Manzanilla romana

La manzanilla es un tratamiento herbal alternativo para la ansiedad y la tensión, diversos trastornos digestivos, dolores y espasmos musculares, calambres menstruales.  Aprenda sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios de la manzanilla romana.

La manzanilla es un tratamiento a base de hierbas alternativo para la ansiedad y la tensión, diversos trastornos digestivos, dolores y espasmos musculares y cólicos menstruales. Aprenda sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios de la manzanilla romana.

Nombre botánico:Chamaemelum nobile
Nombres comunes: Manzanilla romana

  • Visión general
  • Descripción de la planta
  • ¿De qué está hecho?
  • Formularios disponibles
  • Cómo tomarlo
  • Precauciones
  • Posibles interacciones
  • Investigación de apoyo
    —————————————–

Visión general

Hay dos plantas conocidas como manzanilla: la manzanilla alemana más popular (Matricaria recutita) y la manzanilla romana o inglesa (Chamaemelum nobile). Ambos pertenecen a la familia Asteraceae, que también incluye ambrosía, equinácea y matricaria. Ambos se han utilizado tradicionalmente para calmar los nervios desgastados, para tratar diversos trastornos digestivos, para aliviar los espasmos musculares y los calambres menstruales, y para tratar una variedad de afecciones de la piel (incluidas quemaduras menores de primer grado) e infecciones leves. La manzanilla también se puede encontrar en una variedad de cremas faciales, bebidas, tintes para el cabello, champús y perfumes.

La mayoría de las investigaciones sobre la manzanilla se han realizado con una planta estrechamente relacionada, la manzanilla alemana, que tiene ingredientes activos similares, pero no idénticos. La manzanilla romana no se ha utilizado en estudios de personas tanto como la manzanilla alemana, por lo que las afirmaciones sobre su uso para afecciones de salud específicas se basan en la experiencia clínica y deberán verificarse mediante investigaciones futuras. Sin embargo, la manzanilla romana es un ingrediente en muchos tés, ungüentos y otros tipos de preparaciones medicinales.



Tradicionalmente, la manzanilla romana se ha utilizado para tratar las náuseas, los vómitos, la acidez estomacal y el exceso de gases intestinales que pueden ocurrir cuando se siente nervioso. Es muy apreciado por sus propiedades para aliviar la tensión. Según cuenta la leyenda, la madre de Peter Rabbit usó té de manzanilla romana para calmarlo después de sus aventuras en el jardín del Sr. MacGregor. Esta hierba también puede reducir la inflamación asociada con cortes o hemorroides, y puede aliviar el malestar asociado con afecciones como el eccema y la gingivitis (encías inflamadas). Los usos tradicionales de la manzanilla romana, una vez más, aunque no se han estudiado científicamente, son bastante similares a los usos de la manzanilla alemana.

Descripción de la planta

La manzanilla romana se origina en el noroeste de Europa e Irlanda del Norte, donde se arrastra cerca del suelo y puede alcanzar hasta un pie de altura. Las hojas de color verde grisáceo crecen de los tallos y las flores tienen centros amarillos rodeados de pétalos blancos, como margaritas en miniatura. Se diferencia de la manzanilla alemana en que sus hojas son más gruesas y crece más cerca del suelo. Las flores huelen a manzanas.

¿De qué está hecho?

Los tés, ungüentos y extractos de manzanilla comienzan con la cabeza de la flor blanca y amarilla. Las cabezas de las flores pueden secarse y usarse en tés o cápsulas o triturarse y cocerse al vapor para producir un aceite azul, que tiene beneficios medicinales. El aceite contiene ingredientes que reducen la hinchazón y pueden limitar el crecimiento de bacterias, virus y hongos.

Formularios disponibles

La manzanilla romana está disponible en forma de flores secas a granel, té, tinturas y en cremas y ungüentos.


Cómo tomarlo

Pediátrico

No se conocen informes científicos sobre la dosis pediátrica adecuada de manzanilla romana. Por esta razón, los niños no deben tomar esta hierba.

Adulto

La manzanilla romana se puede tomar de varias maneras. Una taza de té de manzanilla caliente puede ayudar a aliviar el malestar estomacal o ayudar a quienes sufren de insomnio. Las dosis orales que se enumeran a continuación deberían ayudar a aliviar el malestar estomacal; La manzanilla también se ha utilizado para reducir el dolor menstrual y la inflamación de las encías en el caso de la gingivitis. Las recomendaciones de pomada y baño son para afecciones de la piel.

  • Té: Vierta una taza de agua hirviendo sobre 1 cucharada colmada de hierba seca, deje reposar de 10 a 15 minutos.
  • Extracto líquido (1: 1, 70% de alcohol) 20 a 120 gotas, tres veces al día
  • Baño: agregue dos bolsitas de té o unas gotas de aceite esencial de manzanilla romana a una tina llena de agua de baño para aliviar las hemorroides o los problemas de la piel
  • Crema / Ungüento: Aplique una crema o ungüento que contenga entre un 3% y un 10% de contenido de manzanilla.

Precauciones

El uso de hierbas es un enfoque tradicional para fortalecer el cuerpo y tratar enfermedades. Sin embargo, las hierbas contienen sustancias activas que pueden desencadenar efectos secundarios e interactuar con otras hierbas, suplementos o medicamentos. Por estas razones, las hierbas deben tomarse con cuidado, bajo la supervisión de un profesional con conocimientos en el campo de la medicina botánica.

La manzanilla se considera generalmente segura por la FDA. La manzanilla romana contiene un ingrediente, el ácido himen, que puede provocar el vómito si se toma en dosis altas. Por tanto, el té muy concentrado puede provocar vómitos.



Aquellos que son alérgicos a la ambrosía u otras plantas de la familia Asteraceae (incluida la equinácea, la matricaria y los crisantemos) deben evitar la manzanilla. Las reacciones alérgicas son algo comunes, de hecho, y pueden incluir calambres estomacales, lengua gruesa, labios y ojos hinchados (llamado angioedema), picazón, urticaria, opresión en la garganta e incluso dificultad para respirar. Los dos últimos síntomas son emergencias médicas y se debe buscar atención médica con urgencia.

Posibles interacciones

Si actualmente está siendo tratado con alguno de los siguientes medicamentos, no debe usar manzanilla romana sin antes consultar con su proveedor de atención médica.

Sedantes

Debido a sus efectos calmantes, la manzanilla no debe tomarse junto con medicamentos sedantes (particularmente aquellos que pertenecen a una clase llamada benzodiazepinas como alprazolam y lorazepam) o alcohol.

Warfarina

Los pacientes que toman medicamentos anticoagulantes como la warfarina deben usar manzanilla romana solo bajo la supervisión cuidadosa de un médico. Aunque no se ha probado científicamente, esta hierba puede, en teoría, mejorar los efectos del medicamento.

de regreso: Página de inicio de tratamientos a base de hierbas

Investigación de apoyo

Blumenthal M, ed. Monografías completas de la Comisión E alemana. Boston, Mass: Comunicaciones de Medicina Integrativa; 1998: 320-321.

Briggs CJ, Briggs GL. Productos a base de hierbas en la terapia de la depresión. CPJ / RPC. Noviembre de 1998; 40-44.

Cauffield JS, Forbes HJM. Suplementos dietéticos utilizados en el tratamiento de la depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño. Práctica de atención primaria de Lippincott. 1999; 3 (3): 290-304.

Ernst E, ed. La guía de escritorio para la medicina alternativa y complementaria: un enfoque basado en la evidencia. Nueva York, NY: Mosby; 2001: 110-112.

Foster S, Tyler VE. Tyler’s Honest Herbal. Nueva York, NY: The Haworth Herbal Press; 1999: 105-108, 399.

Diablos AM, DeWitt BA, Lukes AL. Posibles interacciones entre terapias alternativas y warfarina. Soy J Health Syst Pharm. 2000; 57 (13): 1221-1227.

Leung A, Foster S. Enciclopedia de ingredientes naturales comunes utilizados en alimentos, medicamentos y cosméticos. 2ª ed. Nueva York, NY: Wiley & Sons; 1996.

McGuffin M, Hobbs C, Upton R, Manual de seguridad botánica de Goldberg A. American Herbal Products Associations. Boca Raton, Fla: CRC Press; 1996: 27.

Miller L. Hierbas medicinales: consideraciones clínicas seleccionadas que se centran en interacciones farmacológicas y hierbas conocidas o potenciales. Arch Intern Med. 1998; 158 (20): 2200-2211.

Newall CA, Anderson LA, Phillipson JD. Medicamentos a base de hierbas: una guía para profesionales de la salud. Londres, Inglaterra: The Pharmaceutical Press; 1996: 72 73.

O’Hara M, Kiefer D, Farrell K, Kemper K. Una revisión de 12 hierbas medicinales de uso común. Arch Fam Med. 1998: 7 (6): 523-536.

Ladrones JE, Tyler VE. Hierbas de elección de Tyler: el uso terapéutico de fitomedicinales. Nueva York, NY: The Haworth Herbal Press; 1999: 69-71.

Rotblatt M, Ziment I. Medicina herbaria basada en evidencias. Filadelfia, Penn: Hanley & Belfus, Inc. 2002: 119-123.

de regreso: Página de inicio de tratamientos a base de hierbas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *