Capítulo 5. Efectos adversos

5.1. Complicaciones medicas

Efectos adversos de la TEC.  Complicaciones médicas, efectos secundarios sistémicos, manía emergente del tratamiento, efectos secundarios cognitivos objetivos, reacciones subjetivas adversas.Las tasas precisas de mortalidad atribuibles a la TEC son difíciles de determinar debido a problemas metodológicos intrínsecos a los estudios de mortalidad médica, como la incertidumbre en cuanto a la causa de la muerte, el marco temporal para vincular la muerte a la TEC y la variabilidad en los requisitos de notificación. Se estima que la mortalidad atribuida a la TEC es aproximadamente la misma que la asociada con la cirugía menor (McCabe 1985 Warner et al. 1993; Brand et al. 1994; Badrinath et al. 1995: Hall et al. 1997). Las estimaciones publicadas de series de pacientes grandes y diversas durante varias décadas informan hasta 4 muertes por cada 100.000 tratamientos (Heshe y Roeder, 1976; Fink, 1979; Weiner 1979; Babigian y Guttmacher, 1984; Crowe, 1984; Kramer, 1985: Abrams 1997b; Reid y col. 1998). A pesar del uso frecuente de la TEC en pacientes con complicaciones médicas importantes y en los ancianos (Sackeim 1993, 1998; Weiner et al. En prensa), las tasas de mortalidad parecen haber disminuido en los últimos años. Una estimación actual razonable es que la tasa de mortalidad relacionada con la TEC es de 1 por cada 10.000 pacientes. Esta tasa puede ser mayor en pacientes con afecciones médicas graves. Se cree que la tasa de morbilidad y mortalidad significativas es menor con la TEC que con el tratamiento con algunos tipos de medicación antidepresiva (p. Ej., Tricíclicos) (Sackeim 1998). También hay evidencia de estudios de seguimiento longitudinales de que las tasas de mortalidad después de la hospitalización son más bajas entre los pacientes deprimidos que recibieron TEC que los pacientes que recibieron formas alternativas de tratamiento o ningún tratamiento (Avery y Winokur, 1976; Philibert et al. 1995).

Cuando ocurre mortalidad con la TEC, generalmente ocurre inmediatamente después de la convulsión o durante el período de recuperación postictal. Las complicaciones cardiovasculares son la principal causa de muerte y de morbilidad significativa (Pitts 1982; Burke et al. 1987; Welch y Drop 1989; Zielinski et al. 1993; Rice et al. 1994). A pesar de los aumentos de corta duración en el flujo sanguíneo cerebral y la presión intracraneal, las complicaciones cerebrovasculares son notablemente raras (Hsiao et al. 1987). Dada la alta tasa de arritmias cardíacas en el período postictal inmediato, la mayoría de las cuales son benignas y se resuelven espontáneamente, se debe monitorear el ECG durante e inmediatamente después del procedimiento (ver Sección 11.8) y no se debe llevar a los pacientes al área de recuperación hasta que se produzca es la resolución de arritmias importantes. Los signos vitales (pulso, presión sistólica y diastólica) deben ser estables antes de que el paciente abandone el área de recuperación (Sección 11.10). Los pacientes con enfermedades cardíacas preexistentes tienen un mayor riesgo de complicaciones cardíacas posteriores a la TEC (Prudic et al. 1987; Zielinski et al. 1993; Rice et al. 1994). De hecho, existe evidencia de que el tipo de enfermedad cardíaca preexistente predice el tipo de complicación que se puede encontrar después de la TEC. Por ejemplo, las arritmias ventriculares son más frecuentes en pacientes con anomalías ventriculares preexistentes que en pacientes con cardiopatía isquémica (Zielinski et al. 1993). El tratamiento de las complicaciones cardíacas se analiza en el capítulo 11.

Otras dos posibles fuentes de morbilidad son las convulsiones prolongadas y las convulsiones tardías (Weiner et al. 1980a). El manejo de las convulsiones prolongadas se describe en la Sección 11.9. Si no se terminan las convulsiones en un período de 3 a 5 minutos, puede aumentar la confusión posictal y la amnesia. La oxigenación inadecuada durante las convulsiones prolongadas aumenta el riesgo de hipoxia y disfunción cerebral, así como de complicaciones cardiovasculares. En estudios con animales, la actividad convulsiva que se mantiene durante períodos que exceden los 30-60 minutos, independientemente de las medidas que se tomen para mantener niveles adecuados de gases en sangre, se asocia con un mayor riesgo de daño cerebral estructural y complicaciones cardiovasculares y cardiopulmonares (Meldrum et al. 1974 ; Ingvar 1986; Meldrum 1986; Siesjo et al. 1986; O’Connell et al. 1988; Devanand et al. 1994).

Las convulsiones prolongadas y el estado epiléptico pueden ser más probables en pacientes que reciben medicamentos que reducen el umbral convulsivo o interfieren con la terminación de las convulsiones (p. Ej., Teofilina, incluso a niveles terapéuticos) (Peters et al. 1984; Devanand et al. 1988a; Abrams, 1997a), en pacientes que reciben terapia concomitante con litio (Weiner et al. 1980b), en pacientes con desequilibrio electrolítico preexistente (Finlayson et al.1989), y con la inducción repetida de convulsiones dentro de la misma sesión de tratamiento (p. ej., ECT monitoreada múltiple) (Strain y Licitante 1971, Maletzky 1981).

Ha habido preocupación sobre si la tasa de convulsiones espontáneas aumenta después del curso de la TEC (Assael et al. 1967; Devinsky y Duchowny 1983). La evidencia indica, sin embargo, que tales eventos son extremadamente raros y probablemente no difieren de las tasas de base de la población (Blackwood et al. 1980; Small et al. 1981). No hay datos sobre las tasas de convulsiones tardías, es decir, convulsiones que ocurren después de la terminación de la convulsión inducida por TEC, pero la experiencia indica que estos también son eventos raros. Como se señaló en la Sección 11.9, las convulsiones prolongadas o tardías que ocurren durante el período postictal inmediato no suelen ir acompañadas de manifestaciones motoras, lo que subraya la necesidad de monitorizar las convulsiones con EEG (Rao et al. 1993). El estado epiléptico no convulsivo también puede ocurrir en el período interictal, con un inicio abrupto de delirio, falta de respuesta y / o agitación como características clínicas distintivas (Grogan et al. 1995). El cese de las anomalías del electroencefalograma y la mejora de la función cognitiva después de un tratamiento anticonvulsivo de acción corta (p. Ej., Lorazepam o diazepam intravenosos) pueden resultar diagnósticos (Weiner y Krystal, 1993).

La apnea postictal prolongada es un evento poco común que ocurre principalmente en pacientes con una deficiencia de pseudocolinesterasa que resulta en un metabolismo lento de la succinilcolina (Packman et al. 1978). Mantener una oxigenación adecuada es fundamental en casos de apnea prolongada, que generalmente se resuelve espontáneamente en 30 a 60 minutos. Cuando se encuentra una apnea prolongada, es útil obtener un ensayo de número de dibuciano o un nivel de pseudocolinesterasa antes del siguiente tratamiento para establecer la etiología. En los tratamientos posteriores, se puede usar una dosis muy baja de succinilcolina o se puede sustituir por un relajante muscular no despolarizante, como el atracurio (Hickey et al. 1987; Hicks, 1987; Stack et al. 1988; Kramer y Afrasiabi 1991). ; Lui et al. 1993).

Hasta cierto punto, se pueden anticipar eventos médicos adversos. Siempre que sea posible, los riesgos de tales eventos deben minimizarse mediante la optimización de la condición médica del paciente antes de la TEC y / o modificaciones en los procedimientos de TEC. Los pacientes con enfermedades cardíacas preexistentes, estado pulmonar comprometido, antecedentes de lesión del SNC o complicaciones médicas después de ciclos previos de anestesia o TEC tienen mayor probabilidad de tener un riesgo mayor (Weiner y Coffey 1988; Zieliniski et al. 1993). Los psiquiatras de la TEC deben revisar la evaluación médica y la historia de los posibles pacientes con TEC (véase el capítulo 6). Es posible que se requieran consultas especializadas o estudios de laboratorio adicionales, así como cambios en los regímenes de medicación. A pesar de una cuidadosa evaluación previa a la TEC, pueden surgir complicaciones médicas que no se habían anticipado. Las instalaciones de ECT deben contar con personal preparado para manejar posibles emergencias clínicas y deben estar equipados en consecuencia (véanse los Capítulos 9 y 10). Ejemplos de estos eventos incluyen complicaciones cardiovasculares (como paro cardíaco, arritmias, isquemia, hiper e hipotensión), apnea prolongada y convulsiones prolongadas o tardías y estado epiléptico.

Los eventos adversos importantes que ocurren durante o poco después del ciclo de TEC deben documentarse en la historia clínica del paciente. Asimismo, deben documentarse las medidas adoptadas para gestionar el evento, incluida la consulta con un especialista, el uso de procedimientos adicionales y la administración de medicamentos. Dado que las complicaciones cardiovasculares son la fuente más probable de eventos adversos importantes y se observan con mayor frecuencia en el período inmediatamente posterior a la TEC, el equipo de tratamiento debe ser capaz de manejar las principales clases de complicaciones cardiovasculares. Es útil un conjunto de procedimientos predeterminados para tratar casos de convulsiones prolongadas o tardías y estado epiléptico.


5.2. Efectos secundarios sistémicos

El dolor de cabeza es un efecto secundario común de la TEC y se observa en hasta un 45% de los pacientes durante y poco después del período de recuperación postictal (Devanand et al. 1995; Freeman y Kendell 1980; Gomez 1975; Sackeim et al. 1987d: Tubi et al. al.1993; Weiner et al.1994). Sin embargo, la incidencia precisa de cefalea postECT es difícil de determinar debido a problemas metodológicos como la ocurrencia alta de cefalea basal (preECT) en pacientes con depresión, los efectos potenciales de la medicación concomitante o la retirada de la medicación, y las diferencias entre los estudios en la evaluación de dolor de cabeza. El dolor de cabeza postECT parece ser particularmente común en pacientes más jóvenes (Devanand et al. 1995) y especialmente en niños y adolescentes (Rey y Walter 1997; Walter y Rey 1997) No se sabe si los síndromes de dolor de cabeza preexistentes (p. Ej., Migraña) aumentan el riesgo de cefalea postECT, pero la TEC puede exacerbar una condición previa de dolor de cabeza (Weiner et al. 1994). La aparición de cefalea postECT no parece estar relacionada con la colocación del electrodo de estímulo (al menos bifrontotemporal frente a unilateral derecho) (Fleminger et al. 1970; Sackeim et al. 1987d; Tubi et al. 1993; Devanand et al. 1995), dosis de estímulo (Devanand et al. 1995), o respuesta terapéutica a la TEC (Sackeim et al. 1987d; Devanand et al. 1995).

En la mayoría de los pacientes, el dolor de cabeza posterior a la TCE es leve (Freeman y Kendell 1980; Sackeim et al. 1987d), aunque una minoría considerable informará dolor intenso asociado con náuseas y vómitos. Por lo general, el dolor de cabeza es de ubicación frontal y tiene un carácter pulsátil.

Se desconoce la etiología de la cefalea postECT. Su carácter palpitante sugiere una similitud con la cefalea vascular, y la TEC puede estar asociada con un cambio temporal en la calidad de la cefalea de tipo de contracción muscular a tipo vascular (Weiner et al. 1994; Weinstein 1993). De hecho, la TEC regula al alza los receptores 5-HT2 y la sensibilización del receptor 5-HT2 se ha asociado con el desarrollo de cefalea vascular (Weiner et al. 1994). Otros mecanismos sugeridos incluyen espasmo del músculo temporal inducido eléctricamente o aumento agudo de la presión arterial y del flujo sanguíneo cerebral (Abrams 1997a; Weiner et al. 1994).

El tratamiento de la cefalea postECT es sintomático. La aspirina, el paracetamol o los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) suelen ser muy eficaces, sobre todo si se administran inmediatamente después de la aparición del dolor. El sumatriptán, un agonista del receptor de serotonina 5HTID, también ha sido eficaz en dosis de 6 mg por vía subcutánea (DeBattista y Mueller 1995) o 25 – 100 mg por vía oral (Fantz et al. En prensa). Algunos pacientes requerirán analgésicos más potentes (por ejemplo, codeína), aunque los narcóticos pueden contribuir a las náuseas asociadas. La mayoría de los pacientes también se benefician del reposo en cama en un ambiente tranquilo y oscuro.

La cefalea postECT puede ocurrir después de cualquier tratamiento con TEC en un curso, independientemente de su aparición en cualquier tratamiento anterior. Los pacientes que experimentan dolores de cabeza frecuentes después de la TEC pueden beneficiarse del tratamiento profiláctico, como aspirina, acetaminofeno o AINE administrados lo antes posible después de la TEC, o incluso inmediatamente antes del tratamiento con TEC. También se encontró que el sumatriptán subcutáneo de 6 mg administrado varios minutos antes de la TEC proporciona una profilaxis eficaz en un paciente con cefalea severo y refractaria posterior a la TEC (DeBattista y Mueller 1995).

Las estimaciones de la prevalencia de náuseas después de la TEC varían del 1,4% al 23% de los pacientes (Gomez 1975; Sackeim et al. 1987d), pero la aparición es difícil de cuantificar debido a los problemas metodológicos señalados anteriormente para el dolor de cabeza. Las náuseas pueden ocurrir como consecuencia del dolor de cabeza o su tratamiento con narcóticos, particularmente en pacientes con dolor de cabeza de tipo vascular. También puede ocurrir de forma independiente como efecto secundario de la anestesia o por otros mecanismos desconocidos. Cuando las náuseas acompañan al dolor de cabeza, el tratamiento principal debe centrarse en el alivio del dolor de cabeza como se describe anteriormente. Por lo demás, las náuseas postECT generalmente se controlan bien con agentes bloqueadores de la dopamina, como los derivados de fenotiazina (p. Ej., Proclorperazina y otros), butirofenonas (haloperidol, droperidol), trimetabenzamida o metoclopramida. Si las náuseas son intensas o van acompañadas de vómitos, estos agentes deben administrarse por vía parenteral o mediante supositorios. Todos estos agentes tienen el potencial de causar hipotensión y efectos secundarios motores, y pueden reducir el umbral convulsivo. Si las náuseas no responden a estos tratamientos o si los efectos secundarios son problemáticos, los antagonistas del receptor de serotonina 5HT3 ondansetrón o dolasetrón pueden ser alternativas útiles. Estos medicamentos pueden administrarse en dosis únicas intravenosas de 4 mg y 12,5 mg respectivamente, varios minutos antes o después de la TEC. El mayor gasto de estos medicamentos y su falta de superioridad probada sobre los antieméticos tradicionales en el contexto de la TEC puede limitar su uso rutinario. Si las náuseas problemáticas siguen de forma rutinaria al uso de un anestésico en particular, se puede considerar un anestésico alternativo.

5.3). Tratamiento Manía emergente

Al igual que con los tratamientos farmacológicos antidepresivos, una pequeña minoría de pacientes deprimidos o en estados afectivos mixtos cambian a hipomanía o manía durante el curso de TEC (Devanand et al. 1988b; Andrade et al. 1988b, 1990; Angst et al. 1992; Devanand et al. al.1992). En algunos pacientes, la gravedad de los síntomas maníacos puede empeorar con más tratamientos de TEC. En tales casos, es importante distinguir los síntomas maníacos emergentes del tratamiento del delirio con euforia (Devanand et al. 1988b). Hay una serie de similitudes fenomenológicas entre las dos condiciones. Sin embargo, en el delirio con euforia, los pacientes suelen estar confundidos y tienen una alteración de la memoria pronunciada. La confusión o desorientación debe estar presente continuamente y ser evidente desde el período inmediatamente posterior al tratamiento. Por el contrario, la sintomatología hipomaníaca o maníaca puede ocurrir en el contexto de un sensorium claro. Por lo tanto, evaluar el estado cognitivo puede ser particularmente útil para distinguir entre estos estados. Además, los estados de delirio con euforia a menudo se caracterizan por un estado de ánimo mareado o una disposición «despreocupada». Pueden estar ausentes las características clásicas de la hipomanía, como pensamientos acelerados, hipersexualidad, irritabilidad, etc. En los casos de delirio con euforia, un aumento en el tiempo entre tratamientos, una disminución en la intensidad del estímulo o un cambio a unilateral de la colocación de electrodos bilaterales pueden conducir a la resolución de la afección.

No existe una estrategia establecida sobre cómo manejar los síntomas maníacos emergentes durante el curso de TEC. Algunos médicos continúan con la TEC para tratar tanto la manía como cualquier sintomatología depresiva residual. Otros médicos posponen más TEC y observan el curso del paciente. A veces, la sintomatología maníaca remitirá espontáneamente sin más intervención. Si la manía persiste o el paciente recae nuevamente en la depresión, se puede considerar la reposición de la TEC. Sin embargo, otros médicos terminan el curso de TEC y comienzan la farmacoterapia, a menudo con carbonato de litio u otro estabilizador del estado de ánimo, para tratar la sintomatología maníaca emergente.


5.4. Efectos secundarios cognitivos objetivos

Los efectos secundarios cognitivos producidos por la TEC han sido objeto de una intensa investigación (Squire 1986; Sackeim 1992; McElhiney et al. 1995) y son las principales complicaciones que limitan su uso. Los psiquiatras de TEC deben estar familiarizados con la naturaleza y la variabilidad de los efectos secundarios cognitivos, y esta información debe transmitirse durante el proceso de consentimiento (ver Capítulo 8).

Los efectos secundarios cognitivos de la TEC tienen cuatro características esenciales. En primer lugar, la naturaleza y la gravedad de las alteraciones cognitivas cambian rápidamente con el tiempo desde el último tratamiento. Los efectos secundarios cognitivos más graves se observan en el período postictal. Inmediatamente después de la inducción de las convulsiones, los pacientes experimentan un período variable, pero generalmente breve, de desorientación, con deficiencias en la atención, la praxis y la memoria (Sackeim 1986). Estos déficits retroceden a tasas variables a lo largo del tiempo. En consecuencia, la magnitud de los déficits observados durante el curso de la TEC será función, en parte, del tiempo de evaluación en relación con el último tratamiento y el número de tratamientos recibidos (Daniel y Crovitz, 1983a; Squire et al. 1985).

En segundo lugar, los métodos utilizados en la administración de la TEC tienen un impacto profundo en la naturaleza y magnitud de los déficits cognitivos. Por ejemplo, los métodos de administración de TEC determinarán en gran medida el porcentaje de pacientes que desarrollan delirio, caracterizado por una desorientación continua (Miller et al. 1986; Daniel y Crovitz 1986; Sackeim et al. 1986, 1993). En general, como se describe en la Tabla 1, la colocación de electrodos bilaterales, la estimulación de la onda sinusoidal, la alta dosis eléctrica en relación con el umbral convulsivo, los tratamientos poco espaciados, un mayor número de tratamientos y una alta dosis de agentes anestésicos barbitúricos se asocian independientemente con el lado cognitivo más intenso. efectos comparados con la colocación del electrodo unilateral derecho, forma de onda de pulso breve, menor intensidad eléctrica, tratamientos más espaciados, menos tratamientos y dosis más bajas de anestesia con barbitúricos (Miller et al.1985; Sackeim et al.1986; Weiner et al.1986b: Sackeim et al. 1993; Lerer et al. 1995; McElhiney et al. 1995). La optimización de estos parámetros puede minimizar los efectos secundarios cognitivos a corto plazo y probablemente reducir la magnitud de los cambios a largo plazo (Sobin et al. 1995). En pacientes que desarrollan efectos secundarios cognitivos graves, como el delirio (Summers et al. 1979; Miller et al. 1986; Mulsant et al. 1991), el médico tratante y el psiquiatra de TEC deben revisar y ajustar la técnica de tratamiento que se esté utilizando, como cambiar a TEC unilateral, disminuir la dosis eléctrica administrada y / o aumentar el intervalo de tiempo entre tratamientos, y disminuir la dosis o suspender la administración de cualquier medicamento que pueda exacerbar los efectos secundarios cognitivos.

En tercer lugar, los pacientes varían considerablemente en el alcance y la gravedad de los efectos secundarios cognitivos después de la TEC. Existe información limitada sobre los factores que contribuyen a estas diferencias individuales. Existe evidencia de que entre los pacientes deprimidos sin enfermedad o daño neurológico conocido, el grado de deterioro cognitivo global preECT, es decir, Los puntajes del mini examen del estado mental (MMSE) predice la magnitud de la amnesia retrógrada para la información autobiográfica en el seguimiento a largo plazo. Si bien la TEC normalmente produce una mejora en el estado cognitivo global en estos pacientes, en función de la respuesta sintomática, no obstante, estos mismos pacientes pueden tener una mayor amnesia persistente para los recuerdos personales (Sobin et al. 1995). De manera similar, existe evidencia de que la duración de la desorientación inmediatamente después del tratamiento con TEC es un predictor independiente de la magnitud de la amnesia retrógrada para la información autobiográfica. Los pacientes que requieren períodos prolongados para recuperar la orientación pueden tener un mayor riesgo de amnesia retrógrada más profunda y persistente (Sobin et al. 1995). Los pacientes con enfermedad o lesión neurológica preexistente (p. Ej., Enfermedad de Parkinson, accidente cerebrovascular) también pueden tener un mayor riesgo de delirio inducido por TEC y déficits de memoria (Figiel et al. 1991). Los hallazgos de imágenes por resonancia magnética (MRI) de lesiones de los ganglios basales e hiperintensidades graves de la sustancia blanca también se han relacionado con el desarrollo de un delirio inducido por TEC (Figiel et al. 1990). Algunos medicamentos pueden exacerbar los efectos secundarios cognitivos inducidos por la TEC. Estos incluyen carbonato de litio (Small et al. 1980; Weiner et al. 1980b) y medicamentos con marcadas propiedades anticolinérgicas, particularmente en pacientes de edad avanzada.

En cuarto lugar, la TEC produce cambios cognitivos muy característicos. En todos los grupos de diagnóstico, antes de recibir TEC, muchos pacientes tienen déficits de atención y concentración que limitan su capacidad de información (Byrne 1977; Pogue-Geile y Oltmanns, 1980; Cornblatt et al. 1981; Sackeim y Steif, 1988). Por ejemplo, los pacientes con psicopatología grave a menudo tienen un recuerdo deficiente de la información que se les acaba de presentar (memoria inmediata). En los pacientes deprimidos, estos déficits son más marcados para el material no estructurado que requiere un procesamiento esforzado para imponer organización (Weingartner y Silberman 1984; Roy-Byrne et al. 1986). Sin embargo, es mucho menos probable que estos pacientes tengan deficiencias en la retención de la nueva información que aprenden (memoria retrasada) (Cronholm y Ottosson 1961; Sternberg y Jarvik 1976; Steif et al. 1986). Con la respuesta sintomática después de la TEC, los déficits de atención y concentración generalmente se resuelven. En consecuencia, las medidas de memoria inmediata no cambian o mejoran a los pocos días de la terminación de la TEC (Cronholm y Ottosson, 1961; Steif et al. 1986; Weiner et al. 1986b; Rossi et al. 1990; Sackeim et al. 1993). Dado que la atención y la concentración son esenciales para muchos aspectos de la función cognitiva, no es sorprendente que poco después de completar el curso de TEC se pueda observar una mejora en una amplia variedad de dominios neuropsicológicos, incluido el estado cognitivo global (Sackeim et al.1991; Sobin et al. 1995) y medidas de inteligencia general (CI) (Huston y Strother 1948; Stieper et al 1951; Squire et al. 1975; Malloy et al. 1981; Sackeim et al. 1992). No hay evidencia de que la TEC resulte en deficiencias de las funciones ejecutivas (p. Ej., La capacidad de cambiar conjuntos mentales), razonamiento abstracto, creatividad, memoria semántica, memoria implícita o adquisición o retención de habilidades (Weeks et al. 1980; Frith et al. 1983; Squire et al. 1984; Taylor y Abrams 1985; Jones et al. 1988).

En este contexto de rendimiento neuropsicológico sin cambios o mejorado, la TEC resulta selectivamente en amnesia anterógrada y retrógrada. La amnesia anterógrada se caracteriza por un rápido olvido de la información recién aprendida (Cronholm y Ottosson 1961; Squire 1986; Steif et al. 1986; Weiner et al. 1986b; Frith et al. 1987; Sackeim et al. 1993). Como se señaló, en comparación con la línea de base de preECT, unos días después de la TEC, los pacientes pueden recordar más elementos en una lista que se acaba de presentar. Sin embargo, el recuerdo después de un retraso a menudo se verá afectado (Korin et al. 1956; Cronholm y Ottosson 1961; Cronholm y Molander 1964; Squire y Miller 1974; Steif et al. 1986; Weiner et al. Squire y Chace 1975; d’Elia 1976; Robertson e Inglis 1978, 1986b; Calev et al.1989b; Sackeim et al.1993). El alcance y la persistencia de este rápido olvido de la información recién aprendida varía entre los pacientes y debe tenerse en cuenta al hacer recomendaciones sobre el período de convalecencia posterior a la EAC. Hasta que no haya una resolución sustancial de la amnesia anterógrada, es posible que se restrinja el regreso al trabajo, la toma de decisiones financieras o personales importantes o la conducción. La amnesia anterógrada se resuelve rápidamente tras la finalización de la TEC. De hecho, ningún estudio ha documentado efectos amnésicos anterógrados de la TEC más de unas pocas semanas después del curso de TEC (Strain et al. 1968; Bidder et al. 1970; Heshe et al. 1978; Jackson, 1978; Fraser y Glass, 1980; Weeks et al. 1980; Gangadhar et al. 1982; Frith et al. 1983; Weiner et al. 1986b; Sackeim et al. 1993). Es poco probable que la TEC tenga un efecto a largo plazo sobre la capacidad de aprender y retener nueva información.


Después de la TEC, los pacientes también presentan amnesia retrógrada. Las deficiencias en el recuerdo tanto de información personal (autobiográfica) como pública suelen ser evidentes, y las deficiencias suelen ser mayores para los eventos que ocurrieron temporalmente más cerca del tratamiento (Janis, 1950; Cronholm y Molander 1961; Strain et al. 1968; Squire 1975). ; Squire y col. 1975, 1976, 1981; Weeks y col. 1980; Sackeim y col. 1986; Wiener y col. 1986b; Sackeim y col. 1993; McElhiney y col. 1995). La magnitud de la amnesia retrógrada es mayor inmediatamente después del tratamiento. Unos días después del curso de TEC, la memoria de eventos en el pasado remoto suele estar intacta, pero puede haber dificultades para recordar eventos que ocurrieron varios meses o años antes de la TEC. La amnesia retrógrada durante este período de tiempo rara vez se completa. Más bien, los pacientes tienen lagunas o manchas en sus recuerdos de eventos personales y públicos. La evidencia reciente sugiere que la amnesia retrógrada es típicamente mayor para la información pública (conocimiento de eventos en el mundo) en comparación con la información personal (detalles autobiográficos de la vida del paciente) (Lisanby et al. En prensa). La valencia emocional de los eventos autobiográficos, es decir, los recuerdos de eventos agradables o angustiosos, no está relacionada con su probabilidad de ser olvidados (McElhiney et al. 1995).

A medida que aumenta el tiempo desde la TEC, suele haber una reducción sustancial en la extensión de la amnesia retrógrada. Es más probable que se recuperen los recuerdos más antiguos. El curso temporal de esta contracción de la amnesia retrógrada es a menudo más gradual que el de la resolución de la amnesia anterógrada. En muchos pacientes, la recuperación de la amnesia retrógrada será incompleta y hay evidencia de que la TEC puede resultar en una pérdida de memoria persistente o permanente (Squire et al. 1981; Weiner et al. 1986b; McElhiney et al. 1995; Sobin et al. 1995). ). Debido a una combinación de efectos anterógrados y retrógrados, muchos pacientes pueden manifestar una pérdida persistente de la memoria por algunos eventos que ocurrieron en el intervalo que comienza varios meses antes y se extiende a varias semanas después del ciclo de TEC. Sin embargo, existen diferencias individuales y, con poca frecuencia, algunos pacientes pueden experimentar amnesia persistente que se remonta a varios años antes de la TEC. La amnesia retrógrada profunda y persistente puede ser más probable en pacientes con deterioro neurológico preexistente y en pacientes que reciben una gran cantidad de tratamientos, utilizando métodos que acentúan los efectos secundarios cognitivos agudos (p. Ej., Estimulación de onda sinusoidal, colocación de electrodos bilaterales, alta intensidad de estímulo eléctrico) .

Para determinar la aparición y la gravedad de los cambios cognitivos durante y después del curso de TEC, se deben evaluar las funciones de orientación y memoria antes de iniciar la TEC y durante el curso del tratamiento (consulte el Capítulo 12 para obtener más detalles).

5.5. Reacciones subjetivas adversas

Las reacciones subjetivas negativas a la experiencia de recibir TEC deben considerarse efectos secundarios adversos (Sackeim 1992). Antes de la TEC, los pacientes a menudo informan aprensión; En raras ocasiones, algunos pacientes desarrollan un miedo intenso al procedimiento durante el curso de TEC (Fox 1993). Los miembros de la familia también suelen estar preocupados por los efectos del tratamiento. Como parte del proceso de consentimiento antes del inicio de la TEC, los pacientes y sus familiares deben tener la oportunidad de expresar sus inquietudes y preguntas al médico tratante y / o miembros del equipo de tratamiento de la TEC (consulte el Capítulo 8). Dado que gran parte de la aprensión puede deberse a la falta de información, a menudo es útil proporcionar a los pacientes y familiares una hoja de información que describa los hechos básicos sobre la TEC (consulte el Capítulo 8). Este material debe complementar el formulario de consentimiento. También es útil poner a disposición material de video sobre ECT. Abordar las inquietudes y las necesidades educativas de los pacientes y sus familiares debe ser un proceso que continúe durante todo el curso. En los centros que realizan TEC con regularidad, se ha encontrado útil tener sesiones grupales continuas dirigidas por un miembro del equipo de tratamiento, para los pacientes que reciben TEC y / o sus seres queridos. Estas sesiones de grupo, que incluyen a los pacientes potenciales y tratados recientemente y sus familias, pueden generar apoyo mutuo entre estas personas y pueden servir como un foro para la educación sobre la TEC.

Poco después de la TEC, la gran mayoría de los pacientes informan que su función cognitiva está mejorado en relación con su línea de base pre-TEC (Cronholm y Ottosson 1963b; Shellenberger et al 1982; Frith et al 1983; Pettinati y Rosenberg 1984; Weiner et al 1986b; Mattes et al 1990; Calev et al 1991; Sackeim et al. 1993) ; Coleman et al 1996). De hecho, investigaciones recientes han demostrado que dos meses después de la finalización de la TEC, las autoevaluaciones de la memoria de los pacientes anteriores mejoran notablemente con respecto a su línea de base previa a la TEC y no se pueden distinguir de los controles sanos (Coleman et al. 1996). En pacientes que han recibido TEC, las autoevaluaciones de la memoria muestran poca asociación con los resultados de las pruebas neuropsicológicas objetivas (Cronholm y Ottosson 1963b; Frith et al 1983; Squire y Slater 1983; Weiner et al 1986b; Squire y Zouzounis 1988; Calev et al. 1991a; Coleman et al 1996). Asimismo, en muestras sanas y neurológicas, las evaluaciones subjetivas de la memoria generalmente han mostrado una asociación débil o nula con medidas neuropsicológicas objetivas (Bennett-Levy y Powell 1980; Broadbent et al. 1982; Rabbitt 1982; Larrabee y Levin 1986; Sackeim y Stem 1997). Por el contrario, se observan fuertes asociaciones entre el estado de ánimo y la autoevaluación de la memoria entre los pacientes que han recibido TEC, así como en otras poblaciones (Stieper et al. 1951; Frith et al. 1983; Pettinati y Rosenberg 1984; Weiner et al. 1986b; Mattes y col. 1990; Coleman y col. 1996). En esencia, los pacientes que se benefician más de la TEC en términos de respuesta sintomática suelen reportar la mayor mejora en las evaluaciones subjetivas de la memoria.

Una pequeña minoría de pacientes tratados con TEC informa posteriormente que han sufrido consecuencias devastadoras (Freeman y Kendell 1980, 1986). Los pacientes pueden indicar que tienen amnesia densa que se remonta al pasado por eventos de importancia personal y / o que aspectos generales de la función cognitiva están dañados de tal manera que ya no pueden participar en ocupaciones anteriores. La rareza de estos informes subjetivos de déficits cognitivos profundos dificulta la determinación de sus tasas base absolutas. Es probable que múltiples factores contribuyan a estas percepciones por parte de antiguos pacientes.

En primer lugar, en algunos pacientes, los autoinformes de déficits profundos inducidos por la TEC pueden ser precisos. Como se señaló, como con cualquier intervención médica, existen diferencias individuales en la magnitud y persistencia de los efectos cognitivos de la TEC. En casos raros, la TEC puede resultar en una amnesia retrógrada más densa y persistente que se remonta a años antes del tratamiento.

En segundo lugar, algunas de las afecciones psiquiátricas tratadas con TEC provocan un deterioro cognitivo como parte de su historia natural. Esto puede ser particularmente probable en pacientes jóvenes en su primer episodio psicótico (Wyatt 1991, 1995) y en pacientes mayores donde la TEC puede desenmascarar un proceso demencial. Si bien en tales casos, el deterioro cognitivo habría ocurrido inevitablemente, la experiencia de efectos secundarios transitorios a corto plazo con la TEC puede sensibilizar a los pacientes para atribuir los cambios persistentes al tratamiento (Squire 1986; Sackeim 1992).

En tercer lugar, como se señaló anteriormente, las evaluaciones subjetivas de la función cognitiva suelen mostrar una escasa asociación con la medición objetiva y una fuerte asociación con las medidas de la psicopatología (Coleman et al. 1996). Sólo un estudio reclutó pacientes con quejas a largo plazo sobre los efectos de la TEC y los comparó con dos grupos de control (Freeman et al. 1980). Las diferencias neuropsicológicas objetivas entre los grupos fueron leves, pero hubo diferencias marcadas en las evaluaciones de la psicopatología y el estado de la medicación. Los pacientes que informaron déficits persistentes debido a la TEC tenían menos probabilidades de haberse beneficiado del tratamiento y tenían más probabilidades de presentar actualmente síntomas y recibir tratamiento psicotrópico (Freeman et al. 1980; Frith et al. 1983).


Recomendaciones

5. 1. General

a) Los médicos que administren TEC deben conocer los principales efectos adversos que pueden acompañar a su uso.

b) El tipo, la probabilidad y la persistencia de los efectos adversos deben considerarse caso por caso en la decisión de recomendar la TEC y en el proceso de consentimiento informado (ver Capítulo 8).

c) Se deben realizar esfuerzos para minimizar los efectos adversos mediante la optimización de la condición médica del paciente antes del tratamiento, las modificaciones apropiadas en la técnica de TEC y el uso de medicamentos complementarios (ver también la Sección 4.1).

5.1.1. Complicaciones cardiovasculares

a) El electrocardiograma (ECG) y los signos vitales (presión arterial, pulso y respiración) deben monitorearse durante cada tratamiento de TEC para detectar arritmias cardíacas e hipertensión (ver Sección 11.8).

b) El equipo de tratamiento con TEC debe estar preparado para manejar las complicaciones cardiovasculares que se sabe están asociadas con la TEC. El personal, los suministros y el equipo necesarios para realizar dicha tarea deben estar fácilmente disponibles (véanse los Capítulos 9 y 10).

5.1.2. Convulsiones prolongadas

Cada instalación debe tener políticas que describan los pasos que se deben tomar para terminar las convulsiones prolongadas y el estado epiléptico (consulte la Sección 11.9.4).

5.1.3 Apnea prolongada

Los recursos para mantener una vía aérea durante un período prolongado, incluida la intubación, deben estar disponibles en la sala de tratamiento (véanse los Capítulos 9 y 10).

Efectos secundarios sistémicos

El dolor de cabeza y las náuseas son los efectos secundarios sistémicos más comunes de la TEC. Se deben identificar los efectos secundarios sistémicos y considerar el tratamiento sintomático.

5.3 Tratamiento Manía emergente

Se deben identificar los casos en los que los pacientes cambian de estados depresivos o afectivamente mixtos a hipomanía o manía durante un curso de TEC, y se debe determinar si continuar o suspender el tratamiento adicional con TEC.

5.4. Disfunción congnitiva

a) La orientación y la función de la memoria deben evaluarse antes de la TEC y periódicamente a lo largo del curso de TEC para detectar y controlar la presencia de disfunción cognitiva relacionada con la TEC (consulte la Sección 12.2.1 para obtener más detalles). Esta evaluación debe prestar atención a los autoinformes del paciente sobre la dificultad de memoria.

b) Según la evaluación de la gravedad de los efectos secundarios cognitivos, el médico que administra la TEC debe tomar las medidas adecuadas. Deben revisarse las contribuciones de los medicamentos, la técnica de la TEC y el espaciamiento de los tratamientos. Las posibles modificaciones del tratamiento incluyen cambiar de la colocación de electrodos bilaterales a unilaterales derechos, disminuir la intensidad de la estimulación eléctrica, aumentar el intervalo de tiempo entre tratamientos y / o alterar la dosis de medicamentos o, si es necesario, finalizar el ciclo de tratamiento.

Tabla 1. Factores de tratamiento que pueden aumentar o disminuir la gravedad de los efectos secundarios cognitivos adversos

Factor de tratamiento Asociado con aumento
efectos secundarios cognitivos
Pasos a seguir para reducir
efectos secundarios cognitivos
Forma de onda de estímulo Onda sinusoidal Cambiar a pulso breve
Colocación de electrodos Bilateral Cambiar a unilateral derecho
Intensidad del estímulo Extremadamente supraumbral Disminuir la dosis eléctrica
Espaciamiento de tratamientos ECT administrada 3-5 veces
por semana
Disminuir frecuencia o detener
ECT
Número de convulsiones por sesión Múltiples (dos o más) convulsiones
por sección
Cambiar a convencional
ECT
Psicotrópico concomitante
medicamentos
Litio, benzodiazepinas,
neurolépticos, antidepresivos
Reducir la dosis o detener
psicotrópicos
Medicamentos anestésicos Una dosis alta puede contribuir a
amnesia
Reducir la dosis según corresponda para
nivel ligero de anestesia

5.1. Complicaciones medicas

Las tasas precisas de mortalidad atribuibles a la TEC son difíciles de determinar debido a problemas metodológicos intrínsecos a los estudios de mortalidad médica, como la incertidumbre en cuanto a la causa de la muerte, el marco temporal para vincular la muerte a la TEC y la variabilidad en los requisitos de notificación. Se estima que la mortalidad atribuida a la TEC es aproximadamente la misma que la asociada con la cirugía menor (McCabe 1985 Warner et al. 1993; Brand et al. 1994; Badrinath et al. 1995: Hall et al. 1997). Las estimaciones publicadas de series de pacientes grandes y diversas durante varias décadas informan hasta 4 muertes por cada 100.000 tratamientos (Heshe y Roeder, 1976; Fink, 1979; Weiner 1979; Babigian y Guttmacher, 1984; Crowe, 1984; Kramer, 1985: Abrams 1997b; Reid y col. 1998). A pesar del uso frecuente de la TEC en pacientes con complicaciones médicas importantes y en los ancianos (Sackeim 1993, 1998; Weiner et al. En prensa), las tasas de mortalidad parecen haber disminuido en los últimos años. Una estimación actual razonable es que la tasa de mortalidad relacionada con la TEC es de 1 por cada 10.000 pacientes. Esta tasa puede ser mayor en pacientes con afecciones médicas graves. Se cree que la tasa de morbilidad y mortalidad significativas es menor con la TEC que con el tratamiento con algunos tipos de medicación antidepresiva (p. Ej., Tricíclicos) (Sackeim 1998). También hay evidencia de estudios de seguimiento longitudinales de que las tasas de mortalidad después de la hospitalización son más bajas entre los pacientes deprimidos que recibieron TEC que los pacientes que recibieron formas alternativas de tratamiento o ningún tratamiento (Avery y Winokur, 1976; Philibert et al. 1995)


Cuando ocurre mortalidad con la TEC, generalmente ocurre inmediatamente después de la convulsión o durante el período de recuperación postictal. Las complicaciones cardiovasculares son la principal causa de muerte y de morbilidad significativa (Pitts 1982; Burke et al. 1987; Welch y Drop 1989; Zielinski et al. 1993; Rice et al. 1994). A pesar de los aumentos de corta duración en el flujo sanguíneo cerebral y la presión intracraneal, las complicaciones cerebrovasculares son notablemente raras (Hsiao et al. 1987). Dada la alta tasa de arritmias cardíacas en el período postictal inmediato, la mayoría de las cuales son benignas y se resuelven espontáneamente, se debe monitorear el ECG durante e inmediatamente después del procedimiento (ver Sección 11.8) y no se debe llevar a los pacientes al área de recuperación hasta que se produzca es la resolución de arritmias importantes. Los signos vitales (pulso, presión sistólica y diastólica) deben ser estables antes de que el paciente abandone el área de recuperación (Sección 11.10). Los pacientes con enfermedades cardíacas preexistentes tienen un mayor riesgo de complicaciones cardíacas posteriores a la TEC (Prudic et al. 1987; Zielinski et al. 1993; Rice et al. 1994). De hecho, existe evidencia de que el tipo de enfermedad cardíaca preexistente predice el tipo de complicación que se puede encontrar después de la TEC. Por ejemplo, las arritmias ventriculares son más frecuentes en pacientes con anomalías ventriculares preexistentes que en pacientes con cardiopatía isquémica (Zielinski et al. 1993). El tratamiento de las complicaciones cardíacas se analiza en el capítulo 11.

Otras dos posibles fuentes de morbilidad son las convulsiones prolongadas y las convulsiones tardías (Weiner et al. 1980a). El manejo de las convulsiones prolongadas se describe en la Sección 11.9. Si no se terminan las convulsiones en un período de 3 a 5 minutos, puede aumentar la confusión posictal y la amnesia. La oxigenación inadecuada durante las convulsiones prolongadas aumenta el riesgo de hipoxia y disfunción cerebral, así como de complicaciones cardiovasculares. En estudios con animales, la actividad convulsiva que se mantiene durante períodos que exceden los 30-60 minutos, independientemente de las medidas que se tomen para mantener niveles adecuados de gases en sangre, se asocia con un mayor riesgo de daño cerebral estructural y complicaciones cardiovasculares y cardiopulmonares (Meldrum et al. 1974 ; Ingvar 1986; Meldrum 1986; Siesjo et al. 1986; O’Connell et al. 1988; Devanand et al. 1994).

Las convulsiones prolongadas y el estado epiléptico pueden ser más probables en pacientes que reciben medicamentos que reducen el umbral convulsivo o interfieren con la terminación de las convulsiones (p. Ej., Teofilina, incluso a niveles terapéuticos) (Peters et al. 1984; Devanand et al. 1988a; Abrams, 1997a), en pacientes que reciben terapia concomitante con litio (Weiner et al. 1980b), en pacientes con desequilibrio electrolítico preexistente (Finlayson et al.1989), y con la inducción repetida de convulsiones dentro de la misma sesión de tratamiento (p. ej., ECT monitoreada múltiple) (Strain y Licitante 1971, Maletzky 1981).

Ha habido preocupación sobre si la tasa de convulsiones espontáneas aumenta después del curso de la TEC (Assael et al. 1967; Devinsky y Duchowny 1983). La evidencia indica, sin embargo, que tales eventos son extremadamente raros y probablemente no difieren de las tasas de base de la población (Blackwood et al. 1980; Small et al. 1981). No hay datos sobre las tasas de convulsiones tardías, es decir, convulsiones que ocurren después de la terminación de la convulsión inducida por TEC, pero la experiencia indica que estos también son eventos raros. Como se señaló en la Sección 11.9, las convulsiones prolongadas o tardías que ocurren durante el período postictal inmediato no suelen ir acompañadas de manifestaciones motoras, lo que subraya la necesidad de monitorizar las convulsiones con EEG (Rao et al. 1993). El estado epiléptico no convulsivo también puede ocurrir en el período interictal, con un inicio abrupto de delirio, falta de respuesta y / o agitación como características clínicas distintivas (Grogan et al. 1995). El cese de las anomalías del electroencefalograma y la mejora de la función cognitiva después de un tratamiento anticonvulsivo de acción corta (p. Ej., Lorazepam o diazepam intravenosos) pueden resultar diagnósticos (Weiner y Krystal, 1993).

La apnea postictal prolongada es un evento poco común que ocurre principalmente en pacientes con una deficiencia de pseudocolinesterasa que resulta en un metabolismo lento de la succinilcolina (Packman et al. 1978). Mantener una oxigenación adecuada es fundamental en casos de apnea prolongada, que generalmente se resuelve espontáneamente en 30 a 60 minutos. Cuando se encuentra una apnea prolongada, es útil obtener un ensayo de número de dibuciano o un nivel de pseudocolinesterasa antes del siguiente tratamiento para establecer la etiología. En los tratamientos posteriores, se puede usar una dosis muy baja de succinilcolina o se puede sustituir por un relajante muscular no despolarizante, como el atracurio (Hickey et al. 1987; Hicks, 1987; Stack et al. 1988; Kramer y Afrasiabi 1991). ; Lui et al. 1993).

Hasta cierto punto, se pueden anticipar eventos médicos adversos. Siempre que sea posible, los riesgos de tales eventos deben minimizarse mediante la optimización de la condición médica del paciente antes de la TEC y / o modificaciones en los procedimientos de TEC. Los pacientes con enfermedades cardíacas preexistentes, estado pulmonar comprometido, antecedentes de lesión del SNC o complicaciones médicas después de ciclos previos de anestesia o TEC tienen mayor probabilidad de tener un riesgo mayor (Weiner y Coffey 1988; Zieliniski et al. 1993). Los psiquiatras de la TEC deben revisar la evaluación médica y la historia de los posibles pacientes con TEC (véase el capítulo 6). Es posible que se requieran consultas especializadas o estudios de laboratorio adicionales, así como cambios en los regímenes de medicación. A pesar de una cuidadosa evaluación previa a la TEC, pueden surgir complicaciones médicas que no se habían anticipado. Las instalaciones de ECT deben contar con personal preparado para manejar posibles emergencias clínicas y deben estar equipados en consecuencia (véanse los Capítulos 9 y 10). Ejemplos de estos eventos incluyen complicaciones cardiovasculares (como paro cardíaco, arritmias, isquemia, hiper e hipotensión), apnea prolongada y convulsiones prolongadas o tardías y estado epiléptico.

Los eventos adversos importantes que ocurren durante o poco después del ciclo de TEC deben documentarse en la historia clínica del paciente. Asimismo, deben documentarse las medidas adoptadas para gestionar el evento, incluida la consulta con un especialista, el uso de procedimientos adicionales y la administración de medicamentos. Dado que las complicaciones cardiovasculares son la fuente más probable de eventos adversos importantes y se observan con mayor frecuencia en el período inmediatamente posterior a la TEC, el equipo de tratamiento debe ser capaz de manejar las principales clases de complicaciones cardiovasculares. Es útil un conjunto de procedimientos predeterminados para tratar casos de convulsiones prolongadas o tardías y estado epiléptico.

5.2. Efectos secundarios sistémicos

El dolor de cabeza es un efecto secundario común de la TEC y se observa en hasta un 45% de los pacientes durante y poco después del período de recuperación postictal (Devanand et al. 1995; Freeman y Kendell 1980; Gomez 1975; Sackeim et al. 1987d: Tubi et al. al.1993; Weiner et al.1994). Sin embargo, la incidencia precisa de cefalea postECT es difícil de determinar debido a problemas metodológicos como la ocurrencia alta de cefalea basal (preECT) en pacientes con depresión, los efectos potenciales de la medicación concomitante o la retirada de la medicación, y las diferencias entre los estudios en la evaluación de dolor de cabeza. El dolor de cabeza postECT parece ser particularmente común en pacientes más jóvenes (Devanand et al. 1995) y especialmente en niños y adolescentes (Rey y Walter 1997; Walter y Rey 1997) No se sabe si los síndromes de dolor de cabeza preexistentes (p. Ej., Migraña) aumentan el riesgo de dolor de cabeza posterior a la TEC, pero la TEC puede exacerbar una condición previa de dolor de cabeza (Weiner et al. 1994). La aparición de cefalea postECT no parece estar relacionada con la colocación del electrodo de estímulo (al menos bifrontotemporal frente a unilateral derecho) (Fleminger et al. 1970; Sackeim et al. 1987d; Tubi et al. 1993; Devanand et al. 1995), dosis de estímulo (Devanand et al. 1995), o respuesta terapéutica a la TEC (Sackeim et al. 1987d; Devanand et al. 1995).

En la mayoría de los pacientes, el dolor de cabeza posterior a la TCE es leve (Freeman y Kendell 1980; Sackeim et al. 1987d), aunque una minoría considerable informará dolor intenso asociado con náuseas y vómitos. Por lo general, el dolor de cabeza es de ubicación frontal y tiene un carácter pulsátil.

Se desconoce la etiología de la cefalea postECT. Su carácter palpitante sugiere una similitud con la cefalea vascular, y la TEC puede estar asociada con un cambio temporal en la calidad de la cefalea de tipo de contracción muscular a tipo vascular (Weiner et al. 1994; Weinstein 1993). De hecho, la TEC regula al alza los receptores 5-HT2 y la sensibilización del receptor 5-HT2 se ha asociado con el desarrollo de cefalea vascular (Weiner et al. 1994). Otros mecanismos sugeridos incluyen espasmo del músculo temporal inducido eléctricamente o aumento agudo de la presión arterial y del flujo sanguíneo cerebral (Abrams 1997a; Weiner et al. 1994).


El tratamiento de la cefalea postECT es sintomático. La aspirina, el paracetamol o los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) suelen ser muy eficaces, sobre todo si se administran inmediatamente después de la aparición del dolor. El sumatriptán, un agonista del receptor de serotonina 5HTID, también ha sido eficaz en dosis de 6 mg por vía subcutánea (DeBattista y Mueller 1995) o 25-100 mg por vía oral (Fantz et al. en prensa). Algunos pacientes requerirán analgésicos más potentes (por ejemplo, codeína), aunque los narcóticos pueden contribuir a las náuseas asociadas. La mayoría de los pacientes también se benefician del reposo en cama en un ambiente tranquilo y oscuro.

El dolor de cabeza post-TEC puede ocurrir después de cualquier tratamiento con TEC en un curso, independientemente de su aparición en cualquier tratamiento anterior. Los pacientes que experimentan dolores de cabeza frecuentes después de la TEC pueden beneficiarse del tratamiento profiláctico, como aspirina, acetaminofén o AINE administrados tan pronto como sea posible después de la TEC, o incluso inmediatamente antes del tratamiento con TEC. También se encontró que el sumatriptán subcutáneo de 6 mg administrado varios minutos antes de la TEC proporciona una profilaxis eficaz en un paciente con cefalea severo y refractaria posterior a la TEC (DeBattista y Mueller 1995).

Las estimaciones de la prevalencia de náuseas después de la TEC varían del 1,4% al 23% de los pacientes (Gomez 1975; Sackeim et al. 1987d), pero la aparición es difícil de cuantificar debido a los problemas metodológicos señalados anteriormente para el dolor de cabeza. Las náuseas pueden ocurrir como consecuencia del dolor de cabeza o su tratamiento con narcóticos, particularmente en pacientes con dolor de cabeza de tipo vascular. También puede ocurrir de forma independiente como efecto secundario de la anestesia o por otros mecanismos desconocidos. Cuando las náuseas acompañan al dolor de cabeza, el tratamiento principal debe centrarse en el alivio del dolor de cabeza como se describe anteriormente. Por lo demás, las náuseas postECT generalmente se controlan bien con agentes bloqueadores de la dopamina, como los derivados de fenotiazina (p. Ej., Proclorperazina y otros), butirofenonas (haloperidol, droperidol), trimetabenzamida o metoclopramida. Si las náuseas son intensas o van acompañadas de vómitos, estos agentes deben administrarse por vía parenteral o mediante supositorios. Todos estos agentes tienen el potencial de causar hipotensión y efectos secundarios motores, y pueden reducir el umbral convulsivo. Si las náuseas no responden a estos tratamientos o si los efectos secundarios son problemáticos, los antagonistas del receptor de serotonina 5HT3 ondansetrón o dolasetrón pueden ser alternativas útiles. Estos medicamentos pueden administrarse en dosis únicas intravenosas de 4 mg y 12,5 mg respectivamente, varios minutos antes o después de la TEC. El mayor gasto de estos medicamentos y su falta de superioridad probada sobre los antieméticos tradicionales en el contexto de la TEC puede limitar su uso rutinario. Si las náuseas problemáticas siguen de forma rutinaria al uso de un anestésico en particular, se puede considerar un anestésico alternativo.

5.3). Tratamiento Manía emergente

Al igual que con los tratamientos farmacológicos antidepresivos, una pequeña minoría de pacientes deprimidos o en estados afectivos mixtos cambian a hipomanía o manía durante el curso de TEC (Devanand et al. 1988b; Andrade et al. 1988b, 1990; Angst et al. 1992; Devanand et al. al.1992). En algunos pacientes, la gravedad de los síntomas maníacos puede empeorar con más tratamientos de TEC. En tales casos, es importante distinguir los síntomas maníacos emergentes del tratamiento del delirio con euforia (Devanand et al. 1988b). Hay una serie de similitudes fenomenológicas entre las dos condiciones. Sin embargo, en el delirio con euforia, los pacientes suelen estar confundidos y tienen una alteración de la memoria pronunciada. La confusión o desorientación debe estar presente continuamente y ser evidente desde el período inmediatamente posterior al tratamiento. Por el contrario, la sintomatología hipomaníaca o maníaca puede ocurrir en el contexto de un sensorium claro. Por lo tanto, evaluar el estado cognitivo puede ser particularmente útil para distinguir entre estos estados. Además, los estados de delirio con euforia a menudo se caracterizan por un estado de ánimo mareado o una disposición «despreocupada». Pueden estar ausentes las características clásicas de la hipomanía, como pensamientos acelerados, hipersexualidad, irritabilidad, etc. En los casos de delirio con euforia, un aumento en el tiempo entre tratamientos, una disminución en la intensidad del estímulo o un cambio a unilateral de la colocación de electrodos bilaterales pueden conducir a la resolución de la afección.

No existe una estrategia establecida sobre cómo manejar los síntomas maníacos emergentes durante el curso de TEC. Algunos médicos continúan con la TEC para tratar tanto la manía como cualquier sintomatología depresiva residual. Otros médicos posponen más TEC y observan el curso del paciente. A veces, la sintomatología maníaca remitirá espontáneamente sin más intervención. Si la manía persiste o el paciente recae nuevamente en la depresión, se puede considerar la reposición de la TEC. Sin embargo, otros médicos terminan el curso de TEC y comienzan la farmacoterapia, a menudo con carbonato de litio u otro estabilizador del estado de ánimo, para tratar la sintomatología maníaca emergente.

5.4. Efectos secundarios cognitivos objetivos

Los efectos secundarios cognitivos producidos por la TEC han sido objeto de una intensa investigación (Squire 1986; Sackeim 1992; McElhiney et al. 1995) y son las principales complicaciones que limitan su uso. Los psiquiatras de TEC deben estar familiarizados con la naturaleza y la variabilidad de los efectos secundarios cognitivos, y esta información debe transmitirse durante el proceso de consentimiento (ver Capítulo 8).

Los efectos secundarios cognitivos de la TEC tienen cuatro características esenciales. En primer lugar, la naturaleza y la gravedad de las alteraciones cognitivas cambian rápidamente con el tiempo desde el último tratamiento. Los efectos secundarios cognitivos más graves se observan en el período postictal. Inmediatamente después de la inducción de las convulsiones, los pacientes experimentan un período variable, pero generalmente breve, de desorientación, con deficiencias en la atención, la praxis y la memoria (Sackeim 1986). Estos déficits retroceden a tasas variables a lo largo del tiempo. En consecuencia, la magnitud de los déficits observados durante el curso de la TEC será función, en parte, del tiempo de evaluación en relación con el último tratamiento y el número de tratamientos recibidos (Daniel y Crovitz, 1983a; Squire et al. 1985).

En segundo lugar, los métodos utilizados en la administración de la TEC tienen un impacto profundo en la naturaleza y magnitud de los déficits cognitivos. Por ejemplo, los métodos de administración de TEC determinarán en gran medida el porcentaje de pacientes que desarrollan delirio, caracterizado por una desorientación continua (Miller et al. 1986; Daniel y Crovitz 1986; Sackeim et al. 1986, 1993). En general, como se describe en la Tabla 1, la colocación de electrodos bilaterales, la estimulación de la onda sinusoidal, la alta dosis eléctrica en relación con el umbral convulsivo, los tratamientos poco espaciados, un mayor número de tratamientos y una alta dosis de agentes anestésicos barbitúricos se asocian independientemente con el lado cognitivo más intenso. efectos comparados con la colocación del electrodo unilateral derecho, forma de onda de pulso breve, menor intensidad eléctrica, tratamientos más espaciados, menos tratamientos y dosis más bajas de anestesia con barbitúricos (Miller et al.1985; Sackeim et al.1986; Weiner et al.1986b: Sackeim et al. 1993; Lerer et al. 1995; McElhiney et al. 1995). La optimización de estos parámetros puede minimizar los efectos secundarios cognitivos a corto plazo y probablemente reducir la magnitud de los cambios a largo plazo (Sobin et al. 1995). En pacientes que desarrollan efectos secundarios cognitivos graves, como el delirio (Summers et al. 1979; Miller et al. 1986; Mulsant et al. 1991), el médico tratante y el psiquiatra de TEC deben revisar y ajustar la técnica de tratamiento que se esté utilizando, como cambiar a TEC unilateral, disminuir la dosis eléctrica administrada y / o aumentar el intervalo de tiempo entre tratamientos, y disminuir la dosis o suspender la administración de cualquier medicamento que pueda exacerbar los efectos secundarios cognitivos.


En tercer lugar, los pacientes varían considerablemente en el alcance y la gravedad de los efectos secundarios cognitivos después de la TEC. Existe información limitada sobre los factores que contribuyen a estas diferencias individuales. Existe evidencia de que entre los pacientes deprimidos sin una enfermedad o lesión neurológica conocida, la extensión del deterioro cognitivo global preECT, es decir, las puntuaciones del mini examen del estado mental (MMSE), predice la magnitud de la amnesia retrógrada para la información autobiográfica en el seguimiento a largo plazo. . Si bien la TEC normalmente produce una mejora en el estado cognitivo global en estos pacientes, en función de la respuesta sintomática, no obstante, estos mismos pacientes pueden tener una mayor amnesia persistente para los recuerdos personales (Sobin et al. 1995). De manera similar, existe evidencia de que la duración de la desorientación inmediatamente después del tratamiento con TEC es un predictor independiente de la magnitud de la amnesia retrógrada para la información autobiográfica. Los pacientes que requieren períodos prolongados para recuperar la orientación pueden tener un mayor riesgo de amnesia retrógrada más profunda y persistente (Sobin et al. 1995). Los pacientes con enfermedad o lesión neurológica preexistente (p. Ej., Enfermedad de Parkinson, accidente cerebrovascular) también pueden tener un mayor riesgo de delirio inducido por TEC y déficits de memoria (Figiel et al. 1991). Los hallazgos de imágenes por resonancia magnética (MRI) de lesiones de los ganglios basales e hiperintensidades graves de la sustancia blanca también se han relacionado con el desarrollo de un delirio inducido por TEC (Figiel et al. 1990). Algunos medicamentos pueden exacerbar los efectos secundarios cognitivos inducidos por la TEC. Estos incluyen carbonato de litio (Small et al. 1980; Weiner et al. 1980b) y medicamentos con marcadas propiedades anticolinérgicas, particularmente en pacientes de edad avanzada.

En cuarto lugar, la TEC produce cambios cognitivos muy característicos. En todos los grupos de diagnóstico, antes de recibir TEC, muchos pacientes tienen déficits de atención y concentración que limitan su capacidad de información (Byrne 1977; Pogue-Geile y Oltmanns, 1980; Cornblatt et al. 1981; Sackeim y Steif, 1988). Por ejemplo, pacientes con La psicopatología grave a menudo tiene un recuerdo deficiente de la información que se les acaba de presentar (memoria inmediata). En los pacientes deprimidos, estos déficits son más marcados para el material no estructurado que requiere un procesamiento esforzado para imponer organización (Weingartner y Silberman 1984; Roy-Byrne et al. 1986). Sin embargo, es mucho menos probable que estos pacientes tengan deficiencias en la retención de la nueva información que aprenden (memoria retrasada) (Cronholm y Ottosson 1961; Sternberg y Jarvik 1976; Steif et al. 1986). Con la respuesta sintomática después de la TEC, los déficits de atención y concentración generalmente se resuelven. En consecuencia, las medidas de memoria inmediata no cambian o mejoran a los pocos días de la terminación de la TEC (Cronholm y Ottosson, 1961; Steif et al. 1986; Weiner et al. 1986b; Rossi et al. 1990; Sackeim et al. 1993). Dado que la atención y la concentración son esenciales para muchos aspectos de la función cognitiva, no es sorprendente que poco después de completar el curso de TEC se pueda observar una mejora en una amplia variedad de dominios neuropsicológicos, incluido el estado cognitivo global (Sackeim et al.1991; Sobin et al. 1995) y medidas de inteligencia general (CI) (Huston y Strother 1948; Stieper et al 1951; Squire et al. 1975; Malloy et al. 1981; Sackeim et al. 1992). No hay evidencia de que la TEC resulte en deficiencias de las funciones ejecutivas (p. Ej., La capacidad de cambiar conjuntos mentales), razonamiento abstracto, creatividad, memoria semántica, memoria implícita o adquisición o retención de habilidades (Weeks et al. 1980; Frith et al. 1983; Squire et al. 1984; Taylor y Abrams 1985; Jones et al. 1988).

En este contexto de rendimiento neuropsicológico sin cambios o mejorado, la TEC resulta selectivamente en amnesia anterógrada y retrógrada. La amnesia anterógrada se caracteriza por un rápido olvido de la información recién aprendida (Cronholm y Ottosson 1961; Squire 1986; Steif et al. 1986; Weiner et al. 1986b; Frith et al. 1987; Sackeim et al. 1993). Como se señaló, en comparación con la línea de base de preECT, unos días después de la TEC, los pacientes pueden recordar más elementos en una lista que se acaba de presentar. Sin embargo, el recuerdo después de un retraso a menudo se verá afectado (Korin et al. 1956; Cronholm y Ottosson 1961; Cronholm y Molander 1964; Squire y Miller 1974; Steif et al. 1986; Weiner et al. Squire y Chace 1975; d’Elia 1976; Robertson e Inglis 1978, 1986b; Calev et al.1989b; Sackeim et al.1993). El alcance y la persistencia de este rápido olvido de la información recién aprendida varía entre los pacientes y debe tenerse en cuenta al hacer recomendaciones sobre el período de convalecencia posterior a la EAC. Hasta que no haya una resolución sustancial de la amnesia anterógrada, es posible que se restrinja el regreso al trabajo, la toma de decisiones financieras o personales importantes o la conducción. La amnesia anterógrada se resuelve rápidamente tras la finalización de la TEC. De hecho, ningún estudio ha documentado efectos amnésicos anterógrados de la TEC más de unas pocas semanas después del curso de TEC (Strain et al. 1968; Bidder et al. 1970; Heshe et al. 1978; Jackson, 1978; Fraser y Glass, 1980; Weeks et al. 1980; Gangadhar et al. 1982; Frith et al. 1983; Weiner et al. 1986b; Sackeim et al. 1993). Es poco probable que la TEC tenga un efecto a largo plazo sobre la capacidad de aprender y retener nueva información.

Después de la TEC, los pacientes también presentan amnesia retrógrada. Las deficiencias en el recuerdo tanto de información personal (autobiográfica) como pública suelen ser evidentes, y las deficiencias suelen ser mayores para los eventos que ocurrieron temporalmente más cerca del tratamiento (Janis, 1950; Cronholm y Molander 1961; Strain et al. 1968; Squire 1975). ; Squire y col. 1975, 1976, 1981; Weeks y col. 1980; Sackeim y col. 1986; Wiener y col. 1986b; Sackeim y col. 1993; McElhiney y col. 1995). La magnitud de la amnesia retrógrada es mayor inmediatamente después del tratamiento. Unos días después del curso de TEC, la memoria de eventos en el pasado remoto suele estar intacta, pero puede haber dificultades para recordar eventos que ocurrieron varios meses o años antes de la TEC. La amnesia retrógrada durante este período de tiempo rara vez se completa. Más bien, los pacientes tienen lagunas o manchas en sus recuerdos de eventos personales y públicos. La evidencia reciente sugiere que la amnesia retrógrada es típicamente mayor para la información pública (conocimiento de eventos en el mundo) en comparación con la información personal (detalles autobiográficos de la vida del paciente) (Lisanby et al. En prensa). La valencia emocional de los eventos autobiográficos, es decir, los recuerdos de eventos agradables o angustiosos, no está relacionada con su probabilidad de ser olvidados (McElhiney et al. 1995).

A medida que aumenta el tiempo desde la TEC, suele haber una reducción sustancial en la extensión de la amnesia retrógrada. Es más probable que se recuperen los recuerdos más antiguos. El curso temporal de esta contracción de la amnesia retrógrada es a menudo más gradual que el de la resolución de la amnesia anterógrada. En muchos pacientes, la recuperación de la amnesia retrógrada será incompleta y hay evidencia de que la TEC puede resultar en una pérdida de memoria persistente o permanente (Squire et al. 1981; Weiner et al. 1986b; McElhiney et al. 1995; Sobin et al. 1995). ). Debido a una combinación de efectos anterógrados y retrógrados, muchos pacientes pueden manifestar una pérdida persistente de la memoria por algunos eventos que ocurrieron en el intervalo que comienza varios meses antes y se extiende a varias semanas después del ciclo de TEC. Sin embargo, existen diferencias individuales y, con poca frecuencia, algunos pacientes pueden experimentar amnesia persistente que se remonta a varios años antes de la TEC. La amnesia retrógrada profunda y persistente puede ser más probable en pacientes con deterioro neurológico preexistente y en pacientes que reciben una gran cantidad de tratamientos, utilizando métodos que acentúan los efectos secundarios cognitivos agudos (p. Ej., Estimulación de onda sinusoidal, colocación de electrodos bilaterales, alta intensidad de estímulo eléctrico) .

Para determinar la aparición y la gravedad de los cambios cognitivos durante y después del curso de TEC, se deben evaluar las funciones de orientación y memoria antes de iniciar la TEC y durante el curso del tratamiento (consulte el Capítulo 12 para obtener más detalles).


5.5. Reacciones subjetivas adversas

Las reacciones subjetivas negativas a la experiencia de recibir TEC deben considerarse efectos secundarios adversos (Sackeim 1992). Antes de la TEC, los pacientes a menudo informan aprensión; En raras ocasiones, algunos pacientes desarrollan un miedo intenso al procedimiento durante el curso de TEC (Fox 1993). Los miembros de la familia también suelen estar preocupados por los efectos del tratamiento. Como parte del proceso de consentimiento antes del inicio de la TEC, los pacientes y sus familiares deben tener la oportunidad de expresar sus inquietudes y preguntas al médico tratante y / o miembros del equipo de tratamiento de la TEC (consulte el Capítulo 8). Dado que gran parte de la aprensión puede deberse a la falta de información, a menudo es útil proporcionar a los pacientes y familiares una hoja de información que describa los hechos básicos sobre la TEC (consulte el Capítulo 8). Este material debe complementar el formulario de consentimiento. También es útil poner a disposición material de video sobre ECT. Abordar las inquietudes y las necesidades educativas de los pacientes y sus familiares debe ser un proceso que continúe durante todo el curso. En los centros que realizan TEC con regularidad, se ha encontrado útil tener sesiones grupales continuas dirigidas por un miembro del equipo de tratamiento, para los pacientes que reciben TEC y / o sus seres queridos. Estas sesiones de grupo, que incluyen a los pacientes potenciales y tratados recientemente y sus familias, pueden generar apoyo mutuo entre estas personas y pueden servir como un foro para la educación sobre la TEC.

Poco después de la TEC, la gran mayoría de los pacientes informan que su función cognitiva mejora en relación con la línea de base previa a la TEC (Cronholm y Ottosson 1963b; Shellenberger et al 1982; Frith et al 1983; Pettinati y Rosenberg 1984; Weiner et al 1986b; Mattes et al 1990; Calev et al 1991; Sackeim et al. 1993); Coleman et al 1996). De hecho, investigaciones recientes han demostrado que dos meses después de la finalización de la TEC, las autoevaluaciones de la memoria de los pacientes anteriores mejoran notablemente con respecto a su línea de base previa a la TEC y no se pueden distinguir de los controles sanos (Coleman et al. 1996). En pacientes que han recibido TEC, las autoevaluaciones de la memoria muestran poca asociación con los resultados de las pruebas neuropsicológicas objetivas (Cronholm y Ottosson 1963b; Frith et al 1983; Squire y Slater 1983; Weiner et al 1986b; Squire y Zouzounis 1988; Calev et al. 1991a; Coleman et al 1996). Asimismo, en muestras sanas y neurológicas, las evaluaciones subjetivas de la memoria generalmente han mostrado una asociación débil o nula con medidas neuropsicológicas objetivas (Bennett-Levy y Powell 1980; Broadbent et al. 1982; Rabbitt 1982; Larrabee y Levin 1986; Sackeim y Stem 1997). Por el contrario, se observan fuertes asociaciones entre el estado de ánimo y la autoevaluación de la memoria entre los pacientes que han recibido TEC, así como en otras poblaciones (Stieper et al. 1951; Frith et al. 1983; Pettinati y Rosenberg 1984; Weiner et al. 1986b; Mattes y col. 1990; Coleman y col. 1996). En esencia, los pacientes que se benefician más de la TEC en términos de respuesta sintomática suelen reportar la mayor mejora en las evaluaciones subjetivas de la memoria.

Una pequeña minoría de pacientes tratados con TEC informa posteriormente que han sufrido consecuencias devastadoras (Freeman y Kendell 1980, 1986). Los pacientes pueden indicar que tienen amnesia densa que se remonta al pasado para eventos de importancia personal y / o que aspectos generales de la función cognitiva se deterioran de tal manera que ya no pueden participar en ocupaciones anteriores. La rareza de estos informes subjetivos de déficits cognitivos profundos dificulta la determinación de sus tasas base absolutas. Es probable que múltiples factores contribuyan a estas percepciones por parte de antiguos pacientes.

En primer lugar, en algunos pacientes, los autoinformes de déficits profundos inducidos por la TEC pueden ser precisos. Como se señaló, como con cualquier intervención médica, existen diferencias individuales en la magnitud y persistencia de los efectos cognitivos de la TEC. En casos raros, la TEC puede resultar en una amnesia retrógrada más densa y persistente que se remonta a años antes del tratamiento.

En segundo lugar, algunas de las afecciones psiquiátricas tratadas con TEC provocan un deterioro cognitivo como parte de su historia natural. Esto puede ser particularmente probable en pacientes jóvenes en su primer episodio psicótico (Wyatt 1991, 1995) y en pacientes mayores donde la TEC puede desenmascarar un proceso demencial. Si bien en tales casos, el deterioro cognitivo habría ocurrido inevitablemente, la experiencia de efectos secundarios transitorios a corto plazo con la TEC puede sensibilizar a los pacientes para atribuir los cambios persistentes al tratamiento (Squire 1986; Sackeim 1992).

En tercer lugar, como se señaló anteriormente, las evaluaciones subjetivas de la función cognitiva suelen mostrar una escasa asociación con la medición objetiva y una fuerte asociación con las medidas de la psicopatología (Coleman et al. 1996). Sólo un estudio reclutó pacientes con quejas a largo plazo sobre los efectos de la TEC y los comparó con dos grupos de control (Freeman et al. 1980). Las diferencias neuropsicológicas objetivas entre los grupos fueron leves, pero hubo diferencias marcadas en las evaluaciones de la psicopatología y el estado de la medicación. Los pacientes que informaron déficits persistentes debido a la TEC tenían menos probabilidades de haberse beneficiado del tratamiento y tenían más probabilidades de presentar actualmente síntomas y recibir tratamiento psicotrópico (Freeman et al. 1980; Frith et al. 1983).

Recomendaciones

5. 1. General

a) Los médicos que administren TEC deben conocer los principales efectos adversos que pueden acompañar a su uso.

b) El tipo, la probabilidad y la persistencia de los efectos adversos deben considerarse caso por caso en la decisión de recomendar la TEC y en el proceso de consentimiento informado (ver Capítulo 8).

c) Se deben realizar esfuerzos para minimizar los efectos adversos mediante la optimización de la condición médica del paciente antes del tratamiento, las modificaciones apropiadas en la técnica de TEC y el uso de medicamentos complementarios (ver también la Sección 4.1).

5.1.1. Complicaciones cardiovasculares

a) El electrocardiograma (ECG) y los signos vitales (presión arterial, pulso y respiración) deben monitorearse durante cada tratamiento de TEC para detectar arritmias cardíacas e hipertensión (ver Sección 11.8).

b) El equipo de tratamiento con TEC debe estar preparado para manejar las complicaciones cardiovasculares que se sabe están asociadas con la TEC. El personal, los suministros y el equipo necesarios para realizar dicha tarea deben estar fácilmente disponibles (véanse los Capítulos 9 y 10).


5.1.2. Convulsiones prolongadas

Cada instalación debe tener políticas que describan los pasos que se deben tomar para terminar las convulsiones prolongadas y el estado epiléptico (consulte la Sección 11.9.4).

5.1.3 Apnea prolongada

Los recursos para mantener una vía aérea durante un período prolongado, incluida la intubación, deben estar disponibles en la sala de tratamiento (véanse los Capítulos 9 y 10).

Efectos secundarios sistémicos

El dolor de cabeza y las náuseas son los efectos secundarios sistémicos más comunes de la TEC. Se deben identificar los efectos secundarios sistémicos y considerar el tratamiento sintomático.

5.3 Tratamiento Manía emergente

Se deben identificar los casos en los que los pacientes cambian de estados depresivos o afectivamente mixtos a hipomanía o manía durante un curso de TEC, y se debe determinar si continuar o suspender el tratamiento adicional con TEC.

5.4. Disfunción congnitiva

a) La orientación y la función de la memoria deben evaluarse antes de la TEC y periódicamente a lo largo del curso de TEC para detectar y controlar la presencia de disfunción cognitiva relacionada con la TEC (consulte la Sección 12.2.1 para obtener más detalles). Esta evaluación debe prestar atención a los autoinformes del paciente sobre la dificultad de memoria.

b) Según la evaluación de la gravedad de los efectos secundarios cognitivos, el médico que administra la TEC debe tomar las medidas adecuadas. Deben revisarse las contribuciones de los medicamentos, la técnica de la TEC y el espaciamiento de los tratamientos. Las posibles modificaciones del tratamiento incluyen cambiar de la colocación de electrodos bilaterales a unilaterales derechos, disminuir la intensidad de la estimulación eléctrica, aumentar el intervalo de tiempo entre tratamientos y / o alterar la dosis de medicamentos o, si es necesario, finalizar el ciclo de tratamiento.

Tabla 1. Factores de tratamiento que pueden aumentar o disminuir la gravedad de los efectos secundarios cognitivos adversos

Factor de tratamiento Asociado con aumento
efectos secundarios cognitivos
Pasos a seguir para reducir
efectos secundarios cognitivos
Forma de onda de estímulo Onda sinusoidal Cambiar a pulso breve
Colocación de electrodos Bilateral Cambiar a unilateral derecho
Intensidad del estímulo Extremadamente supraumbral Disminuir la dosis eléctrica
Espaciamiento de tratamientos ECT administrada 3-5 veces
por semana
Disminuir frecuencia o detener
ECT
Número de convulsiones por sesión Múltiples (dos o más) convulsiones
por sección
Cambiar a convencional
ECT
Psicotrópico concomitante
medicamentos
Litio, benzodiazepinas,
neurolépticos, antidepresivos
Reducir la dosis o detener
psicotrópicos
Medicamentos anestésicos Una dosis alta puede contribuir a
amnesia
Reducir la dosis según corresponda para
nivel ligero de anestesia

Siguiente: Capítulo 6. Evaluación previa a la TEC
~ ¡Todos en shock! Artículos ECT
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *