LA ERÓTICA DEL PODER

OTRA FORMA DE VIDA, OTRO LUGAR
05/06/2012
REDES SOCIALES SUS VENTAJAS E INCONVENIENTES
06/07/2012
Mostrar todo

LA ERÓTICA DEL PODER

Warren Buffet, Will Gates, Rupert Murdoch, Katsuaki Watanabe, El Papa Francisco, Donald Trump, en la actualidad figuran entre los hombres más poderosos del mundo en distintas esferas de poder. Dirigen, controlan, gestionan países, personas, corazones y recursos de todo tipo. ¿Qué tienen en común? ¿Qué les llevó a esa posición? ¿Cómo consiguieron acumular tanto poder?

No hay nada que produzca tanta atracción y apego como el poder, se habla de la erótica del poder. Una de las definiciones de la RAE para erótica es atracción y excitación muy intensa, que se siente ante ciertas cosas como el poder, el dinero, la fama, etc.

El erotismo tiene mucho de fantasía y proyección, no se trata tanto del hecho en sí mismo, sino de la forma en que la persona lo interpreta, algunos psicoanalistas hablan de estructuras perversas cuando se refieren a las redes en las que el individuo se queda atrapado cuando persigue y ejerce el poder, según esa lectura, el poder sería algo perverso.

Cuando hablamos de la erótica del poder, nos referimos a dos vertientes, por un lado a la atracción y excitación que sienten los poderosos al ejercer esa función, que hace que luchen y se empeñen en llegar a la cúspide por el placer que les produce, y por otro lado a la atracción que sienten unos y otros hacia los poderosos, permitiendo que alguien absolutamente anodino, se convierta de repente en objeto de deseo.

El que fuera secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger, en su momento uno de los personajes más influyentes del planeta, reconocía que «el poder es el último afrodisíaco». El filosofo Thomas Hobbes, decía “que la primera inclinación natural de toda la humanidad es un perpetuo e incansable deseo de conseguir poder, que sólo cesa con la muerte». Algunos no se detienen ante nada ni nadie con tal de conseguirlo y lo convierten en el objetivo de su vida. El poder se ostenta en cualquier ámbito de la vida, no solo los políticos son poderosos, líderes empresariales, sociales, culturales y religiosos, acumulan y ejercen poder en muchos campos.governors-mansion-1612734_640

Algo que también sorprende, es el proceso de cambio que se produce en las personas que llegan al poder, en España se le ha llamado “el síndrome de la Moncloa”, algo similar sucede en otros países. Coloquialmente, suele decirse que en la adversidad aflora lo mejor del ser humano, ante las desgracias surge la virtud, tal vez algo similar sucede con el poder, aunque en sentido contrario, según los clásicos para conocer el verdadero carácter de alguien hay que darle poder. El historiador británico Lord Acton dijo “El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”. ¿Es siempre malo el poder? ¿Es posible ejercer el poder de una forma adecuada? No cabe duda que es posible ejercer el poder, no desde una posición de fuerza, sino desde una posición de superioridad moral, de conocimiento o de personalidad. Utilizar la posición de privilegio, para gestionar los recursos de la manera más conveniente para los gobernados, gestionados, dirigidos … que reciben la influencia del poderoso.

En los casos extremos, el poder siembra victimas en diferentes categorías, a lo largo de la historia se han sucedido poderosos de todo tipo y catadura moral, más reciente en el tiempo, se cuenta que Stalin, que ostentaba un poder absoluto, vivía solo, encerrado en el Kremlin, obsesionado por posibles complots, y con las únicas diversiones de bailar en los salones del palacio mientras bebía alcohol.

En la otra vertiente, es bastante habitual encontrar hombres poderosos acompañados de mujeres espectaculares embelesadas por ellos, en el país vecino, el que fuera presidente de la República Francesa hasta hace poco, Sarkozy, hombre hiperactivo, pragmático, resolutivo … con apenas 168 cm y un físico bastante normal, tenía a su lado a la guapa Carla Bruni, la atracción entre ellos era indudable. Se dice que Mussolini, en plena dictadura, recibía en su palacio de gobierno, muchas visitas de mujeres fascinadas por él. En otros sectores, resulta común la alumna que se enamora de un profesor, la adolescente que suspira por una estrella del cine o de la canción, jóvenes, millonarios y poderosos, arrastran a una corte de mujeres entregadas. crown-307967_640

A menudo el poderoso crea en su derredor una especie de misticismo, idealización sobre su persona y modo de vida que atrae fuertemente a personas de todo tipo. El poder produce un indudable atractivo, que puede resultar tan legítimo como otros de los motivos que nos erotizan (la belleza, la inteligencia, la bondad, la estabilidad, la ternura, el conocimiento, etc.). En las relaciones de pareja, nos ocurre también, es habitual que nos sintamos atraídos por la otra persona, no solo por su físico o por su personalidad, sino por el poder que tiene, en ciertos casos, los atraídos son personas que sufren algún tipo de debilidad o baja autoestima y ven en el poderoso la fuerza y el estatus que a ellos les falta.

En todas las relaciones interpersonales se producen luchas de poder, nos guste o no, tenemos que aprender a negociar en varios ámbitos de poder o influencia, porque incluso de forma inconsciente ejercemos poder sobre otros. Lo ideal sería que ninguno de los que forman parte de dicha relación, ejerza una dictadura afectiva, física, económica… y que entienda que cada uno ejercerá su influencia en un área concreta, para la que estará más preparado, mientras que el otro lo hará en otro terreno.

¿Qué nos hace poderosos? ¿Dónde reside el verdadero poder? ¿Qué nos resulta erótico? Cada uno tendrá su propia respuesta pero no olviden que “El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo”. Lucio Anneo Séneca

3 Comments

  1. Anónimo dice:

    Estimada Gloria.

    Interesantísimo artículo.

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas, he conocido personajes que partiendo de la nada, sentándose a mi lado en el trabajo, han alcanzado el poder, se les veía venir, era uno más de los típicos niños de papá que no tienen nada que perder si machacan al de al lado, si dejan a su compañero o incluso a un directivo en mal lugar con cualquier informe que pueda dañarles en su imagen, ahora, ese personaje o esos personajes, son esos directivos de empresa con un poder tan absoluto sobre lo que alrededor de ellos se mueve, que son incluso déspotas con el trato a las personas que en un momento anterior fueron sus compañeros.

    Estamos hartos de ver como personajes de este tipo se hacen con el poder en las empresas, hablar de gobernantes está bien, tienen un poder absoluto mayor que el que tiene un directivo de empresa, pero son un colectivo mucho menor, hablar de ejecutivos de empresas significa hablar de un colectivo enorme que en un cierto porcentaje se creen muy superiores a los demás, esto ocurre principalmente en grandes empresas, solo tienen de superiores la suerte de haber tenido un padre con dinero, una educación feroz o un "que más me da todo" que hace que se enfrenten a quien sea para conseguir su poder.

    Estos personajes que en el servicio (WC) son iguales a todos, se sienten poderosos y lo son, jugando con el porvenir de las personas que están a su cargo, jugando con los sentimientos de bienestar o malestar de las personas a quien manejan y se atreven incluso a no recibir en sus despacho a ningún colaborador, eso solo porque no han alcanzado el nivel suficiente como para ni siquiera acercarse a su despacho.

    Gloria, te doy toda la razón en todo lo que comentas, el poder provoca excitación, es un gran afrodisiaco y corrompe. Incluso a estos personajes que he nombrado se les ocurren ideas respecto de utilizar las personas de la empresa para la que están trabajando y que son más afines a ellos, para sus propios intereses, incluso para intereses particulares.

    En definitiva el poder del dinero….

  2. Gracias por tu comentario, siento mucho que hayas sufrido en tus propias carnes el abuso de poder de algunos. Lamentablemente los que abusan de su poder, están en todos los ámbitos de la sociedad, no siempre podremos evitarlos, pero lo que siempre podremos, es cambiar nuestra actitud ante ellos, no permitiendo que afecten nuestra autoestima, nuestro estado de ánimo, nuestras ilusiones, no dejando que nos influyan más allá de lo necesario, no es fácil pero es posible si nos esforzamos. No olvides que el poder no es necesario perverso, depende de cómo se use, y el abuso del mismo SIEMPRE LO ES.

  3. Anónimo dice:

    Gracias Gloria por tu respuesta, hablaba en general sobre un caso vivido muy de cerca pero que no me llegó a afectar a mi directamente, aunque si a algún compañero que otro, y hablaba en general también porque esto que comento pasa por desgracia más a menudo de lo que sería deseable, alguien consigue el tan preciado poder y a partir de ese momento, ese apreciado poder lo separa de la la tierra, se siente elevado y superior, a partir de ahí comienza el abuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies