El Cirujano General de EE. UU. Dice que las minorías enfrentan mayores obstáculos hacia la atención de la salud mental que los blancos

La discriminación, el estigma y la pobreza a menudo contribuyen a que las minorías no reciban tratamiento para los trastornos mentales.

La discriminación, el estigma y la pobreza a menudo contribuyen a que las minorías no reciban tratamiento para los trastornos mentales, según un informe presentado por el Cirujano General de EE. UU. David Satcher.

En un suplemento de su primer informe sobre salud mental en 1, Satcher enfatizó que los negros, hispanos, asiáticos / isleños del Pacífico, indígenas estadounidenses y nativos de Alaska enfrentan los mayores desafíos, en parte porque muchos dentro de esas comunidades han pasado sin tratamiento o han recibido una atención deficiente.

«La incapacidad para abordar estas disparidades se está manifestando en términos humanos y económicos en todo el país: en nuestras calles, en los refugios para personas sin hogar, en las instituciones de salud pública, en los sistemas de cuidado de crianza, en nuestras prisiones y en nuestras cárceles», dijo Satcher en una reunión. de la Asociación Americana de Psicología en San Francisco.

El informe de 200 páginas «Salud mental: cultura, raza y etnia, «cita la pobreza y la falta de seguro como factores clave por los que muchas minorías no reciben una atención de salud mental adecuada. Encontró que las minorías raciales y étnicas tienen menos probabilidades que los blancos de tener acceso al tratamiento, y las que lo reciben a menudo reciben una atención de menor calidad cuidado.

«El costo y el estigma son dos barreras importantes que debemos superar», dijo Satcher. «Muchos planes de seguro no cubren el costo de la atención de salud mental y pocas personas pueden pagar esos servicios de su bolsillo».

Satcher instó a los trabajadores de salud mental a utilizar factores como el idioma, la religión y la curación popular para llegar a los pacientes, o al menos para comprender y apreciar sus diferencias culturales.

Además de la investigación, Satcher también dijo que se necesita más educación y trabajo en la «primera línea» con los proveedores de atención primaria y los trabajadores sociales. Dijo que su conocimiento de las enfermedades mentales debería incrementarse para educar a las minorías sobre los trastornos psiquiátricos y ayudar a los pacientes a recibir la atención adecuada.

«Si bien no podemos cambiar el pasado, ciertamente podemos ayudar a dar forma a un futuro mejor», dijo Satcher. «Este informe ofrece una visión para superar estas disparidades».

El estudio encontró que el 22 por ciento de las familias negras viven en la pobreza y alrededor del 25 por ciento no tienen seguro. Y aunque la tasa de enfermedades mentales entre los negros no es más alta que la de los blancos en general, los trastornos mentales son más frecuentes entre los negros en poblaciones vulnerables como las personas sin hogar, los encarcelados y los niños en hogares de acogida.

Los hispanos también comparten una tasa similar de trastornos mentales con los blancos, pero los jóvenes hispanos tienen una mayor probabilidad de sufrir depresión y ansiedad. Además, alrededor del 40 por ciento de la población hispana en Estados Unidos informó que no habla bien inglés. La tasa de pacientes sin seguro es más alta entre los hispanos, con un 37 por ciento, el doble que la de los blancos.

La discriminación, el estigma y la pobreza a menudo contribuyen a que las minorías no reciban tratamiento para los trastornos mentales.En general, las minorías comparten la misma prevalencia de trastornos mentales que los blancos, informa el estudio. Esa tasa excluye a los grupos de alto riesgo, como las personas sin hogar, encarceladas o institucionalizadas.

La prevalencia anual general de trastornos mentales en todo el país es de aproximadamente el 21 por ciento de adultos y niños.

El informe encontró que la escasa investigación hizo que fuera aún más difícil predecir el nivel de necesidad dentro de grupos más pequeños, como los indígenas estadounidenses, los nativos de Alaska, los asiáticos y los isleños del Pacífico.

Los indios estadounidenses y los nativos de Alaska tienen 1,5 veces más probabilidades de suicidarse que la población en general, dijo Satcher. Los estadounidenses de origen asiático tienen la tasa más baja de utilización de los servicios de salud mental de todos los grupos, y los que buscan ayuda suelen ser aquellos con afecciones muy graves.

Más minorías que trabajan en el campo de la salud mental podrían ayudar a las minorías a sentirse más cómodas buscando ayuda, dijo Satcher.

«No podemos esperar hasta tener suficientes psicólogos afroamericanos o psiquiatras indios americanos o hispanos», dijo Satcher. «Hoy debemos encontrar una manera de hacer que nuestro sistema sea más relevante para las necesidades de estas poblaciones».

Fuente: Associated Press, 27 de agosto de 2001

Siguiente: ¿Podría ser hipotiroidismo?
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *