Ataques de pánico: Introducción

Bienvenido a Introducción a los conceptos básicos de los ataques de pánico

Estudiar en casa

  • Que no cunda el pánico,
    Capítulo 3. El pánico en los trastornos psicológicos

Introducción a los ataques de pánico.  Por lo general, los ataques de pánico aparecen durante un período prolongado de estrés.  Consejos de autoayuda para personas que sufren de ansiedad, ataques de pánico, fobias, trastorno obsesivo compulsivo - TOC, miedo a volar y trastorno de estrés postraumático - PTSD.  Información de expertos, grupos de apoyo, chat, diarios y listas de apoyo.Aunque el primer ataque de pánico puede parecer «inesperado», normalmente se produce durante un período prolongado de estrés. Este estrés no es causado por unos días de tensión, sino que se extiende a lo largo de varios meses. Las transiciones de la vida, como la mudanza, el cambio de trabajo, el matrimonio o el nacimiento de un hijo, a menudo explican gran parte de la presión psicológica.

Para algunas personas, aprender a manejar este período estresante o reducir las presiones eliminará los episodios de pánico. Para otros, es como si el estrés de la transición de la vida o la situación problemática descubriera una vulnerabilidad psicológica. Si la persona propensa al pánico acepta mayores responsabilidades, por ejemplo, a través de una promoción laboral o el nacimiento de un primer hijo, puede comenzar a dudar de su capacidad para satisfacer las nuevas demandas, las expectativas de los demás y el aumento de energía. requerido para estas responsabilidades. En lugar de concentrarse en dominar la tarea, se preocupa más por la posibilidad de fracasar. Esta atención a la amenaza de fracaso socava continuamente su confianza. Ya sea de forma gradual o rápida, traduce estos miedos en pánico.

Algunas personas experimentan síntomas en medio del sueño. Estos son causados ​​por un trastorno de pánico o se identifican como «terrores nocturnos». La mayoría de los pánicos nocturnos (o nocturnos) ocurren durante el sueño no REM, lo que significa que no tienden a aparecer en respuesta a sueños o pesadillas. Ocurren entre media hora y tres horas y media después de quedarse dormido y, por lo general, no son tan graves como los pánicos diurnos. Estos son distintos de los terrores nocturnos, conocidos como pavor-nocturnus en niños e incubus en adultos. Las similitudes son que producen un despertar repentino y una excitación autónoma y tienden a no asociarse con pesadillas. Sin embargo, una persona que experimenta un terror nocturno tiende a tener amnesia y vuelve a dormirse sin problemas. También puede volverse físicamente activo durante el terror: dar vueltas, dar vueltas, patear, a veces gritar en voz alta o salir corriendo de la habitación en medio de un episodio. Los ataques de pánico nocturnos, sin embargo, tienden a causar insomnio. La persona tiene un recuerdo vívido del pánico. No se vuelve físicamente agresivo durante el ataque de pánico, pero permanece físicamente excitado después del incidente.

¿QUÉ ES AGORAPHOBIA?

Cada persona diagnosticada con agorafobia (que significa «miedo al mercado») tiene una combinación única de síntomas. Pero común a todos los agorafóbicos es un miedo marcado o la evitación de estar solo o de estar en ciertos lugares públicos. Es una respuesta lo suficientemente fuerte como para limitar significativamente las actividades normales del individuo.

Para la persona que experimenta ataques de pánico, la distinción entre agorafobia y trastorno de pánico se basa en la cantidad de actividades que evita. En el trastorno de pánico, la persona permanece relativamente activa, aunque puede evitar algunas situaciones incómodas. Si la persona propensa al pánico comienza a restringir significativamente sus actividades normales debido a sus pensamientos de miedo, la agorafobia es el diagnóstico más apropiado.

Para algunos, la agorafobia se desarrolla a partir del trastorno de pánico. Los ataques de pánico repetidos producen «ansiedad anticipatoria», un estado de tensión física y emocional en anticipación del próximo ataque. La persona entonces comienza a evitar cualquier circunstancia que parezca estar asociada con ataques de pánico pasados, volviéndose cada vez más limitada en su rango de actividades.

Los pensamientos de miedo que asolan al agorafóbico a menudo giran en torno a la pérdida de control. La persona puede temer el desarrollo de síntomas físicos incómodos familiares de experiencias pasadas (como mareos o latidos cardíacos rápidos). Es posible que le preocupe que estos síntomas empeoren aún más de lo que eran en el pasado (desmayos o ataque cardíaco) y / o que quede atrapado o confinado en algún lugar físico o situación social (como un restaurante o una fiesta). En las dos primeras situaciones, la persona siente que su cuerpo está fuera de control. En el tercero, se siente incapaz de controlar fácilmente su entorno.


La siguiente lista muestra los tipos de entornos que pueden provocar estos miedos.

MIEDO A LOS ALREDEDORES

  • Lugares públicos o espacios cerrados
  • Confinamiento o restricción de movimiento
    • Calles
    • Sillón de barbero, peluquero o dentista
    • Historias
    • Líneas en una tienda
    • Restaurantes
    • Esperando citas
    • Teatros
    • Conversaciones prolongadas en persona o en las iglesias, teléfono
    • Multitudes
  • Viaje
    • En trenes, autobuses, aviones, metros, coches
    • Sobre puentes, a través de túneles
    • Estar lejos de casa
  • Quedarse solo en casa
  • Espacios abiertos
    • Tráfico
    • Parques
    • Los campos
    • Calles anchas
  • Situaciones conflictivas
    • Argumentos, conflictos interpersonales, expresión de enfado

El agorafóbico puede evitar una o muchas de estas situaciones como una forma de sentirse seguro. La necesidad de evitar es tan fuerte que algunos agorafóbicos dejarán sus trabajos, dejarán de conducir o tomar el transporte público, dejarán de comprar o comer en restaurantes o, en el peor de los casos, nunca se aventurarán fuera de su hogar durante años.

A continuación se enumeran los tipos de pensamientos de miedo asociados con las situaciones temidas. Estos son pensamientos irracionales, improductivos y que producen ansiedad que duran desde unos pocos segundos hasta más de una hora. Al mismo tiempo, son la causa principal del comportamiento agorafóbico. Estos pensamientos sirven para perpetuar la creencia del agorafóbico: «Si evito estas situaciones, estaré a salvo».

PENSAMIENTOS TEMEROSOS

  • Desmayo o colapso en público
  • Desarrollar síntomas físicos severos
  • Perdiendo el control
  • Confundirse
  • Ser incapaz de hacer frente
  • Muriendo
  • Provocando una escena
  • Tener un ataque cardíaco u otra enfermedad física.
  • No poder llegar a casa ni a otro lugar «seguro»
  • Estar atrapado o confinado
  • Convertirse en un enfermo mental
  • Ser incapaz de respirar

Algunos agorafóbicos no experimentan síntomas de pánico. Los pensamientos de miedo continúan controlando a estos individuos, pero han restringido su estilo de vida, evitándolos, hasta tal punto que ya no se sienten incómodos.

Cuando los agorafóbicos se retiran para protegerse, a menudo tienen que sacrificar amistades, responsabilidades familiares y / o carrera. Su pérdida de relaciones, afectos y logros agrava el problema. Conduce a una baja autoestima, aislamiento, soledad y depresión. Además, el agorafóbico puede volverse dependiente del alcohol o las drogas en un intento infructuoso de sobrellevar la situación.

Ayuda profesional

El trastorno de pánico es el único problema psicológico cuya característica predominante es ataques de pánico (o ansiedad) recurrentes. El siguiente es un breve resumen del tratamiento profesional de este problema.

Uno de los problemas más difíciles para las personas con trastorno de pánico es obtener el diagnóstico correcto. El trastorno de pánico es considerado como uno de los grandes impostores de la medicina porque sus síntomas son similares a los que se encuentran en una serie de dolencias físicas, como ataques cardíacos, algunas enfermedades respiratorias y enfermedades de la tiroides. Una vez diagnosticado y comenzado el tratamiento adecuado, la recuperación puede ocurrir en cuestión de meses, pero puede llevar más tiempo dependiendo de las circunstancias individuales.

Los regímenes de tratamiento más exitosos incluyen una combinación de terapia conductual y terapia cognitiva, a veces con medicamentos. Los grupos de apoyo también pueden ser extremadamente útiles, porque muchas personas necesitan la seguridad de que no están solas. Un programa de tratamiento exitoso debe abordar todos los problemas del individuo, incluida la depresión o el abuso de sustancias, que pueden acompañar al trastorno emocional subyacente.

La terapia cognitivo-conductual intenta alterar la forma en que una persona piensa y actúa en determinadas circunstancias. Específicamente, el terapeuta ayuda al paciente a desarrollar habilidades para reducir la ansiedad y nuevas formas de expresar emociones. Las técnicas de relajación, como la respiración controlada, son una característica típica. También se le puede enseñar al paciente a reexaminar los pensamientos y sentimientos que desencadenan sus miedos y mantienen su ansiedad. El paciente a menudo se expone gradualmente a la situación temida y se le enseña que puede hacer frente.

Existen varios medicamentos contra la ansiedad y antidepresivos que pueden ser eficaces para controlar el trastorno de pánico. El régimen de medicación puede durar solo unas pocas semanas, pero en muchos casos esta terapia puede ser necesaria durante un año o más. Sin embargo, la medicación debe ir acompañada de otra terapia, porque la mayoría de los pacientes tratados solo con drogas recaen una vez que se suspende la medicación.

Siguiente: ¡Cambia tu actitud! Cambio 1
~ volver a la página de inicio del sitio de Anxieties
~ artículos de la biblioteca ansiedad-pánico
~ todos los artículos sobre trastornos de ansiedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *