ESTRÉS ¿QUÉ ES? ¿QUÉ LO PRODUCE? ¿CÓMO MANEJARLO?

Hoy en día, cada vez más personas se sienten desbordadas por su ritmo de vida, trabajo, familia, quehaceres domésticos, relaciones sociales … muchos experimentan un gran desasosiego, angustia y ansiedad.

¿Qué es el estrés? Es básicamente una respuesta de nuestro organismo, ante un acontecimiento/situación que demanda más recursos de lo habitual, ya sea a nivel físico o mental. ¿Es malo el estrés? … en realidad es necesario, sin él no seríamos capaces de enfrentarnos a los retos que nos surgen o a situaciones de peligro, que requieren nuestra atención de manera inmediata, el estrés nos activa y permite que realicemos esa tarea de manera adecuada.

El problema surge cuando esa situación se prolonga y/o cronifica o el esfuerzo que exige es desproporcionado, es entonces cuando empezamos a tener problemas y a experimentar ansiedad o depresión. El estrés afecta a todos los niveles: físico, emocional y cognitivo.

La Organización Mundial de la Salud indica que al menos seis millones de españoles sufren depresión en mayor o menor grado. La Organización Mundial de la Salud predice que para el año 2020 la depresión relacionada con el estrés crónico será la segunda causa de invalidez en el mundo.

Según últimos estudios neurológicos de la Universidad de Palo Alto California, el estrés crónico puede dañar el cerebro, en trabajos de laboratorio se ha comprobado que durante situaciones de estrés crónico, nuestro cuerpo produce una serie de sustancias, glucocorticoides, llamadas también hormonas del estrés que dañan y matan células asociadas a la memoria, en el hipocampo.clock-883675_1920

También otras manifestaciones físicas de estrés serían la hipertensión, la diabetes (desajuste metabólico entre el azúcar y la insulina) y la artritis.

Otros problemas que puede producir o agravar si ya los tenemos:

  • Cansancio o agotamiento.
  • Poca concentración o mala memoria.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Dolor de cabeza, sudoración, nerviosismo.
  • Problemas para dormir o comer.
  • Calambres abdominales o náuseas.
  • Cambios anímicos, irritabilidad, impaciencia, mal genio e ira.
  • Ansiedad, preocupación, miedo y depresión.
  • Presión arterial alta, dolores en el pecho, enfermedad cardíaca, ataque al corazón, derrame cerebral.

¿Qué causa el estrés?

Pueden ser, tanto las cosas grandes como las pequeñas, a veces es una suma de situaciones, por ejemplo:

  • Problemas normales de todos los días: las prisas para ir y volver del trabajo, problemas con el ordenador, pérdida de algún objetos, mal humor de otras personas.
  • Situaciones específicas: hablar en público, una entrevista de trabajo, una cita a ciegas, tener que cumplir con fechas límite del trabajo.
  • Eventos importantes: un matrimonio, un divorcio, el nacimiento de un bebé, un nuevo empleo, una mudanza, una enfermedad grave, la muerte de un ser querido.
  • Otros problemas: problemas familiares, problemas de pareja, preocupaciones financieras, problemas laborales.

Como decíamos al principio, es normal sentirse estresado en algunas ocasiones, nadie lleva una vida libre de estrés, pero lo importante es manejar el estrés para que este no domine nuestra vida.

Maneras saludables de sobrellevarlo

  • Dormir lo suficiente.
  • Mantenerse físicamente activo.
  • Respirar y relajarse.
  • Hablar de lo que le preocupa.
  • Escribir sobre lo que le preocupa.
  • Trátese bien.
  • Dedíquese tiempo para sí mismo.
  • Evite complicarse la vida más de lo necesario.
  • Tenga sentido del humor.

En ocasiones, podríamos no darnos cuenta de que estamos sufriendo un estrés considerable y podría pasarnos lo que a la rana del cuento “si arroja una rana viva a una cazuela de agua hirviendo, lo más probable es que la rana al notar el agua en ebullición, en milésimas de segundo, salte fuera de la cazuela humeante, pero si mete la misma rana en la misma cazuela, esta vez llena de agua fría, la rana se sentirá cómoda en su elemento y no saltará. Luego caliente progresivamente el agua y verá como la rana termina cociéndose sin que apenas se entere”.

¿Qué ha ocurrido? Simplemente que la segunda vez, la rana no detecta los pequeños cambios de temperatura, percibe una agradable tibieza que acaba llevándole a la muerte y cuando quiere reaccionar ya es tarde porque carece de fuerzas.

A menudo se requiere ayuda profesional, el médico de familia, un psicólogo y/o psiquiatra, puede ayudarle a controlar el estrés, hay técnicas de control de estrés que son muy útiles y que el profesional de la salud recomendará y aplicará una u otra en función del problema.

Tenga en cuenta también, que la salud no es simplemente física, si no un estado de bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedad (como ha definido la Organización Mundial de la Salud).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *