Diente de león

El diente de león es un remedio a base de hierbas que se utiliza como estimulante del apetito, ayuda digestiva y diurético natural.  Aprenda sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios del diente de león.

El diente de león es un remedio a base de hierbas que se utiliza como estimulante del apetito, ayuda digestiva y diurético natural. Aprenda sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios del diente de león.

Nombre botánico:Taraxacum officinale
Nombres comunes:Diente de león

  • Visión general
  • Descripción de la planta
  • Piezas utilizadas
  • Usos e indicaciones medicinales
  • Formularios disponibles
  • Cómo tomarlo
  • Precauciones
  • Posibles interacciones
  • Investigación de apoyo

Visión general

Si bien muchas personas piensan en el diente de león común (Taraxacum officinale) como una mala hierba molesta, los herbolarios la consideran una hierba valiosa con muchos usos culinarios y medicinales. El diente de león es una rica fuente de vitaminas A, complejo B, C y D, además de minerales como hierro, potasio y zinc. Sus hojas se usan a menudo para agregar sabor a ensaladas, sándwiches y tés. Las raíces se pueden encontrar en algunos sucedáneos del café y las flores se utilizan para elaborar ciertos vinos.

En la medicina tradicional, las raíces y hojas de diente de león se han utilizado para tratar problemas hepáticos. Los nativos americanos también usaban decocciones de diente de león para tratar enfermedades renales, hinchazón, problemas de la piel, acidez y malestar estomacal. Los médicos chinos tradicionalmente usaban el diente de león para tratar trastornos digestivos, apendicitis y problemas de los senos (como inflamación o falta de flujo de leche). En Europa, los herbolarios lo incorporaron a los remedios para la fiebre, los furúnculos, los problemas oculares, la diabetes y la diarrea.



Estimulante natural del apetito

Hoy en día, las raíces de diente de león se utilizan principalmente como estimulante del apetito y ayuda digestiva mientras que las hojas de diente de león se utilizan como diurético para estimular la excreción de orina.

Descripción de la planta

Cientos de especies de diente de león crecen en las regiones templadas de Europa, Asia y América del Norte. El diente de león es una planta perenne resistente y variable que puede crecer hasta una altura de casi 12 pulgadas. Los dientes de león tienen hojas con muescas profundas, con dientes, parecidas a una espátula, que son brillantes y sin pelo. Los tallos del diente de león están coronados por una cabeza de flores de color amarillo brillante. Las hojas acanaladas canalizan el flujo de lluvia hacia la raíz.

Las flores de diente de león son sensibles a la luz, por lo que se abren con el sol por la mañana y se cierran por la noche o durante el clima sombrío. Las raíces de color marrón oscuro son carnosas y quebradizas y están llenas de una sustancia lechosa blanca que es amarga y ligeramente olorosa.

Piezas utilizadas

Las hojas de diente de león producen un efecto diurético mientras que las raíces actúan como estimulante del apetito y ayuda digestiva.

Usos e indicaciones medicinales

El diente de león es un diurético natural que aumenta la producción de orina al promover la excreción de sales y agua del riñón. El diente de león se puede usar para una amplia gama de afecciones que requieren un tratamiento diurético suave, como mala digestión, trastornos hepáticos e hipertensión arterial. Una ventaja del diente de león sobre otros diuréticos es que el diente de león es una fuente de potasio, un nutriente que a menudo se pierde mediante el uso de otros diuréticos naturales y sintéticos.

Las hierbas de diente de león frescas o secas también se utilizan como estimulantes suaves del apetito y para mejorar el malestar estomacal (como sensación de saciedad, flatulencia y estreñimiento). Se cree que la raíz de la planta de diente de león tiene efectos laxantes suaves y se usa a menudo para mejorar la digestión.

Algunos estudios preliminares en animales sugieren que el diente de león puede ayudar a normalizar los niveles de azúcar en la sangre y mejorar los perfiles de lípidos (es decir, reducir el colesterol total y los triglicéridos mientras aumenta el HDL [«good»] colesterol) en ratones diabéticos. Sin embargo, no todos los estudios en animales han tenido el mismo efecto positivo sobre el azúcar en sangre. Además, es necesario realizar investigaciones en las personas para saber si este uso tradicional para la diabetes (ver Descripción general) tiene mérito en la actualidad.


Formularios disponibles

Las hierbas y raíces de diente de león están disponibles frescas o secas en una variedad de formas que incluyen tinturas, té preparado o cápsulas.

Cómo tomarlo

Pediátrico

Para mejorar la digestión, ajuste la dosis recomendada para adultos para tener en cuenta el peso del niño. La mayoría de las dosis de hierbas para adultos se calculan sobre la base de un adulto de 150 lb (70 kg). Por lo tanto, si el niño pesa 50 lb (20 a 25 kg), la dosis apropiada de diente de león para este niño sería 1/3 de la dosis para adultos.

Adulto

El diente de león se puede utilizar en una variedad de formas disponibles.

  • Infusión de hojas secas: 4 a 10 g tres veces al día
  • Decocción de raíz seca: 2 a 8 g tres veces al día
  • Hierbas (tallos y hojas): 4 a 10 g tres veces al día
  • Tintura de hojas (1: 5) en 30% de alcohol: 100 a 150 gotas tres veces al día
  • Extracto en polvo (4: 1) de hojas: 500 mg una a tres veces al día
  • Extracto en polvo (4: 1) raíz: 500 mg una a tres veces al día
  • Tintura de raíz (1: 2) raíz fresca en 45% de alcohol: 100 a 150 gotas tres veces al día

Precauciones

El uso de hierbas es un enfoque tradicional para fortalecer el cuerpo y tratar enfermedades. Sin embargo, las hierbas contienen sustancias activas que pueden desencadenar efectos secundarios e interactuar con otras hierbas, suplementos o medicamentos. Por estas razones, las hierbas deben tomarse con cuidado, bajo la supervisión de un profesional con conocimientos en el campo de la medicina botánica.



El diente de león generalmente se considera seguro. Algunas personas, sin embargo, pueden desarrollar una reacción alérgica al tocar el diente de león y otras pueden desarrollar llagas en la boca.

Las personas con problemas de vesícula biliar y cálculos biliares deben consultar a un médico antes de comer diente de león.

Posibles interacciones

Si actualmente está siendo tratado con alguno de los siguientes medicamentos, no debe usar preparaciones de diente de león sin antes hablar con su proveedor de atención médica.

Diente de león y litio

Los estudios en animales sugieren que el diente de león puede empeorar los efectos secundarios asociados con el litio, un medicamento comúnmente utilizado para tratar la depresión maníaca.

Antibióticos, quinolona

Una especie de diente de león, Taraxacum mongolicum, también llamado diente de león chino, puede disminuir la absorción de antibióticos quinolónicos (como ciprofloxacina, ofloxacina y levofloxacina) del tracto digestivo. No se sabe si Taraxacum officinale, o el diente de león común, interactuaría con estos antibióticos de la misma manera. Como precaución, el diente de león no debe tomarse al mismo tiempo que estos antibióticos.

de regreso: Página de inicio de tratamientos a base de hierbas

Investigación de apoyo

Blumenthal M, Goldberg A, Brinckmann J. Medicina herbaria: Monografías ampliadas de la Comisión E. Newton, MA: Comunicaciones de Medicina Integrativa; 2002: 78-83.

Brinker F. Contraindicaciones e interacciones farmacológicas de las hierbas. 2ª ed. Sandy, Ore: Medicina ecléctica; 1998: 65-66.

Cho SY, Park JY, Park EM, et al. Alternancia de las actividades de las enzimas antioxidantes hepáticas y el perfil lipídico en ratas diabéticas inducidas por estreptozotocina mediante la suplementación con extracto de agua de diente de león. Clin Chim Acta. 2002; 317 (1-2): 109-117.

Davies MG, Kersey PJ. Alergia de contacto a milenrama y diente de león. Dermatitis de contacto. 1986; 14 (ISS 4): 256-7.

Foster S, Tyler VE. Tyler’s Honest Herbal. 4ª ed. Nueva York: The Haworth Herbal Press; 1999: 137-138.

Gruenwald J, Brendler T, Jaenicke C. PDR para medicamentos a base de hierbas. 2ª ed. Montvale, Nueva Jersey: Medical Economics Company; 2000: 245-246.

Mascolo N y col. Cribado biológico de plantas medicinales italianas para determinar su actividad antiinflamatoria. Fitoterapia Res. 1987: 28-29.

Miller L. Herbal Medicinals: Consideraciones clínicas seleccionadas que se centran en las interacciones farmacológicas y potenciales conocidas o potenciales. Arch Intern Med. 1998; 158: 2200-2211.

Newall C, Anderson L, Phillipson J. Herbal Medicines: Una guía para profesionales de la salud. Londres, Inglaterra: Pharmaceutical Press; 1996: 96-97.

Petlevski R, Hadzija M, Slijepcevic M, Juretic D. Efecto de la preparación a base de hierbas ‘antidiabetis’ sobre la glucosa sérica y la fructosamina en ratones NOD. J Ethnopharmacol. 2001; 75 (2-3): 181-184.

Swanston-Flatt SK, Día C, Flatt PR, Gould BJ, Bailey CJ. Efectos glucémicos de los tratamientos vegetales tradicionales europeos para la diabetes. Estudios en ratones normales y diabéticos con estreptozotocina. Diabetes Res. 1989; 10 (2): 69-73.

White L, Mavor S. Kids, Hierbas, Salud. Loveland, Colorado: Interweave Press; 1998: 22, 28.

de regreso: Página de inicio de tratamientos a base de hierbas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *