Introducción a la evaluación neuropsicológica

¿Qué implica una evaluación neuropsicológica?  Lea sobre las herramientas que se utilizan para estudiar el funcionamiento del cerebro midiendo el comportamiento.La neuropsicología clínica es un campo de actividad especializado que busca aplicar el conocimiento de las relaciones cerebro-comportamiento humano a los problemas clínicos. Las relaciones cerebro-comportamiento humano se refieren al estudio de las asociaciones derivadas de la investigación entre el comportamiento de un individuo, tanto normal como anormal, y el funcionamiento de su cerebro. El neuropsicólogo clínico toma medidas extensivas de una variedad de tipos de comportamiento humano, incluido el lenguaje receptivo y expresivo, las habilidades para resolver problemas, las habilidades de razonamiento y conceptualización, el aprendizaje, la memoria, las habilidades perceptivo-motoras, etc. mediciones, se pueden extraer una variedad de inferencias relacionadas directamente con el funcionamiento del cerebro de un individuo. En neuropsicología clínica, el funcionamiento y la condición del cerebro de un individuo se evalúan tomando medidas de su funcionamiento intelectual, emocional y sensorial-motor.

Al estudiar el funcionamiento del cerebro midiendo la conducta, el neuropsicólogo clínico hace uso de un conjunto de herramientas especializadas que se denomina apropiadamente evaluación clínica neuropsicológica. Este instrumento generalmente se compone de numerosos procedimientos psicológicos y neuropsicológicos que miden diversas habilidades y destrezas. Algunos de estos procedimientos provienen de la psicología (WAIS-R, Form Board en TPT) y otros se han desarrollado específicamente a partir de la investigación neuropsicológica (Prueba de categoría, Prueba de percepción de sonidos del habla, etc.). Estos procedimientos estrictamente neuropsicológicos componen la mayor parte de la evaluación, especialmente porque fueron desarrollados específicamente para evaluar el funcionamiento del cerebro midiendo capacidades mentales superiores. Otros procedimientos de la evaluación se tomaron directamente de la neurología (ciertos elementos sobre la detección de afasia; examen de percepción sensorial) y se estandarizaron en su administración. Algunos de los procedimientos de la evaluación son bastante homogéneos en el sentido de que dependen principalmente de una habilidad o habilidad para el éxito o el fracaso (la prueba de oscilación del dedo se basa principalmente en la velocidad de golpeteo del motor). Otros procedimientos son más heterogéneos y dependen de la interacción organizada y compleja de varias destrezas o habilidades distintas para el éxito (Prueba de desempeño táctil: capacidad de percepción táctil; apreciación del espacio bidimensional; capacidad de planificación y secuenciación; etc.). En total, la evaluación neuropsicológica clínica brinda al médico en este campo una gran cantidad de información sobre el patrón único de habilidades y habilidades de un individuo.

La evaluación clínica neuropsicológica tiene esencialmente dos propósitos principales: uno que involucra el diagnóstico y otro que involucra la descripción del comportamiento. El poder de diagnóstico de un instrumento neuropsicológico, como la batería Halstead-Reitan, ha sido bien documentado y no es necesario discutirlo en detalle (Vega y Parsons, 1967; Filskov y Goldstein, 1974; Reitan y Davison, 1974). En el diagnóstico neuropsicológico, se puede determinar la presencia o ausencia de alteraciones en el funcionamiento cerebral junto con otros factores importantes, como lateralización, localización, gravedad, agudeza, cronicidad o progresividad, y tipo de alteración que se sospecha que está presente (tumor, ictus, cerrado). lesión en la cabeza, etc.). Se utilizan cuatro métodos principales de inferencia para hacer estas determinaciones, a saber, nivel de desempeño, signo patognomónico, comparación de los dos lados del cuerpo y patrones específicos de puntajes de prueba.

El enfoque del nivel de desempeño implica principalmente determinar qué tan bien o qué tan mal se desempeña un individuo en una determinada tarea, generalmente mediante una puntuación numérica. Los puntajes de corte generalmente se desarrollan para tal tarea, lo que permite al practicante clasificar a un individuo como deteriorado o intacto con respecto al funcionamiento cerebral, dependiendo de si su puntaje cae por encima o por debajo del valor de corte en uso. La prueba de categoría de Halstead proporciona un ejemplo de este enfoque de nivel de desempeño. En este procedimiento, una puntuación de 51 errores o más coloca a un individuo en el rango de deterioro. Asimismo, una puntuación de 50 errores o menos coloca al individuo en el rango normal generalmente característico de los individuos con un funcionamiento cerebral intacto. El principal peligro de utilizar únicamente las medidas de nivel de rendimiento para diagnosticar la disfunción cerebral es el de los errores de clasificación. En la mayoría de los casos, la puntuación de corte no separará completamente a las personas con disfunción cerebral de las que no la tienen. Por lo tanto, se pueden esperar errores tanto falsos positivos como falsos negativos, dependiendo de la puntuación de corte particular establecida. De hecho, tal procedimiento utilizado de forma aislada equivale a emplear pruebas únicas para diagnosticar «daño cerebral, y este enfoque ha sido justamente criticado en trabajos anteriores (Reitan y Davison, 1974). Se utilizan métodos adicionales de inferencia en la evaluación neuropsicológica con el fin de agudizar el diagnóstico y minimizar los errores.

El enfoque de los signos patognomónicos implica esencialmente la identificación de ciertos signos (o tipos específicos de desempeño deficiente) que siempre están asociados con la disfunción cerebral cuando ocurren. Un ejemplo de tal signo patognomónico sería un caso de disnomia en el cribado de afasia realizado por una persona con un título universitario y valores de CI normales. No se esperaría que una persona así dijera «cuchara» cuando se le muestra una imagen de un tenedor y se le pide que nombre este objeto. La aparición de un verdadero signo patognomónico en una evaluación neuropsicológica siempre puede asociarse con algún tipo de deterioro en el funcionamiento cerebral. Sin embargo, lo contrario no es cierto. Es decir, la ausencia de varios signos patognomónicos en el registro de un individuo en particular no significa que este individuo esté libre de disfunción cerebral. Por lo tanto, utilizando solo el enfoque del signo patognomónico, se corre un riesgo considerable de cometer un error falso negativo o de descartar la presencia de disfunción cerebral cuando de hecho existe. Sin embargo, si se emplean otros métodos de inferencia con este enfoque, aumenta la probabilidad de que se identifique cualquier disfunción cerebral presente incluso en ausencia de signos patognomónicos. Por lo tanto, se puede volver a ver el valor y la necesidad de métodos de inferencia múltiples y complementarios en la neuropsicología clínica.

El tercer método de inferencia implica una comparación de las actuaciones de los dos lados del cuerpo. Este método se tomó prestado en principio casi directamente de la neurología clínica, pero implica la medición de una variedad de funciones sensoriales, motoras y perceptivo-motoras en los dos lados del cuerpo y comparar estas medidas con respecto a su eficiencia relativa. Dado que cada hemisferio cerebral gobierna (más o menos) el lado contralateral del cuerpo, se puede obtener una idea de la condición funcional de cada hemisferio en relación con el otro midiendo la eficiencia del desempeño de cada lado del cuerpo. Un ejemplo aquí es la prueba de oscilación del dedo. Aquí, la velocidad de golpeteo en la mano dominante se compara con la velocidad de golpeteo en la mano no dominante. Si no se obtienen ciertas relaciones esperadas, entonces se pueden hacer inferencias con respecto a la eficiencia funcional de un hemisferio u otro. Este enfoque inferencial proporciona información complementaria y corroborativa importante, especialmente con respecto a la lateralización y localización de la disfunción cerebral.


El último método de inferencia que se discutirá es el de patrones específicos de desempeño. Ciertos puntajes y resultados pueden combinarse en patrones particulares de desempeño que tienen un significado inferencial importante para el médico. Por ejemplo, la ausencia relativa de dispraxia constructiva, déficits sensorial-perceptivos y alteraciones afásicas, junto con déficits significativos en la fuerza de agarre, la oscilación de los dedos y la prueba de rendimiento táctil, pueden posiblemente estar asociados con una disfunción cerebral que es más anterior en ubicación que posterior. Como otro ejemplo, la dispraxia constructiva grave con ausencia de alteraciones afásicas, junto con pérdidas sensoriales y motoras graves en la extremidad superior izquierda, probablemente se asocie con disfunción en el hemisferio derecho más que en el izquierdo.

El diagnóstico clínico neuropsicológico de la disfunción cerebral se lleva a cabo utilizando cuatro métodos principales de inferencia de una manera compleja pero integrada. Cada uno de estos métodos depende y es complementario de los demás. La fuerza del diagnóstico neuropsicológico radica en la utilización simultánea de estos cuatro métodos de inferencia. Por lo tanto, alguna deficiencia particular en el funcionamiento del cerebro puede producir niveles de rendimiento relativamente normales pero, al mismo tiempo, puede producir ciertos signos patognomónicos o patrones de rendimiento que están claramente asociados con la disfunción cerebral. Las verificaciones cruzadas y las múltiples vías de obtención de información, posibilitadas por el uso simultáneo de estos cuatro métodos de inferencia, permiten un diagnóstico sólido y preciso de la disfunción cerebral por parte de un neuropsicólogo clínico experimentado.

El segundo propósito principal de la neuropsicología clínica, como se mencionó anteriormente, es la descripción del comportamiento y la delimitación de las fortalezas del comportamiento. y debilidades. Este tipo de formulación puede ser más esencial para hacer recomendaciones para el tratamiento, la disposición y el manejo de un individuo. De hecho, algunos médicos consideran que esta es la función más importante de la evaluación clínica neuropsicológica. La descripción del comportamiento es el aporte único del neuropsicólogo clínico al estudio médico completo de un paciente. Otros especialistas, en particular el neurólogo y el neurocirujano, son excelentes diagnosticadores neurológicos, y el propósito de la neuropsicología clínica no es competir con estos individuos o intentar ocupar su lugar. Por lo tanto, el diagnóstico neuropsicológico puede considerarse una vía adicional de información diagnóstica en el diagnóstico de un paciente. La descripción del comportamiento, por otro lado, es el dominio único del neuropsicólogo clínico. Aquí, este médico puede proporcionar información sobre el cuadro médico total de un paciente que no está disponible en ninguna otra fuente.

Las descripciones de comportamiento deben comenzar con una comprensión profunda de los antecedentes del paciente, su nivel educativo, su ocupación, su edad, sus gustos, disgustos, planes futuros, etc. Esta información generalmente se pone en juego después de un análisis ciego de la neuropsicología del paciente. evaluación y diagnóstico preliminar y descripción del comportamiento basado en este análisis. Sin embargo, antes de que se den la descripción final del comportamiento y las recomendaciones, la información de antecedentes del paciente se integra en la formulación. Aquí, el neuropsicólogo clínico puede observar el patrón de fortalezas y debilidades intelectuales y adaptativas del paciente en particular que se muestran en la evaluación neuropsicológica e integrar estos hallazgos con la situación individual del paciente. Esto puede considerarse un proceso muy importante en términos de formular recomendaciones específicas, significativas y directamente aplicables para el individuo en particular bajo estudio.

Los problemas específicos que a menudo merecen cobertura en la descripción de la conducta neuropsicológica involucran una variedad de áreas. A partir de la evaluación clínica neuropsicológica, se pueden identificar áreas específicas que necesitan rehabilitación, así como áreas de fortaleza conductual que justifican la conciencia del individuo. A menudo es necesario asesorar sobre cómo hacer frente a las demandas ambientales frente a déficits conductuales particulares, así como alguna predicción realista de cambios futuros en el estado neuropsicológico. El grado de déficit conductual en varias áreas a menudo se puede especificar y las preguntas con respecto a la capacidad del paciente para manejarse a sí mismo y comportarse de manera adaptativa en la sociedad pueden responderse directamente. Los problemas forenses a menudo se pueden abordar en términos de proporcionar información directa y clara con respecto al juicio, la competencia, el grado de pérdida intelectual y adaptativa del paciente después de una enfermedad o trauma cerebral, etc. Otras áreas específicas en las que la evaluación clínica neuropsicológica puede aportar información incluyen el potencial educativo, el potencial ocupacional, los efectos de la disfunción cerebral en la adaptación social, etc. La importancia de la imagen conductual de un paciente obtenida de la evaluación neuropsicológica es inmensa.

Como se mencionó anteriormente, la evaluación clínica neuropsicológica no pretende competir con los procedimientos médicos más tradicionales ni reemplazarlos. De hecho, existen ciertas diferencias importantes entre la evaluación clínica neuropsicológica y estos procedimientos. En primer lugar, la evaluación neuropsicológica se ocupa principalmente de las capacidades mentales superiores, como el lenguaje, el razonamiento, el juicio, etc. La neurología tradicional, por otro lado, enfatiza la evaluación de las funciones sensoriales y motoras y los reflejos. Así, aunque el neurólogo y el neuropsicólogo estudian el mismo fenómeno general, es decir, la función y disfunción del sistema nervioso, estos médicos sin embargo enfatizan diferentes aspectos de este fenómeno. El neuropsicólogo clínico toma medidas precisas y específicas de una variedad de aspectos del funcionamiento cortical superior. El neurólogo, por otro lado, se concentra principalmente en los fenómenos de nivel inferior del funcionamiento del sistema nervioso. Los resultados de estos dos tipos de evaluación pueden no siempre concordar, dados los diferentes aspectos del sistema nervioso central enfatizados y los diferentes métodos y procedimientos utilizados por cada uno de estos médicos. Lógicamente, la valoración clínica neuropsicológica y la valoración neurológica deben considerarse complementarias entre sí. Ciertamente, ninguno sustituye al otro. Siempre que sea posible, deben emplearse ambos procedimientos para obtener una imagen completa y detallada del funcionamiento del sistema nervioso central de un individuo.

Los procedimientos tradicionales de evaluación psicológica y la evaluación clínica neuropsicológica también tienen una serie de diferencias dignas de mención. En la evaluación psicológica tradicional, por ejemplo, generalmente se desea el desempeño promedio o modal de un individuo. En la evaluación neuropsicológica, sin embargo, el examinador se esfuerza por obtener el mejor u óptimo desempeño de un individuo. Se le da al paciente un estímulo considerable y un apoyo positivo durante una evaluación neuropsicológica para que se desempeñe lo mejor posible. Por lo general, este estímulo no se da en las condiciones tradicionales de evaluación psicológica. Además, los psicólogos que diagnostican enfermedades y daños cerebrales han utilizado tradicionalmente procedimientos psicológicos, como Rorschach, MMPI, Wechsler Intelligence Scales, Draw-A-Person, etc. Aunque cada uno de estos procedimientos puede aportar información significativa sobre el comportamiento de una persona, su validez para detectar la presencia o ausencia de disfunción cerebral y determinar la naturaleza y ubicación de la disfunción es bastante limitada. Estos procedimientos de evaluación no se han desarrollado específicamente con el propósito de identificar y describir el daño y la enfermedad cerebrales. La evaluación clínica neuropsicológica, por otro lado, se ha desarrollado específicamente para este propósito y se ha validado con criterios médicos estrictos, como hallazgos quirúrgicos e informes de autopsias. Además, los procedimientos tradicionales de evaluación psicológica generalmente no utilizan los múltiples métodos inferenciales empleados por la evaluación clínica neuropsicológica. A menudo, solo uno o como máximo dos métodos inferenciales se utilizan con los procedimientos de evaluación psicológica tradicionales para determinar la presencia o ausencia de disfunción cerebral. Por lo tanto, se considera que el enfoque integral para hacer inferencias y sacar conclusiones utilizado por el neuropsicólogo clínico es superior a los métodos psicológicos más tradicionales en el diagnóstico y descripción de la disfunción cerebral.

Referencias

Filskov, S. y Goldstein, 5. (1974). Validez diagnóstica de la batería neuropsicológica Halstead-Reitan. Revista de consultoría y psicología clínica, 42 (3), 382-388.

Lezak, MD (1983). Evaluación neuropsicológica. Nueva York: Oxford University Press.

Reitan, RM y Davidson, L..A. (1974). Neuropsicología clínica: estado actual y aplicaciones Washington: VJ-I. Winston & Sons.

Vega, A. y Parsons, 0. (1967). Validación cruzada de las pruebas Halstead-Reitan para daño cerebral. Revista de psicología de consultoría, 3 1 (6), 6 19-625.

Dr. Alan E. Brooker es neuropsicólogo clínico en el Departamento de Salud Mental del Centro Médico David Grant USAF. Base de la fuerza aérea de Travis, CA. 94535.

Siguiente: TEC bilateral y unilateral: efectos sobre la memoria verbal y no verbal
~ ¡Todos en shock! Artículos ECT
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *