Consecuencias y tratamiento del diagnóstico dual

Aprenda sobre el diagnóstico dual, que es una enfermedad mental más un problema de abuso de sustancias concurrente, y la forma más eficaz de tratar un diagnóstico dual.

¿Qué son los servicios de diagnóstico dual?

Los servicios de diagnóstico dual son tratamientos para personas que padecen trastornos concurrentes: enfermedades mentales y abuso de sustancias. Las investigaciones han indicado claramente que, para recuperarse por completo, una persona con un trastorno concurrente necesita tratamiento para ambos problemas; centrarse en uno no garantiza que el otro desaparezca. Los servicios de diagnóstico dual integran la asistencia para cada condición, lo que ayuda a las personas a recuperarse de ambas en un solo entorno, al mismo tiempo.

Los servicios de diagnóstico dual incluyen diferentes tipos de asistencia que van más allá de la terapia o la medicación estándar: alcance asertivo, asistencia para el trabajo y la vivienda, asesoramiento familiar, incluso administración de dinero y relaciones. El tratamiento personalizado se considera a largo plazo y puede iniciarse en cualquier etapa de recuperación en la que se encuentre la persona. La positividad, la esperanza y el optimismo son la base del tratamiento integrado.

¿Con qué frecuencia las personas con enfermedades mentales graves también experimentan un problema de abuso de sustancias concurrente?

Hay una falta de información sobre el número de personas con trastornos concurrentes, pero las investigaciones han demostrado que los trastornos son muy comunes. Según informes publicados en el Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA):

  • Aproximadamente el 50 por ciento de las personas con trastornos mentales graves se ven afectados por el abuso de sustancias.
  • El treinta y siete por ciento de los que abusan del alcohol y el 53 por ciento de los que abusan de las drogas también tienen al menos una enfermedad mental grave.
  • De todas las personas diagnosticadas con enfermedades mentales, el 29 por ciento abusa del alcohol o las drogas.

Los mejores datos disponibles sobre la prevalencia de trastornos concurrentes se derivan de dos encuestas principales: la Encuesta del Área de Captación Epidemiológica (ECA) (administrada en 1980-1984) y la Encuesta Nacional de Comorbilidad (NCS), administrada entre 1990 y 1992.

Los resultados de la Encuesta NCS y ECA indican altas tasas de prevalencia de trastornos concurrentes por abuso de sustancias y trastornos mentales, así como un mayor riesgo para las personas con un trastorno por abuso de sustancias o un trastorno mental de desarrollar un trastorno concurrente. Por ejemplo, la NCS encontró que:

  • El 42,7 por ciento de las personas con un trastorno adictivo de 12 meses tenía al menos un trastorno mental de 12 meses.
  • El 14,7 por ciento de las personas con un trastorno mental de 12 meses tenía al menos un trastorno adictivo de 12 meses.

La encuesta ECA encontró que las personas con trastornos mentales graves tenían un riesgo significativo de desarrollar un trastorno por uso de sustancias durante su vida. Específicamente:

  • El 47 por ciento de las personas con esquizofrenia también tenían un trastorno por abuso de sustancias (más de cuatro veces más probable que la población general).
  • El 61 por ciento de las personas con trastorno bipolar también tenían un trastorno por abuso de sustancias (más de cinco veces más probable que la población general).

Los estudios continuos apoyan estos hallazgos, que estos trastornos parecen ocurrir con mucha más frecuencia de lo que se pensaba anteriormente, y que se deben desarrollar tratamientos integrados apropiados.

¿Cuáles son las consecuencias de la coexistencia de una enfermedad mental grave y el abuso de sustancias?

Para el paciente, las consecuencias son numerosas y duras. Las personas con un trastorno concurrente tienen estadísticamente una mayor propensión a la violencia, el incumplimiento de los medicamentos y la falta de respuesta al tratamiento que los consumidores con solo abuso de sustancias o una enfermedad mental. Estos problemas también se extienden a las familias, amigos y compañeros de trabajo de estos consumidores.

Desde el punto de vista de la salud, tener una enfermedad mental y un trastorno por abuso de sustancias simultáneamente conduce con frecuencia a un funcionamiento deficiente en general y a una mayor probabilidad de recaída. Estos pacientes entran y salen de hospitales y programas de tratamiento sin un éxito duradero. Las personas con diagnóstico dual también tienden a tener discinesia tardía (DT) y enfermedades físicas con más frecuencia que aquellas con un solo trastorno, y experimentan más episodios de psicosis. Además, los médicos a menudo no reconocen la presencia de trastornos por abuso de sustancias y trastornos mentales, especialmente en los adultos mayores.

Socialmente, las personas con enfermedades mentales a menudo son susceptibles a trastornos concurrentes debido a la «deriva hacia abajo». En otras palabras, como consecuencia de su enfermedad mental, pueden encontrarse viviendo en barrios marginales donde prevalece el consumo de drogas. Al tener grandes dificultades para desarrollar relaciones sociales, algunas personas se encuentran más fácilmente aceptadas por grupos cuya actividad social se basa en el consumo de drogas. Algunos pueden creer que una identidad basada en la adicción a las drogas es más aceptable que una basada en una enfermedad mental.

Las personas con trastornos concurrentes también tienen muchas más probabilidades de quedarse sin hogar o encarceladas. Se estima que el 50 por ciento de los adultos sin hogar con enfermedades mentales graves tienen un trastorno por abuso de sustancias concomitante. Mientras tanto, se estima que el 16% de los presos y reclusos tienen graves trastornos mentales y por abuso de sustancias. Entre los detenidos con trastornos mentales, el 72 por ciento también tiene un trastorno de abuso de sustancias concurrente.

Las consecuencias para la sociedad se derivan directamente de lo anterior. Solo el tratamiento de ida y vuelta que se brinda actualmente a las personas no violentas con diagnóstico dual es costoso. Además, los consumidores violentos o criminales, por muy injustamente afectados que estén, son peligrosos y también costosos. Aquellos con trastornos concurrentes tienen un alto riesgo de contraer el SIDA, una enfermedad que puede afectar a la sociedad en general. Los costos aumentan aún más cuando estas personas, como se ha demostrado que hacen las personas con trastornos concurrentes, reciclan a través de los sistemas de salud y justicia penal una y otra vez. Sin el establecimiento de programas de tratamiento más integrados, el ciclo continuará.

¿Por qué es tan importante un enfoque integrado para el tratamiento de enfermedades mentales graves y problemas de abuso de sustancias?

A pesar de la gran cantidad de investigaciones que respaldan su éxito, el tratamiento integrado todavía no está ampliamente disponible para los consumidores. Aquellos que luchan tanto con enfermedades mentales graves como con el abuso de sustancias se enfrentan a problemas de enormes proporciones. Los servicios de salud mental tienden a no estar bien preparados para tratar con pacientes que tienen ambas aflicciones. A menudo, solo se identifica uno de los dos problemas. Si se reconocen ambos, el individuo puede ir y venir entre los servicios para enfermedades mentales y los de abuso de sustancias, o puede que cada uno de ellos le niegue el tratamiento. Los servicios fragmentados y descoordinados crean una brecha de servicio para las personas con trastornos concurrentes.

Brindar servicios integrados apropiados para estos consumidores no solo permitirá su recuperación y una mejor salud en general, sino que también puede mejorar los efectos que sus trastornos tienen en su familia, amigos y la sociedad en general. Al ayudar a estos consumidores a permanecer en tratamiento, encontrar vivienda y trabajo, y desarrollar mejores habilidades sociales y juicio, podemos potencialmente comenzar a disminuir sustancialmente algunos de los problemas sociales más siniestros y costosos: crimen, VIH / SIDA, violencia doméstica y más.

Existe mucha evidencia de que el tratamiento integrado puede ser eficaz. Por ejemplo:

  • Las personas con un trastorno por abuso de sustancias tienen más probabilidades de recibir tratamiento si tienen un trastorno mental concurrente.
  • Las investigaciones muestran que cuando los consumidores con diagnóstico dual superan con éxito el abuso del alcohol, su respuesta al tratamiento mejora notablemente.

Con la educación continua sobre los trastornos concurrentes, es de esperar que haya más tratamientos y una mejor comprensión en camino.

¿Qué implica un tratamiento integrado eficaz?

El tratamiento integrado eficaz consiste en los mismos profesionales de la salud, que trabajan en un solo entorno, y brindan el tratamiento adecuado tanto para la salud mental como para el abuso de sustancias de manera coordinada. Los cuidadores se encargan de que las intervenciones se agrupen; los consumidores, por lo tanto, reciben un tratamiento constante, sin división entre salud mental o asistencia por abuso de sustancias. El enfoque, la filosofía y las recomendaciones son perfectos y se elimina la necesidad de consultar con equipos y programas separados.

El tratamiento integrado también requiere el reconocimiento de que la consejería por abuso de sustancias y la consejería tradicional en salud mental son enfoques diferentes que deben conciliarse para tratar los trastornos concurrentes. No es suficiente simplemente enseñar habilidades de relación a una persona con trastorno bipolar. También deben aprender a explorar cómo evitar las relaciones que están entrelazadas con su abuso de sustancias.

Los proveedores deben reconocer que la negación es una parte inherente del problema. Los pacientes a menudo no conocen la gravedad y el alcance del problema. La abstinencia puede ser un objetivo del programa, pero no debe ser una condición previa para iniciar el tratamiento. Si los clientes con doble diagnóstico no encajan en los grupos locales de Alcohólicos Anónimos (AA) y Narcóticos Anónimos (NA), se podrían desarrollar grupos especiales de pares basados ​​en los principios de AA.

Los clientes con un diagnóstico dual deben proceder a su propio ritmo en el tratamiento. Un modelo de enfermedad del problema. debería usarse en lugar de uno moralista. Los proveedores deben transmitir una comprensión de lo difícil que es terminar con un problema de adicción y dar crédito por cualquier logro. Se debe prestar atención a las redes sociales que pueden servir como reforzadores importantes. Los clientes deben tener la oportunidad de socializar, tener acceso a actividades recreativas y desarrollar relaciones con sus compañeros. A sus familias se les debe ofrecer apoyo y educación mientras aprenden a no reaccionar con la culpa o la culpa, sino a aprender a lidiar con dos enfermedades que interactúan.

¿Cuáles son los factores clave para un tratamiento integrado eficaz?

Hay una serie de factores clave en un programa de tratamiento integrado.

El tratamiento debe abordarse en etapas. Primero, se establece la confianza entre el consumidor y el cuidador. Esto ayuda a motivar al consumidor a aprender las habilidades para controlar activamente sus enfermedades y enfocarse en los objetivos. Esto ayuda a mantener al consumidor encaminado, evitando recaídas. El tratamiento puede comenzar en cualquiera de estas etapas; el programa se adapta al individuo.

Alcance asertivo Se ha demostrado que atrae y retiene a los clientes a un ritmo elevado, mientras que aquellos que no incluyen el alcance pierden clientes. Por lo tanto, programas efectivos, a través de una gestión intensiva de casos, reuniones en la residencia del consumidor y otros métodos para desarrollar una relación confiable con el cliente, aseguran que más consumidores sean monitoreados y asesorados consistentemente.

El tratamiento eficaz incluye intervenciones motivacionales, que, a través de la educación, el apoyo y el asesoramiento, ayudan a empoderar a los clientes profundamente desmoralizados para que reconozcan la importancia de sus objetivos y el autocontrol de sus enfermedades.

Por supuesto, el asesoramiento es un componente fundamental de los servicios de diagnóstico dual. Asesoramiento ayuda a desarrollar patrones de afrontamiento positivos, así como también promueve las habilidades cognitivas y conductuales. La consejería puede ser en forma de terapia individual, grupal o familiar o una combinación de estas.

Un consumidor apoyo social es critico. Su entorno inmediato tiene un impacto directo en sus elecciones y estados de ánimo; por lo tanto, los consumidores necesitan ayuda para fortalecer las relaciones positivas y deshacerse de las que fomentan el comportamiento negativo.

Programas de tratamiento integrados efectivos ver la recuperación como un proceso a largo plazo basado en la comunidad, uno que puede tardar meses o, más probablemente, años en someterse. La mejora es lenta incluso con un programa de tratamiento constante. Sin embargo, este enfoque previene las recaídas y mejora las ganancias del consumidor.

Para ser efectivo, un programa de diagnóstico dual debe ser exhaustivo, teniendo en cuenta una serie de aspectos de la vida: manejo del estrés, redes sociales, empleo, vivienda y actividades. Estos programas ven el abuso de sustancias como algo entrelazado con la enfermedad mental, no como un tema separado y, por lo tanto, brindan soluciones para ambas enfermedades al mismo tiempo.

Por último, los programas de tratamiento integrados eficaces deben contener elementos de sensibilidad y competencia cultural incluso para atraer a los consumidores, y mucho menos retenerlos. Varios grupos, como los afroamericanos, las personas sin hogar, las mujeres con niños, los hispanos y otros, pueden beneficiarse de los servicios adaptados a sus necesidades raciales y culturales particulares.

Fuente: Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *