

Kris-Etherton P, Eckel RH, Howard BV, St. Jeor S, Bazzare TL. Asesoramiento científico de la AHA: Estudio del corazón sobre la dieta de Lyon. Beneficios de un programa nacional de educación sobre el colesterol de estilo mediterráneo / Patrón dietético Paso I de la Asociación Estadounidense del Corazón sobre las enfermedades cardiovasculares. Circulación. 2001; 103: 1823.

Kris-Etherton PM, Taylor DS, Yu-Poth S, et al. Ácidos grasos poliinsaturados en la cadena alimentaria de Estados Unidos. Soy J Clin Nutr. 2000; 71 (1 Suplemento): 179S-188S.

Kromhout D, Bosschieter EB, de Lezenne Coulander C. La relación inversa entre el consumo de pescado y la mortalidad a 20 años por enfermedad coronaria. N Engl J Med. 1985; 312 (19): 1205-1209.

Kruger MC, Coetzer H, de Winter R, Gericke G, van Papendorp DH. Suplementación de calcio, ácido gamma-linolénico y ácido eicosapentaenoico en la osteoporosis senil. Envejecimiento Clin Exp Res. 1998; 10: 385-394.

Kruger MC, Horrobin DF. Metabolismo del calcio, osteoporosis y ácidos grasos esenciales: una revisión. Prog Lipid Res. 1997; 36: 131-151.

Kulkarni PS, Srinivasan BD. Vías de la ciclooxigenasa y lipoxigenasa en la úvea anterior y la conjuntiva. Prog Clin Biol Res. 1989; 312: 39-52.

Kuroki F, Iida M, Matsumoto T, Aoyagi K, Kanamoto K, Fujishima M. Los ácidos grasos poliinsaturados séricos n3 se reducen en la enfermedad de Crohn. Dig Dis Sci. 1997; 42 (6): 1137-1141.

Laugharne JD, Mellor JE, Peet M. Ácidos grasos y esquizofrenia. Lípidos 1996; 31 (Supl.): S-163-165.

Levy E, Rizwan Y, Thibault L, et al. Perfil lipídico alterado, composición de lipoproteínas y estado oxidante y antioxidante en la enfermedad de Crohn pediátrica. Soy J Clin Nutr. 2000; 71: 807-815.

Lockwood K, Moesgaard S, Hanioka T, Folkers K. Remisión parcial aparente del cáncer de mama en pacientes de ‘alto riesgo’ suplementadas con antioxidantes nutricionales, ácidos grasos esenciales y coenzima Q10. Mol Aspects Med. 1994; 15 Suministro: s231-s240.

Lopez-Miranda J, Gomez P, Castro P, et al. La dieta mediterránea mejora la susceptibilidad de las lipoproteínas de baja densidad a las modificaciones oxidativas. Med Clin (Barc) [in Spanish]. 2000; 115 (10): 361-365.

Lorenz-Meyer H, Bauer P, Nicolay C, Schulz B, Purrmann J, Fleig WE, et al. Ácidos grasos omega-3 y dieta baja en carbohidratos para el mantenimiento de la remisión en la enfermedad de Crohn. Un ensayo multicéntrico controlado aleatorio. Miembros del grupo de estudio (Grupo de estudio alemán de la enfermedad de Crohn). Escanee J Gastroenterol. 1996; 31 (8): 778-785.

Mabile L, Piolot A, Boulet L, Fortin LJ, Doyle N, Rodriquez C, et al. La ingesta moderada de ácidos grasos omega-3 se asocia con una resistencia estable de los eritrocitos al estrés oxidativo en sujetos hipertrigliceridémicos. Soy J Clin Nutr. 2001; 7494): 449-456.

Mantzioris E, James MJ, Gibson RA, Cleland LG. La sustitución de la dieta por un aceite vegetal rico en ácido alfa-linolénico aumenta las concentraciones de ácido eicosapentaenoico en los tejidos. Soy J Clin Nutr. 1994; 59 (6): 1304-1309.

Mantzioris E, James MJ, Gibson RA, Cleland LG. Existen diferencias en las relaciones entre los ácidos linoleico y alfa-linolénico de la dieta y sus respectivos metabolitos de cadena larga. Soy J Clin Nutr. 1995; 61 (2): 320-324.

Mayser P, Mrowietz U, Arenberger P, Bartak P, Buchvald J, Christophers E, et al. Infusión de lípidos a base de ácidos grasos omega-3 en pacientes con psoriasis en placas crónica: resultados de un ensayo multicéntrico, doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo. J Am Acad Dermatol. 1998; 38 (4): 539-547.

Meydani M. Los ácidos grasos omega-3 alteran los marcadores solubles de la función endotelial en pacientes con enfermedad coronaria. Nutr Rev.2000; 58 (2 pt 1): 56-59.

Meydani M. Requerimiento de vitamina E en relación con el aceite de pescado en la dieta y el estrés oxidativo en ancianos. EXS. 1992; 62: 411-418.

Mitchell EA, Aman MG, Turbott SH, Manku M. Características clínicas y niveles séricos de ácidos grasos esenciales en niños hiperactivos. Clin Pediatr (Phila). 1987; 26: 406-411.

Montori V, Granjero A, Wollan PC, Dinneen SF. Suplementos de aceite de pescado en la diabetes tipo 2: una revisión sistemática cuantitativa. Cuidado de la diabetes. 2000; 23: 1407-1415.

Mori TA, Bao, DQ, Burke V y col. La dieta de pescado como componente principal de una dieta para adelgazar: efecto sobre los lípidos séricos, la glucosa y el metabolismo de la insulina en sujetos hipertensos con sobrepeso. Soy J Clin Nutr. 1999; 70: 817-825.

Mori TA, Vandongen R, Mahanian F, Douglas A. Niveles de lípidos en plasma y función de plaquetas y neutrófilos en pacientes con enfermedad vascular después de la suplementación con aceite de pescado y aceite de oliva. Metab. 1992; 41 (10): 1059-1067.

Morris MC, Sacks F, Rosner B. ¿El aceite de pescado reduce la presión arterial? Un metanálisis de ensayos controlados. Circulación. 1993; 88: 523-533.

Nagakura T, Matsuda S, Shichijyo K, Sugimoto H, Hata K. Suplementación dietética con aceite de pescado rico en ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en niños con asma bronquial. Eur Resp J. 2000; 16 (5): 861-865.

Nestel PJ, Pomeroy SE, Sasahara T, et al. La distensibilidad arterial en sujetos obesos mejora con el ácido graso n-3 vegetal de la dieta del aceite de linaza a pesar del aumento de la oxidabilidad de las LDL. Arterioscler Thromb Vasc Biol. Julio de 1997; 17 (6): 1163-1170.

Recién llegado LM, King IB, Wicklund KG, Stanford JL. La asociación de los ácidos grasos con el riesgo de cáncer de próstata. Próstata. 2001; 47 (4): 262-268.

Okamoto M, Misunobu F, Ashida K, et al. Efectos de la suplementación dietética con ácidos grasos n-3 en comparación con ácidos grasos n-6 sobre el asma bronquial. Int Med. 2000; 39 (2): 107-111.

Okamoto M, Misunobu F, Ashida K, et al. Efectos de la suplementación con aceite de semilla de perilla sobre la generación de leucotrienos por leucocitos en pacientes con asma asociada con lipometabolismo. Int Arch Allergy Immunol. 2000; 122 (2): 137-142.

Olsen SF, Secher Nueva Jersey. Bajo consumo de mariscos al comienzo del embarazo como factor de riesgo de parto prematuro: estudio de cohorte prospectivo. BMJ. 2002; 324 (7335): 447-451.

Prisco D, Paniccia R, Bandinelli B, et al. Efecto de la suplementación a medio plazo con una dosis moderada de ácido graso poliinsaturado n-3 sobre la presión arterial en pacientes hipertensos leves. Thromb Res. 1998; 91: 105-112.

Paul KP, Leichsenring M, Pfisterer M, Mayatepek E, Wagner D, Domann M, et al. Influencia de los ácidos grasos poliinsaturados n-6 y n-3 en la resistencia a la tuberculosis experimental. Metabolismo. 1997; 46 (6): 619-624.

Peet M, Laugharne JD, Mellor J y col. Deficiencia de ácidos grasos esenciales en las membranas de eritrocitos de esquizofrénico crónico pacientes y los efectos clínicos de la suplementación dietética. Prostaglandinas Leukot Essent Acidos grasos. 1996; 55 (1-2): 71-75.

Puri B, Richardson AJ, Horrobin DF y col. Tratamiento con ácido eicosapentaenoico en la esquizofrenia asociado con remisión de síntomas, normalización de los ácidos grasos en sangre, reducción del recambio de fosfolípidos de la membrana neuronal y cambios estructurales del cerebro. Int J Clin Pract. 2000; 54 (1): 57-63.

Rhodes LE, Durham BH, Fraser WD, Friedmann PS. El aceite de pescado dietético reduce los niveles de PGE2 generados por B basal y ultravioleta en la piel y aumenta el umbral de provocación de la erupción de luz polimórfica. J Invest Dermatol. 1995; 105 (4): 532-535.

Rhodes LE, White SI. Aceite de pescado dietético como agente fotoprotector en hidroa vacciniforme. Br J Dermatol. 1998; 138 (1): 173-178.

Richardson AJ, Puri BK. El papel potencial de los ácidos grasos en el trastorno por déficit de atención / hiperactividad. Prostaglandinas Leukot Essent Acidos grasos. 2000; 63 (1/2): 79-87.

Ringer DL, Lombordo R, Wooster AD, eds. Guía de médicos sobre nutriceuticos. Omaha, Neb: Recursos de datos nutricionales; 1998

Robinson DR, Xu LL, Knoell CT y col. Alivio de enfermedades autoinmunes mediante ácidos grasos n-3. Dieta mundial Rev Nutr. 1994; 76: 95-102.

Rose DP, Connolly JM, Coleman M. Efecto de los ácidos grasos omega-3 en la progresión de metástasis después de la escisión quirúrgica de tumores sólidos de células de cáncer de mama humano que crecen en ratones desnudos. Clin Cancer Res. 1996; 2: 1751-1756.

Sakaguchi K, Morita I, Murota S. El ácido eicosapentaenoico inhibe la pérdida ósea debido a la ovariectomía en ratas. Prostaglandinas Leukot Essent Acidos grasos. 1994; 50: 81-84.

Sanders TA, Hinds A. La influencia de un aceite de pescado con alto contenido de ácido docosahexaenoico sobre las concentraciones plasmáticas de lipoproteínas y vitamina E y la función hemostática en voluntarios varones sanos. Br J Nutr. 1992; 68 (1): 163-173.

Schmidt MA. Grasas inteligentes. Berkeley, California: Frog, Ltd; 1997: 173-194.

Seddon JM, Rosner B, Sperduto RD, Yannuzzi L, Haller JA, Blair NP, Willett W. Grasa dietética y riesgo de degeneración macular avanzada relacionada con la edad. Arch Opthalmol. 2001; 119 (8): 1191-1199.

Shils ME, Olson JA, Shike M, Ross AC. Nutricion moderna en salud y enfermedad. 9ª ed. Baltimore, Maryland: Williams y Wilkins; 1999: 90-92, 1377-1378.

Shoda R, Matsueda K, Yamato S, Umeda N. Eficacia terapéutica del ácido graso poliinsaturado N-3 en la enfermedad de Crohn experimental. J Gastroenterol. 1995; 30 (Supl. 8): 98-101.

Simopoulos AP. Ácidos grasos esenciales en salud y enfermedades crónicas. Soy J Clin Nutr. 1999; 70 (30 Supl.): 560S-569S. Simopoulos AP. Requerimiento humano de ácidos grasos poliinsaturados N-3. Poult Sci. 2000; 79 (7): 961-970.

Simopoulos AP, Leaf A, Salem N Jr. Taller sobre la esencialidad y la ingesta dietética recomendada de ácidos grasos omega-6 y omega-3. 7 de abril de 1999a. Sociedad Internacional para el Estudio de Ácidos Grasos y Lípidos (Issfal). Accedido en http://www.issfal.org.uk/ el 10 de noviembre de 2000.

Simopoulos AP. Ácidos grasos omega-3 en salud y enfermedad y en crecimiento y desarrollo. Soy J Clin Nutr. 1991; 54 (3): 438-463.

Smith W., Mitchell P, Leeder SR. Ingesta dietética de grasas y pescado y maculopatía relacionada con la edad. Arch Opthamol. 2000; 118 (3): 401-404.

Soyland E, Funk J, Rajka G, Sandberg M, Thune P, Ruistad L, et al. Efecto de la suplementación dietética con ácidos grasos n-3 de cadena muy larga en pacientes con psoriasis. N Engl J Med. 1993; 328 (25): 1812-1816.

Stampfer MJ, Hu FB, Manson JE, Rimm EB, Willett WC. Prevención primaria de la enfermedad coronaria en mujeres a través de la dieta y el estilo de vida. N Engl J Med. 2000; 343 (1): 16-22

Stark KD, Park EJ, Maines VA, et al. Efecto del concentrado de aceite de pescado sobre los lípidos séricos en mujeres posmenopáusicas que reciben y no reciben terapia de reemplazo hormonal en un ensayo doble ciego controlado con placebo. Soy J Clin Nutr. 2000; 72: 389-394.

Stevens LJ, Zentall SS, Abate ML, Kuczek T, Burgess JR. Ácidos grasos omega-3 en niños con problemas de conducta, aprendizaje y salud. Physiol Behav. 1996; 59 (4/5): 915-920.

Stevens LJ, Zentall SS, Deck JL, et al. Metabolismo de los ácidos grasos esenciales en niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Soy J Clin Nutr. 1995; 62: 761-768.

Stoll AL, Severus WE, Freeman MP, et al. Ácidos grasos omega 3 en el trastorno bipolar: un ensayo preliminar doble ciego controlado con placebo. Psiquiatría Arch Gen. 1999: 56 (5): 407-412.

Stoll BA. El cáncer de mama y la dieta occidental: papel de los ácidos grasos y las vitaminas antioxidantes. Eur J Cancer. 1998; 34 (12): 1852-1856.

Terry P, Lichtenstein P, Feychting M, Ahlbom A, Wolk A. Consumo de pescado graso y riesgo de cáncer de próstata. Lanceta. 2001; 357 (9270): 1764-1766.

Tsai WS, Nagawa H, Kaizaki S, Tsuruo T, Muto T.Efectos inhibidores de los ácidos grasos poliinsaturados n-3 sobre transformantes de cáncer de colon sigmoide. J Gastroenterol. 1998; 33: 206-212.

Tsujikawa T, Satoh J, Uda K, Ihara T, Okamoto T, Araki Y, et al. Importancia clínica de la dieta rica en ácidos grasos n-3 y la educación nutricional para el mantenimiento de la remisión en la enfermedad de Crohn. J Gastroenterol. 2000; 35 (2): 99-104.

Ventura HO, Milani RV, Lavie CJ, Smart FW, Stapleton DD, Toups TS, Precio HL. Hipertensión inducida por ciclosporina. Eficacia de los ácidos grasos omega-3 en pacientes después de un trasplante cardíaco. Circulación. 1993; 88 (5 Pt 2): II281-II285.

von Schacky C, Angere P, Kothny W, Theisen K, Mudra H. El efecto de los ácidos grasos omega-3 en la dieta sobre la aterosclerosis coronaria: un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo. Ann Intern Med. 1999; 130: 554-562.

Voskuil DW, Feskens EJM, Katan MB, Kromhout D. Ingesta y fuentes de ácido alfa-linolénico en hombres ancianos holandeses. Euro J Clin Nutr. 1996; 50 (12): 784-787.

Wagner W, Nootbaar-Wagner U. Tratamiento profiláctico de la migraña con ácidos gamma-linolénico y alfa-linolénico. Cefalea. 1997; 17 (2): 127-130.

Werbach MR. Influencias nutricionales sobre la enfermedad. 2ª ed. Tarzana, Calif: Third Line Press; 1993: 13-22, 655-671.

Yehuda S, Rabinovitz S, Carasso RL, Mostofsky DI. Ácidos grasos y péptidos cerebrales. Péptidos 1998; 19 (2): 407-419.

Yosefy C, Viskoper JR, Laszt A, Priluk R, Guita E, Varon D y col. El efecto del aceite de pescado sobre la hipertensión, los lípidos plasmáticos y la hemostasia en pacientes hipertensos, obesos y dislipidémicos con y sin diabetes mellitus. Prostaglandinas Leukot Essent Acidos grasos. 1999; 61 (2): 83-87.

ZambÃà ‚³n D, Sabate J, Munoz S, et al. La sustitución de grasas monoinsaturadas por nueces mejora el perfil de lípidos séricos de hombres y mujeres hipercolesterolémicos. Ann Intern Med. 2000; 132: 538-546.

Zimmerman R, Radhakrishnan J, Valeri A, Appel G. Avances en el tratamiento de la nefritis lúpica. Ann Rev Med. 2001; 52: 63-78.

de regreso: Página de inicio de suplementos de vitaminas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *