Paso 1: dificultad para respirar

Las quejas de respiración difícil, laboriosa o incómoda pueden ser una señal de una emergencia grave o un síntoma de un ataque de pánico.  Estas son las causas físicas de la dificultad para respirar.Las quejas de respiración difícil, laboriosa o incómoda (llamada disnea) pueden ser una señal de una emergencia grave o de un misterioso rompecabezas médico. Busque una evaluación profesional inmediata si este problema nunca ha sido diagnosticado. La mayoría de las veces, una persona lo describirá como «no poder recuperar el aliento» o «no recibir suficiente aire», incluso cuando parece que respira normalmente. Ciertamente, la incapacidad para respirar adecuadamente puede ser alarmante y muchas personas reaccionarán inmediatamente con ansiedad, miedo o pánico.

Causas físicas de dificultad para respirar (disnea)

  • bronquitis
  • neumotórax
  • enfisema
  • hemotórax
  • asma
  • edema pulmonar
  • neumoconiosis
  • estenosis mitral
  • enfermedad del colágeno
  • insuficiencia ventricular izquierda
  • fibrosis pulmonar
  • insuficiencia aórtica
  • Miastenia gravis
  • derrame pericárdico
  • Síndorme de Guillain-Barré
  • arritmia cardiaca
  • Derrame pleural

En circunstancias normales, la dificultad para respirar se produce después de una actividad extenuante. Si el grado del problema parece desproporcionado con la cantidad de esfuerzo, la preocupación es apropiada. A veces se experimenta dificultad para respirar durante el embarazo, ya que el útero se expande hacia arriba, lo que reduce la posibilidad de una inhalación completa. La obesidad severa también puede reducir la capacidad de los pulmones para inhalar por completo.

La mayoría de las causas físicas de disnea están asociadas con trastornos de los sistemas respiratorio y cardíaco. Las enfermedades pulmonares agudas y crónicas son las causas físicas más frecuentes. Dentro del sistema respiratorio, el problema suele deberse a una obstrucción del flujo de aire (trastornos obstructivos) o la incapacidad de la pared torácica o los pulmones para expandirse libremente (trastornos restrictivos). Cada uno de estos trastornos hace que el paciente trabaje más para respirar y disminuye la cantidad de oxígeno que puede absorber con la inhalación. Los tres principales trastornos obstructivos son bronquitis, enfisema y asma. En estos problemas, un segundo síntoma común es la «opresión en el pecho» al despertar, poco después de sentarse o después de un esfuerzo físico.

Figura de pulmón

El síntoma principal de la bronquitis es una tos profunda que provoca flemas amarillentas o grisáceas de los pulmones. Con el enfisema, la dificultad para respirar empeora gradualmente con el paso de los años. Los distintos síntomas de la bronquitis y la aparición gradual del enfisema generalmente evitarán que estos trastornos se diagnostiquen erróneamente como ansiedad grave o pánico.

Aquellos que sufren de asma se quejarán de dificultad para respirar, una opresión indolora en el pecho y ataques periódicos de sibilancias. Los casos severos pueden causar sudoración, aumento de la frecuencia del pulso y ansiedad severa. El desencadenante principal de un ataque de asma es una alergia a elementos como el polen, el polvo o la caspa de gatos o perros. Los ataques también pueden ser causados ​​por infecciones, ejercicio, estrés psicológico o sin razón aparente. Algunas personas que sufren de asma anticipan ansiosamente el próximo ataque, ya que un ataque agudo de asma puede aparecer repentinamente «de la nada» y durar un tiempo incómodamente largo. Este miedo a un ataque inminente en realidad puede aumentar la probabilidad del próximo ataque y puede extender la duración de cada ataque. El asma es un buen ejemplo de un trastorno físico que puede aumentar en severidad debido a la ansiedad o el pánico.

Capítulo 6 del libro de autoayuda Que no cunda el pánico describirá la forma en que el pánico puede contribuir a las dificultades en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Se presta especial atención a la bronquitis crónica, enfisema y asma.

Hay una serie de trastornos restrictivos del sistema respiratorio que provocan dificultad para respirar. Algunos producen rigidez de los pulmones (neumoconiosis, enfermedad del colágeno, fibrosis pulmonar); otros involucran las interacciones de músculos y nervios (miastenia gravis, síndrome de Guillain Barre); y otros evitan que los pulmones se expandan a su volumen total (derrame pleural, neumotórax, hemotórax). Un déficit restrictivo en la función pulmonar también puede ser causado por edema pulmonar, que generalmente se debe a insuficiencia cardíaca u ocasionalmente a inhalantes tóxicos.

La disnea puede ocurrir en cualquiera de las diversas enfermedades del corazón y los pulmones, pero es más prominente en las asociadas con la congestión pulmonar. Por ejemplo, la estenosis mitral ocurre cuando una pequeña válvula entre la cámara superior izquierda y la cámara inferior izquierda del corazón (la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo) se vuelve anormalmente estrecha. A medida que la sangre pasa a través del corazón, la presión vuelve a los pulmones y produce congestión. Es esta congestión la que causa dificultad para respirar.

Otros posibles problemas cardiovasculares que pueden provocar dificultad para respirar incluyen insuficiencia ventricular izquierda, insuficiencia aórtica, derrame pericárdico y arritmia cardíaca.

Siguiente: Paso 1: múltiples síntomas
~ volver a la página de inicio del sitio de Anxieties
~ artículos de la biblioteca ansiedad-pánico
~ todos los artículos sobre trastornos de ansiedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *