Impacto de los antidepresivos en el embarazo en el feto

Los resultados de estudios recientes sobre el uso de antidepresivos durante el embarazo son un poco confusos, pero muestran que es importante considerar la salud mental de la madre.

Exposición intrauterina a antidepresivos

Los datos sobre el riesgo de malformaciones fetales y eventos adversos periparto asociados con la exposición intrauterina a antidepresivos son tranquilizadores, especialmente con respecto a los tricíclicos y algunos de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Sin embargo, los datos prospectivos sobre las secuelas neuroconductuales a largo plazo asociadas con dicha exposición son mucho más limitados.

En los últimos años, se han publicado algunos estudios en los que los investigadores rastrearon la función neuroconductual durante un período de meses a años en niños expuestos a ISRS en el útero. Si bien es emocionante tener información nueva en esta área previamente desconocida, algunos de los datos son inconsistentes y han generado confusión entre los pacientes y los proveedores de atención médica.

Un estudio reciente realizado por investigadores del Programa Motherisk de la Universidad de Toronto evaluó prospectivamente el desarrollo neurológico de 86 niños de entre 15 y 71 meses que estuvieron expuestos a fluoxetina (Prozac) o un antidepresivo tricíclico durante el embarazo.

El estudio no mostró diferencias en los índices neuroconductuales bien establecidos entre estos niños y 36 niños no expuestos de mujeres no deprimidas (Am. J. Psychiatry 159[11]: 1889-95, 2002). Este estudio fue un seguimiento de un estudio anterior que analizó la función neuroconductual en niños expuestos a estos medicamentos solo durante el primer trimestre, y los resultados fueron consistentes.

Es de destacar que la duración de la depresión materna fue un predictor negativo significativo de la función cognitiva en los niños; por ejemplo, el número de episodios depresivos después del parto se asoció negativamente con las puntuaciones de lenguaje. Estos datos respaldan el hallazgo ahora bien establecido de que un trastorno del estado de ánimo posparto no controlado puede tener efectos adversos en el desarrollo neurocognitivo del bebé.

En un estudio publicado en abril, los investigadores de la Universidad de Stanford compararon los resultados perinatales y neuroconductuales de 31 niños expuestos en el útero a fluoxetina, sertralina (Zoloft), fluvoxamina (Luvox) o paroxetina (Paxil), con los de 13 niños cuyas madres tenían un trastorno depresivo mayor y recibieron psicoterapia pero no tomaron medicación durante el embarazo.

Cuando se evaluó entre las edades de 6 y 40 meses, los niños expuestos a ISRS tuvieron puntuaciones significativamente más bajas en los índices psicomotores y en la función neuroconductual (J. Pediatr. 142[4]: 402-08, 2003).

En la superficie, los resultados de estos dos estudios son algo confusos: entre las posibles explicaciones para los diferentes hallazgos se encuentran las limitaciones metodológicas del estudio de Stanford. El estudio Motherisk fue un estudio controlado en el que se evaluó prospectivamente el estado de ánimo materno durante el embarazo y el período posparto. Pero el estado de ánimo de las mujeres en el estudio de Stanford no se evaluó de forma prospectiva; un número significativo ya había dado a luz cuando se les pidió que recordaran cuál era su estado de ánimo durante el embarazo. Como resultado, se desconoce el impacto de la terapia antidepresiva en su estado de ánimo. Este es un factor de confusión importante debido a la gran cantidad de datos que indican que los trastornos del estado de ánimo materno pueden afectar negativamente la función neuroconductual en los niños.

Los resultados del estudio de Stanford son interesantes, pero dadas estas limitaciones metodológicas, es particularmente difícil sacar conclusiones o utilizar los hallazgos para informar la atención clínica. Ciertamente, no hay nada en estos hallazgos que sugiera que las mujeres deban evitar tomar antidepresivos durante el embarazo.

Los autores de Stanford, que reconocieron la dificultad de controlar ciertas variables de confusión y concluyeron que debería ser visto como un estudio piloto, aún deben ser elogiados por sus esfuerzos para realizar evaluaciones prospectivas de neuroconducta y abordar el potencial de teratogenicidad conductual, información que es profundamente ausente en la literatura.

Múltiples estudios han demostrado la importancia de mantener a las mujeres eutímicas durante el embarazo, a la luz de los efectos adversos de la depresión materna sobre el resultado perinatal y hasta qué punto la depresión materna durante el embarazo predice la depresión posparto.

En estudios futuros, será importante incluir evaluaciones prospectivas tanto del estado de ánimo materno como de la exposición a las drogas, de modo que las dos variables puedan separarse en términos de su contribución relativa tanto al resultado perinatal como al resultado neuroconductual a largo plazo.

El Dr. Lee Cohen es psiquiatra y director del programa de psiquiatría perinatal del Hospital General de Massachusetts, Boston. Es consultor y ha recibido apoyo para la investigación de los fabricantes de varios ISRS. También es consultor de Astra Zeneca, Lilly y Jannsen, fabricantes de antipsicóticos atípicos. Originalmente escribió este artículo para ObGyn News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *