La conexión entre los problemas sexuales y los trastornos de ansiedad

El estudio sugiere que un número significativo de personas con trastornos de ansiedad, como el trastorno de pánico o la fobia social, también tienen problemas sexuales.Los resultados de un nuevo estudio sugieren que un número significativo de personas con trastornos de ansiedad, como el trastorno de pánico o la fobia social, también tienen problemas sexuales. Los autores del estudio informan que estos hallazgos pueden tener implicaciones para los tratamientos terapéuticos que involucran medicamentos.

En los últimos años, el campo de la medicina se ha vuelto cada vez más consciente de que ciertos medicamentos comúnmente recetados para los trastornos psicológicos pueden causar efectos secundarios sexuales. Por ejemplo, se sabe que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que incluyen al Prozac, retrasan el orgasmo en muchos hombres.

Los ISRS se consideran ampliamente el mejor tratamiento farmacológico para la fobia social y el trastorno de pánico. Las personas que sufren de fobia social experimentan una ansiedad severa en una serie de situaciones sociales y, por lo general, experimentan una timidez tan severa que interfiere con su vida diaria. El trastorno de pánico se caracteriza por episodios inesperados y repetidos de miedo intenso acompañados de síntomas físicos que pueden incluir dolor en el pecho, palpitaciones, dificultad para respirar, mareos o malestar abdominal.

Se sabe poco acerca de cuántas de las personas con estos trastornos de ansiedad experimentaron problemas sexuales antes de comenzar el tratamiento para su angustia psicológica. En un esfuerzo por averiguar qué tan común es la disfunción sexual entre las personas con estos trastornos, el Dr. Ivan Figueira, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, y sus colegas revisaron los registros de 30 pacientes con fobia social y 28 con trastorno de pánico.

Como se detalla en el informe de los investigadores en la revista Archives of Sexual Behavior, alrededor del 75% de los pacientes con trastorno de pánico también tenían problemas sexuales, en comparación con aproximadamente el 33% de los pacientes con fobia social. Entre las personas con trastorno de pánico, el trastorno de aversión sexual (un fuerte deseo de no tener relaciones sexuales) fue el tipo de problema sexual más prevalente, y afectó a alrededor del 36% de los hombres con el trastorno hasta al 50% de las mujeres. Entre los hombres con fobia social, la eyaculación precoz fue el problema sexual más comúnmente experimentado.

El equipo de Figueira concluye: «Estos resultados sugieren que las disfunciones sexuales son complicaciones frecuentes y desatendidas de la fobia social y el trastorno de pánico». El informe indica que para los pacientes con trastorno de ansiedad y eyaculación precoz, los ISRS pueden ser una buena opción de tratamiento con medicamentos. Los medicamentos no solo son efectivos para aliviar la ansiedad, sino que también pueden ayudar a prevenir la eyaculación precoz al retrasar el orgasmo.

Según los investigadores, los medicamentos antipánico pueden ser apropiados para las personas con trastorno de pánico que también sufren de trastorno de aversión sexual, ya que los medicamentos que mantienen los ataques de pánico bajo control pueden tener el efecto secundario beneficioso de aliviar los problemas sexuales.

Fuentes:

  • Archives of Sexual Behavior, febrero de 2007.

Siguiente: Los diferentes tipos de estrés
~ artículos de la biblioteca ansiedad-pánico
~ todos los artículos sobre trastornos de ansiedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *