Acontecimientos vitales y trastorno bipolar (hallazgos preliminares)

Los acontecimientos de la vida parecen tener un papel importante en la recuperación del trastorno bipolar y de la recaída bipolar.

Los acontecimientos de la vida parecen tener un papel importante en la recuperación del trastorno bipolar y de la recaída bipolar.  Lee mas.Después de varios años de realizar trabajos clínicos y de investigación sobre la depresión unipolar, busqué una pasantía en la Universidad de Brown para obtener una mayor exposición a los trastornos del estado de ánimo de los pacientes hospitalizados. Durante mi primera entrevista en la nueva pasantía, el cliente me amenazó y salió enojado de la habitación. En 3 días, el mismo cliente pasó varias horas explicándome amablemente su vida y sus problemas con el trastorno bipolar de una manera suave e increíblemente educada. La imagen de los cambios rápidos y dramáticos de este paciente se quedó conmigo, y se vio agravada al ver a otros pacientes experimentar cambios igualmente rápidos en sus estados de ánimo.

Durante los siguientes años, esta imagen se yuxtapuso con preguntas sin respuesta sobre lo que contribuyó a la sincronización de estos cambios. Me fascinaron las preguntas sobre si los cambios en el entorno psicosocial, en particular los factores estresantes de la vida, podrían influir en el momento de la recuperación y la recaída en el trastorno bipolar. Aunque ciertamente existen fuertes contribuciones biológicas al curso del trastorno bipolar, otras enfermedades, como la diabetes y el cáncer, han mostrado fuertes relaciones con el estrés.

En 1993, recibí una pequeña subvención de la Alianza Nacional para la Investigación sobre la Esquizofrenia y la Depresión (NARSAD) para examinar el impacto de los eventos de la vida en el momento de la recuperación y la recaída en el trastorno bipolar. Dos hipótesis fueron primordiales. Primero, se esperaba que las personas que experimentaron factores estresantes graves durante su episodio demostraran una recuperación más lenta que las personas sin factores estresantes graves. En segundo lugar, se esperaba que las personas que experimentaron factores estresantes graves después de un episodio recayeran más rápidamente que las personas que no experimentaron factores estresantes graves.

La investigación preliminar había examinado la relación entre el estrés y la recaída bipolar, pero sería necesario abordar varios factores de confusión importantes para comprender mejor estas relaciones.

Me fascinaron las preguntas sobre si los cambios en el entorno psicosocial, en particular los factores estresantes de la vida, podrían influir en el momento de la recuperación y la recaída en el trastorno bipolar.

Primero, gran parte de la investigación anterior había pedido a las personas que evaluaran su propio estrés. Desafortunadamente, las personas deprimidas tienden a percibir sus factores estresantes de manera más negativa (incluso si los eventos reales son comparables), lo que dificulta el uso de autoevaluaciones del estrés dentro de esta área. Más allá de los problemas para capturar con precisión los niveles de estrés, los síntomas de manía y depresión podrían de hecho contribuir a entornos estresantes. Por ejemplo, las personas deprimidas pueden desarrollar dificultades en el trabajo debido a una disminución de la concentración o dificultades en las relaciones interpersonales debido al aislamiento social y la falta de capacidad para disfrutar de actividades placenteras. Del mismo modo, los episodios maníacos pueden provocar estrés debido a gastos excesivos, comportamiento impulsivo e irritabilidad. Controlar estos factores requeriría prestar atención a si los factores estresantes ocurrieron independientemente del desorden.

Para comenzar a separar el estrés con más cuidado, me basé en un método basado en entrevistas para evaluar los eventos de la vida desarrollado por George Brown y Tirril Harris, el «Programa de eventos y dificultades de la vida» (LEDS). Para evaluar los acontecimientos de la vida, entrevistaría cuidadosamente a cada sujeto con respecto a una amplia gama de posibles factores estresantes en su entorno. Revisé todos los factores estresantes con evaluadores que estaban ciegos al estado de diagnóstico, que evaluarían hasta qué punto el factor estresante sería severo para la persona promedio y hasta qué punto el factor estresante podría haber sido creado por síntomas de depresión o manía. Los eventos que parecían ser una consecuencia de una sintomatología se excluyeron de todos los análisis. Todos los sujetos fueron abordados inicialmente durante una hospitalización por trastorno bipolar y fueron entrevistados extensamente para verificar su diagnóstico. Después del alta hospitalaria, mi asistente de investigación y yo nos pusimos en contacto con los sujetos una vez al mes por teléfono para completar entrevistas estandarizadas de síntomas de depresión y manía. Luego, a los dos, seis y doce meses después del alta, entrevisté a los sujetos sobre los acontecimientos de la vida. Hasta la fecha, 57 sujetos han completado el estudio, con la recopilación de datos en curso. Los datos de este pequeño número de sujetos proporcionan algunos hallazgos especulativos.

Eventos de vida y recuperación

La recuperación se definió utilizando criterios previamente establecidos de síntomas mínimos o ausentes durante las entrevistas de síntomas y sin hospitalizaciones durante dos meses consecutivos. Los individuos fueron categorizados por la presencia (n = 15) o ausencia (n = 42) de eventos severos dentro de los primeros dos meses del episodio. Los ejemplos de eventos graves incluyeron el diagnóstico de cáncer de una hermana, una serie de rupturas durante la noche para una mujer soltera y desastres financieros que estaban más allá de la influencia de los sujetos.

Para examinar los datos, realicé un análisis de supervivencia. Este procedimiento me permitió comparar la mediana del número de meses desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación para sujetos con y sin un factor estresante severo.

Los resultados revelaron que los sujetos que experimentaron un factor estresante durante el episodio tuvieron una duración media del episodio de 365 días, mientras que los sujetos que no experimentaron un factor estresante tuvieron una duración media del episodio de 103 días. En otras palabras, los sujetos con un factor de estrés tardaron más de tres veces en recuperarse que los sujetos sin un factor de estrés. Mientras que solo el 60% de los sujetos con un factor estresante severo había logrado la recuperación dentro del período de seguimiento, el 74% de los sujetos sin un factor estresante severo había logrado la recuperación.

Acontecimientos vitales y recaída bipolar

Se dispuso de datos para examinar la recaída en 33 sujetos que lograron una recuperación completa durante el período de seguimiento. La recaída se definió por puntuaciones altas en las medidas de gravedad de los síntomas o la necesidad de ser hospitalizado nuevamente por síntomas del estado de ánimo. Para cada uno de los 33 sujetos, se determinó la presencia o ausencia de un evento severo después de la recuperación y antes de la recaída.

El análisis principal fue un análisis de supervivencia, para contrastar a los sujetos con y sin un evento grave en la mediana del número de meses desde la recuperación hasta la recaída. El tiempo medio de supervivencia para los sujetos que no experimentaron un evento fue de 366 días. Para los sujetos que experimentaron un evento, la mediana del tiempo de supervivencia fue de 214 días. Esto sugeriría que los sujetos con un factor estresante pudieron mantenerse bien durante dos tercios del tiempo que los sujetos sin un factor estresante severo.


Discusión

Los acontecimientos de la vida parecen tener un papel importante en la recuperación del trastorno bipolar. Es probable que las personas que experimentaron un factor estresante importante después del inicio tardaran más en lograr una recuperación completa que las personas sin un factor estresante importante. Los acontecimientos de la vida también parecen tener un impacto importante en el momento de la recaída. Los eventos de la vida se asociaron con un mayor riesgo de recaída, y la recaída ocurrió más rápidamente entre los sujetos que experimentaron un evento de vida grave. Estos resultados indican la necesidad de prestar más atención al papel de los acontecimientos de la vida dentro del trastorno bipolar.

Se pueden dar varias explicaciones posibles para el efecto de los eventos de la vida en el curso. Un modelo sugeriría que los acontecimientos de la vida influyen directamente en los aspectos fisiológicos del trastorno bipolar.

Los acontecimientos de la vida parecen tener un papel importante en la recuperación del trastorno bipolar.

Alternativamente, los eventos de la vida pueden cambiar la motivación para el tratamiento o el cumplimiento de los medicamentos, lo que luego influiría en los síntomas. En otras palabras, las personas que experimentan un estrés significativo pueden experimentar interrupciones al ver a su médico y tomar sus medicamentos, lo que luego se reflejaría en niveles más altos de síntomas.

Para examinar esta hipótesis, comparamos sujetos con y sin estrés severo en el tratamiento de seguimiento y el cumplimiento de la medicación. Los acontecimientos de la vida no parecieron influir en la participación en el tratamiento, lo que sugiere que el impacto de los acontecimientos de la vida en el curso del trastorno no fue mediado por cambios en la farmacoterapia.

A pesar de la promesa de estos resultados, son muy limitados y deben interpretarse con extrema precaución. Estos hallazgos se basan en un número muy reducido de sujetos. Es muy posible que la muestra estudiada no sea representativa del grupo más amplio de personas con trastorno bipolar; las personas que creían que el estrés estaba relacionado con sus episodios podrían haber estado más dispuestas a inscribirse en el estudio. Sigue siendo cuestionable si estos hallazgos podrían replicarse con un mayor número de sujetos. Aunque esta magnitud de hallazgo sería importante si se replicara, el pequeño número de sujetos hace imposible determinar si se trata de una diferencia confiable.

Si estos resultados se generalizan a un grupo más grande de sujetos, entonces se necesita mucho trabajo para comprender la relación entre el estrés y el curso del trastorno bipolar. Se sabe poco sobre los factores que vinculan los acontecimientos de la vida con los episodios. Por ejemplo, algunas personas argumentarían que los eventos de la vida pueden alterar los horarios y el sueño, por lo que el sueño está más casualmente relacionado con los síntomas. Saber más sobre el Los mecanismos que relacionan el estrés y los síntomas pueden ayudar a identificar ciertos tipos de factores estresantes que son más riesgosos para las personas con trastorno bipolar.

Además de comprender el mecanismo que vincula el estrés y el trastorno, existe una necesidad fundamental de comprender si hay ciertas personas con trastorno bipolar que son más vulnerables que otras a la enfermedad después del estrés. Se desconoce hasta qué punto el apoyo social amortigua el impacto de los eventos para el trastorno bipolar. Del mismo modo, es de primordial importancia conocer la eficacia con la que los medicamentos amortiguan los efectos del estrés. Se necesita más investigación sobre estas posibilidades para ayudar a guiar las intervenciones clínicas.

Para comenzar a examinar estas preguntas, solicité una subvención mayor del Instituto Nacional de Salud Mental para examinar los acontecimientos de la vida y el trastorno bipolar. Si se proporciona, la financiación permitiría examinar muchas de estas cuestiones. Lo más importante es que la financiación me permitiría examinar si estos hallazgos preliminares se pueden replicar si se prueban con un grupo más grande de personas.

(Este artículo se publicó por primera vez en 1995)

Sobre el Autor: SHERI JOHNSON, Ph.D. Soy profesor clínico asistente en la Universidad de Brown y psicólogo del personal del Hospital Butler en Providence, Rhode Island.

Siguiente: La conexión maníaca del pánico
~ biblioteca de trastorno bipolar
~ todos los artículos sobre el trastorno bipolar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *