¿Qué es el TOC?

Hecho que sé; y la ley que conozco; pero ¿qué es esta necesidad, salvo una sombra vacía de mi propia mente?
Thomas Henry Huxley (1825 – 95), biólogo inglés.

Logotipo de duda y otros trastornos

duda
1 a: incertidumbre de creencia u opinión que a menudo interfiere con la toma de decisiones
b: una suspensión deliberada del juicio
2: un estado de cosas que da lugar a incertidumbre, vacilación o suspenso
3 a: falta de confianza: DESCONFIANZA
b: una inclinación a no creer o aceptar

trastorno
1: perturbar el orden de
2: perturbar las funciones regulares o normales de

Definiciones de
Merriam Webster Diccionario

¿QUÉ ES TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC), uno de los trastornos de ansiedad, es una afección potencialmente discapacitante que puede persistir durante toda la vida de una persona. El individuo que sufre de TOC queda atrapado en un patrón de pensamientos y comportamientos repetitivos que son insensatos y angustiantes pero extremadamente difíciles de superar. El TOC se presenta en un espectro de leve a severo, pero si es severo y no se trata, puede destruir la capacidad de una persona para funcionar en el trabajo, en la escuela o incluso en el hogar.

Las siguientes tres historias de casos son típicas de quienes padecen un trastorno obsesivo compulsivo, un trastorno que puede tratarse eficazmente.

– Isobel es inteligente, pero está reprobando su primera clase de biología porque llega tarde a clase o está ausente. Se levanta a las cinco en punto, con la esperanza de llegar a la escuela a tiempo. Las siguientes tres horas se dedican a tomar una ducha prolongada y luego a cambiarse de ropa repetidamente hasta que «se sienta bien». Finalmente empaca y vuelve a empaquetar sus libros hasta que estén bien, abre la puerta principal y se prepara para bajar los escalones de la entrada. Ella pasa por un ritual de pausa en cada paso durante un período de tiempo particular. Aunque reconoce que sus pensamientos y comportamientos no tienen sentido, se siente obligada a completar sus rituales. Una vez que ha completado estos rituales, hace una carrera loca hacia la escuela y llega cuando el primer período casi termina.

– El embarazo de Meredith fue un momento de alegre anticipación. Si tuvo momentos de inquietud por cuidar de un nuevo bebé, estos tiempos pasaron rápidamente. Ella y su esposo trajeron con orgullo a un bebé hermoso y perfecto a casa desde el hospital. Meredith bañó y alimentó al bebé, lo consoló cuando estaba inquieto y se convirtió en una madre joven y competente. Entonces comenzaron los pensamientos obsesivos; temía que pudiera dañar a su hijo. Una y otra vez se imaginó apuñalando al bebé. Se entretuvo en la casa, trató de pensar en otras cosas, pero el pensamiento angustioso persistió. Le aterrorizó usar los cuchillos de cocina o las tijeras de coser. Sabía que no quería dañar a su hijo. ¿Por qué tenía estos pensamientos angustiosos y extraterrestres?

Durante su último año en la universidad, John se dio cuenta de que pasaba más y más tiempo preparándose para las clases, pero trabajó duro y se graduó entre el diez por ciento superior de su clase con una especialización en contabilidad. Aceptó un puesto en una prestigiosa firma de contabilidad en su ciudad natal y comenzó a trabajar con grandes esperanzas para el futuro. En cuestión de semanas, la empresa estaba reconsiderando a John. Dado un trabajo que debería haberle tomado dos o tres horas, estaba repasando una y otra vez las cifras, comprobando y volviendo a comprobar, dedicando una semana o más a una tarea. Sabía que estaba tardando demasiado en hacer cada trabajo, pero se sintió obligado a seguir comprobando. Cuando terminó su período de prueba, la empresa lo dejó ir.

¿CUÁN COMÚN ES EL TOC?

Durante muchos años, los profesionales de la salud mental pensaron en el TOC como una enfermedad rara porque solo una pequeña minoría de sus pacientes la padecía. El trastorno a menudo no se reconocía porque muchos de los afectados por el TOC, en un esfuerzo por mantener en secreto sus pensamientos y comportamientos repetitivos, no buscaron tratamiento. Esto llevó a subestimar el número de personas con la enfermedad. Sin embargo, una encuesta realizada a principios de la década de 1980 por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), la agencia federal que apoya la investigación a nivel nacional sobre el cerebro, las enfermedades mentales y la salud mental, proporcionó nuevos conocimientos sobre la prevalencia del TOC. La encuesta del NIMH mostró que el TOC afecta a más del 2 por ciento de la población, lo que significa que el TOC es más común que enfermedades mentales tan graves como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el trastorno de pánico. El TOC afecta a personas de todos los grupos étnicos. Los hombres y las mujeres se ven igualmente afectados. Los costos sociales y económicos del TOC se estimaron en $ 8.4 mil millones en 1990 (DuPont et al. 1994).

Aunque los síntomas del TOC suelen comenzar durante la adolescencia o la edad adulta temprana, investigaciones recientes muestran que algunos niños desarrollan la enfermedad a edades más tempranas, incluso durante los años preescolares. Los estudios indican que al menos un tercio de los casos de TOC en adultos comenzaron en la niñez. Sufrir de TOC durante las primeras etapas del desarrollo de un niño puede causarle problemas graves. Es importante que el niño reciba evaluación y tratamiento por parte de un médico experto para evitar que el niño pierda oportunidades importantes debido a este trastorno.


CARACTERÍSTICAS CLAVE DEL TOC

Obsesiones

Estas son ideas o impulsos no deseados que surgen repetidamente en la mente de la persona con TOC. Son comunes los temores persistentes de que el daño pueda ocurrirle a uno mismo oa un ser querido, la creencia irracional de que uno tiene una enfermedad terrible o una necesidad excesiva de hacer las cosas de manera correcta o perfecta. Una y otra vez, el individuo experimenta un pensamiento perturbador, como, «Mis manos pueden estar contaminadas, debo lavarlas»; «Puede que haya dejado el gas encendido»; o «Voy a lastimar a mi hijo». Estos pensamientos son intrusivos, desagradables y producen un alto grado de ansiedad. A menudo, las obsesiones son de naturaleza violenta o sexual, o se refieren a enfermedades.

Compulsiones

En respuesta a sus obsesiones, la mayoría de las personas con TOC recurren a comportamientos repetitivos llamados compulsiones. Los más comunes son el lavado y el control. Otros comportamientos compulsivos incluyen contar (a menudo mientras se realiza otra acción compulsiva, como lavarse las manos), repetir, acumular y reorganizar infinitamente los objetos en un esfuerzo por mantenerlos en alineación precisa entre sí. Estos comportamientos generalmente están destinados a evitar daños a la persona con TOC u otras personas. Algunas personas con TOC tienen rituales reglamentados, mientras que otras tienen rituales que son complejos y cambiantes. La realización de rituales puede aliviar la ansiedad de la persona con TOC, pero es solo temporal.

Conocimiento

Las personas con TOC suelen tener una visión considerable de sus propios problemas. La mayoría de las veces, saben que sus pensamientos obsesivos son insensatos o exagerados, y que sus comportamientos compulsivos no son realmente necesarios. Sin embargo, este conocimiento no es suficiente para permitirles dejar de obsesionarse o de realizar rituales.

Resistencia

La mayoría de las personas con TOC luchan por desterrar sus pensamientos obsesivos no deseados y para evitar participar en comportamientos compulsivos. Muchos son capaces de mantener bajo control sus síntomas obsesivo-compulsivos durante las horas en que están en el trabajo o asistiendo a la escuela. Pero a lo largo de los meses o años, la resistencia puede debilitarse y, cuando esto sucede, el TOC puede volverse tan severo que los rituales que consumen mucho tiempo se apoderan de la vida de los pacientes, lo que les impide continuar con sus actividades fuera del hogar.

Vergüenza y secreto

Las personas que padecen TOC a menudo intentan ocultar su trastorno en lugar de buscar ayuda. A menudo logran ocultar sus síntomas obsesivo-compulsivos a amigos y compañeros de trabajo. Una consecuencia lamentable de este secreto es que las personas con TOC no suelen recibir ayuda profesional hasta años después del inicio de su enfermedad. En ese momento, es posible que hayan aprendido a trabajar sus vidas, y las vidas de los miembros de la familia, en torno a los rituales.

Síntomas de larga duración

El TOC tiende a durar años, incluso décadas. Los síntomas pueden volverse menos graves de vez en cuando y puede haber intervalos prolongados en los que los síntomas son leves, pero para la mayoría de las personas con TOC, los síntomas son crónicos.

¿QUÉ CAUSA EL TOC?

La vieja creencia de que el TOC era el resultado de experiencias de vida ha cedido ante la creciente evidencia de que los factores biológicos son un contribuyente principal al trastorno. El hecho de que los pacientes con TOC respondan bien a medicamentos específicos que afectan al neurotransmisor serotonina sugiere que el trastorno tiene una base neurobiológica. Por esa razón, el TOC ya no se atribuye a las actitudes que un paciente aprendió en la infancia, por ejemplo, un énfasis excesivo en la limpieza o la creencia de que ciertos pensamientos son peligrosos o inaceptables. En cambio, la búsqueda de causas ahora se centra en la interacción de factores neurobiológicos e influencias ambientales.

El TOC a veces se acompaña de depresión, trastornos alimentarios, trastorno por abuso de sustancias, un trastorno de la personalidad, un trastorno por déficit de atención u otro de los trastornos de ansiedad. Los trastornos coexistentes pueden hacer que el TOC sea más difícil tanto para diagnosticar y tratar.

En un esfuerzo por identificar factores biológicos específicos que pueden ser importantes en la aparición o persistencia del TOC, los investigadores apoyados por el NIMH han utilizado un dispositivo llamado escáner de tomografía por emisión de positrones (PET) para estudiar los cerebros de pacientes con TOC. Varios grupos de investigadores han obtenido resultados de Las tomografías por emisión de positrones sugieren que los pacientes con TOC tienen patrones de actividad cerebral que difieren de los de las personas sin enfermedad mental o con alguna otra enfermedad mental. Los estudios de imágenes cerebrales del TOC que muestran una actividad neuroquímica anormal en regiones que se sabe que desempeñan un papel en ciertos trastornos neurológicos sugieren que estas áreas pueden ser cruciales en los orígenes del TOC. También hay evidencia de que los medicamentos y la terapia cognitiva / conductual inducen cambios en el cerebro que coinciden con la mejoría clínica.

Un gráfico de tomografías por emisión de positrones normales y con TOC que muestra la actividad cerebral en el cerebro de una persona con TOC y en el cerebro de una persona sin TOC. (Fuente: Lewis Baxter, Centro de Ciencias de la Salud de UCLA, Los Ángeles, CA). En el TOC, hay una mayor actividad en una región del cerebro llamada corteza frontal).

Los síntomas del TOC se asocian con algunos otros trastornos neurológicos. Hay una mayor tasa de TOC en personas con síndrome de Tourette, una enfermedad caracterizada por movimientos y vocalizaciones involuntarias. Los investigadores están estudiando actualmente la hipótesis de que existe una relación genética entre el TOC y los trastornos de tics. Otra enfermedad que puede estar relacionada con el TOC es la tricotilomanía (la necesidad repetida de arrancarse el cabello, las pestañas o las cejas del cuero cabelludo). Los estudios genéticos del TOC y otras afecciones relacionadas pueden permitir a los científicos identificar la base molecular de estos trastornos.


¿TENGO TOC?

Una persona con TOC tiene comportamientos obsesivos y compulsivos que son lo suficientemente extremos como para interferir con la vida cotidiana. Las personas con TOC no deben confundirse con un grupo mucho más grande de individuos a los que a veces se les llama «compulsivos» porque se mantienen en un alto nivel de desempeño y son perfeccionistas y muy organizados en su trabajo e incluso en actividades recreativas. Este tipo de «compulsividad» a menudo tiene un propósito valioso, contribuyendo a la autoestima de una persona y al éxito en el trabajo. En ese sentido, difiere de las obsesiones y rituales devastadores de la persona con TOC.

(OMITIDO: una prueba de detección de dos partes para el trastorno obsesivo-compulsivo. La parte A requiere una respuesta de sí o no a 20 preguntas sobre pensamientos, imágenes, impulsos o comportamientos repetidos. La parte B requiere una respuesta a la frecuencia de los pensamientos, las imágenes repetidas , impulsos o comportamientos en la Parte A. Derechos de autor de Wayne K. Goodman, MD, Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, 1994.)

TRATAMIENTO DEL TOC; PROGRESO A TRAVÉS DE LA INVESTIGACIÓN

La investigación clínica y animal patrocinada por el NIMH y otras organizaciones científicas ha proporcionado información que conduce a tratamientos farmacológicos y conductuales que pueden beneficiar a la persona con TOC. Una combinación de las dos terapias suele ser un método de tratamiento eficaz para la mayoría de los pacientes. Algunas personas responden mejor a una terapia, otras a otra.

Farmacoterapia

Los ensayos clínicos en los últimos años han demostrado que los medicamentos que afectan al neurotransmisor serotonina pueden disminuir significativamente los síntomas del TOC. Dos inhibidores de la recaptación de serotonina (SRI), clomipramina (Anafranil) y fluoxetina (Prozac), han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para el tratamiento del TOC. Otros SRI que se han estudiado en ensayos clínicos controlados incluyen sertralina (Zoloft) y fluvoxamina (Luvox). También se usa paroxetina (Paxil). Todos estos SRI han demostrado su eficacia en el tratamiento del TOC. Si un paciente no responde bien a un SRI, otro SRI puede dar una mejor respuesta. Para los pacientes que solo responden parcialmente a estos medicamentos, se está investigando el uso de un SRI como medicamento principal y uno de una variedad de medicamentos como medicamento adicional (un aumentador). Los medicamentos son de gran ayuda para controlar los síntomas del TOC, pero a menudo, si se suspende el medicamento, se producirá una recaída. La mayoría de los pacientes pueden beneficiarse de una combinación de medicamentos y terapia conductual.

Terapia de comportamiento

La psicoterapia tradicional, cuyo objetivo es ayudar al paciente a comprender mejor su problema, generalmente no es útil para el TOC. Sin embargo, un enfoque de terapia conductual específico llamado «prevención de exposición y respuesta» es eficaz para muchas personas con TOC. En este enfoque, el paciente se expone de forma deliberada y voluntaria al objeto o idea temida, ya sea directamente o mediante la imaginación, y luego se le desanima o se le impide llevar a cabo la respuesta compulsiva habitual. Por ejemplo, se puede instar a un lavador de manos compulsivo a tocar un objeto que se cree que está contaminado y luego se le puede negar la oportunidad de lavarse durante varias horas. Cuando el tratamiento funciona bien, el paciente experimenta gradualmente menos ansiedad por los pensamientos obsesivos y se vuelve capaz de prescindir de las acciones compulsivas durante períodos prolongados de tiempo.

Los estudios de la terapia conductual para el TOC han demostrado que produce beneficios duraderos. Para lograr los mejores resultados, es necesaria una combinación de factores: el terapeuta debe estar bien capacitado en el método específico desarrollado; el paciente debe estar muy motivado; y la familia del paciente debe cooperar. Además de las visitas al terapeuta, el paciente debe ser fiel en el cumplimiento de las «asignaciones de tareas». Para aquellos pacientes que completan el curso del tratamiento, las mejoras pueden ser significativas.

Con una combinación de farmacoterapia y terapia conductual, la mayoría de los pacientes con TOC podrán funcionar bien tanto en su trabajo como en su vida social. La búsqueda continua de causas, junto con la investigación sobre el tratamiento, promete generar aún más esperanza para las personas con TOC y sus familias.

CÓMO OBTENER AYUDA PARA EL TOC

Si cree que tiene TOC, debe buscar la ayuda de un profesional de la salud mental. Los médicos de familia, las clínicas y las organizaciones de mantenimiento de la salud generalmente pueden brindar tratamiento o hacer derivaciones a centros y especialistas de salud mental. Además, el departamento de psiquiatría de un centro médico importante o el departamento de psicología de una universidad pueden tener especialistas que estén bien informados sobre el tratamiento del TOC y puedan brindar terapia o recomendar otro médico en el área.

LO QUE PUEDE HACER LA FAMILIA PARA AYUDAR

El TOC no solo afecta al paciente, sino a toda la familia. La familia a menudo tiene dificultades para aceptar el hecho de que la persona con TOC no puede detener el comportamiento angustiante. Los miembros de la familia pueden mostrar su enojo y resentimiento, lo que resulta en un aumento en el comportamiento del TOC. O, para mantener la paz, pueden ayudar en los rituales o brindar tranquilidad constante.

La educación sobre el TOC es importante para la familia. Las familias pueden aprender formas específicas de animar a la persona con TOC apoyando el régimen de medicación y la terapia conductual. Los libros de autoayuda suelen ser una buena fuente de información. Algunas familias buscan la ayuda de un terapeuta familiar capacitado en el campo. Además, en los últimos años, muchas familias se han sumado a alguno de los grupos de apoyo educativo que se han organizado en todo el país.


SI TIENE NECESIDADES ESPECIALES

Las personas con TOC están protegidas por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA). Entre las organizaciones que ofrecen información relacionada con la ADA se encuentran la Línea de información de la ADA en el Departamento de Justicia de EE. UU., (202) 514-0301, y la Red de Adaptación Laboral (JAN), parte del Comité del Presidente sobre el Empleo de Personas con Discapacidades en el Departamento de Trabajo de Estados Unidos. JAN está ubicado en West Virginia University, 809 Allen Hall, PO Box 6122, Morgantown, WV 26506, teléfono (800) 526-7234 (voz o TDD), (800) 526-4698 (en West Virginia).

La Asociación de Fabricantes de Productos Farmacéuticos publica un directorio de programas para indigentes para aquellos que no pueden pagar los medicamentos. Los médicos pueden solicitar una copia de la guía llamando al (800) PMA-INFO.

PARA MAYOR INFORMACIÓN

Para obtener más información sobre el TOC, su tratamiento y cómo obtener ayuda, es posible que desee comunicarse con las siguientes organizaciones:

Asociación de Trastornos de Ansiedad de América 6000 Executive Boulevard, Suite 513 Rockville, MD 20852 Teléfono 301-231-9350
– Hace referencias a miembros profesionales y a grupos de apoyo. Tiene un catálogo de folletos, libros y audiovisuales disponibles.

Association for Advancement of Behavior Therapy 305 Seventh Avenue New York, NY 10001 Teléfono 212-647-1890
– Lista de miembros de profesionales de la salud mental que se centran en la terapia conductual.

Dean Foundation Obsessive Compulsive Information Center 8000 Excelsior Drive, Suite 302 Madison, WI 53717-1914 Teléfono 608-836-8070
– Base de datos informática de más de 4.000 referencias actualizada diariamente. Búsquedas por computadora realizadas por una tarifa nominal. Sin cargo por preguntas de referencia rápida. Mantiene listas de grupos de apoyo y referencias médicas.

Fundación Obsesiva Compulsiva PO Box 70 Milford, CT 06460 Teléfono 203-878-5669
– Ofrece folletos gratuitos o a un costo mínimo para personas con el desorden y sus familias. Además, se encuentran disponibles cintas de video y libros. Se envía un boletín bimensual a los miembros que pagan una cuota anual de membresía de $ 30.00. Tiene más de 250 grupos de apoyo en todo el país.

Tourette Syndrome Association, Inc.42-40 Bell Boulevard New York, NY 11361-2874 Teléfono 718-224-2999
– Publicaciones, videos y películas disponibles a un costo mínimo. El boletín se envía a los miembros que pagan una tarifa anual de $ 35.00. Libros sugeridos para lectura adicional

Baer, ​​L. Getting Control. Superar sus obsesiones y compulsiones. Boston: Little, Brown & Co., 1991.

Foster, Juegos de magia de CH Polly: la visión de un niño del trastorno obsesivo-compulsivo. Ellsworth, ME: Dilligaf Publishing, 1994.

Greist, JH Trastorno obsesivo compulsivo: una guía. Madison, WI: Centro de información sobre el trastorno obsesivo compulsivo. Rev. ed., 1992. (Discusión exhaustiva de la farmacoterapia y la terapia conductual)

Johnston, Trastorno obsesivo compulsivo por insuficiencia cardíaca en niños y adolescentes: una guía. Madison, WI: Centro de información sobre psicofarmacología infantil, 1993.

Livingston, B. Aprender a vivir con un trastorno obsesivo compulsivo. Milford, CT: OCD Foundation, 1989. (Escrito para las familias de las personas con TOC)

Rapoport, JL El niño que no podía dejar de lavarse: la experiencia y el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo. Nueva York: EP Dutton, 1989.

Filmar con una videocámara

El árbol conmovedor. Jim Callner, escritor / director, Awareness films. Distribuido por la OCD Foundation, Inc., Milford, CT. (Sobre un niño con TOC)

REFERENCIAS

DuPont, RL; Rice, DP; Shiraki, S .; y Rowland C. Costos económicos del trastorno obsesivo compulsivo. Inédito, 1994.

Jenike, MA Trastorno obsesivo-compulsivo: eficacia de tratamientos específicos según la evaluación de ensayos controlados. Boletín de psicofarmacología 29: 4: 487-499, 1993.

Jenike, MA Manejo del paciente con trastorno obsesivo compulsivo resistente al tratamiento: estrategias actuales. Revista de psiquiatría clínica 55: 3 (supl): 11-17, 1994.

Leonard, HL; Swedo, SE; Lenane, MC; Rettew, DC; Hamburger, SD; Bartko, JJ; y Rapoport, JL Un estudio de seguimiento de 2 a 7 años de 54 niños y adolescentes obsesivo-compulsivos. Archives of General Psychiatry 50: 429-439, 1993.

March, JS; Mulle, K .; y Herbel, B. Psicoterapia conductual para niños y adolescentes con trastorno obsesivo-compulsivo: ensayo abierto de un nuevo paquete de tratamiento basado en protocolos. Revista de la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente 33: 3: 333-341, 1994.

Pato, MT; Zohar-Kadouch, R .; Zohar, J .; y Murphy, DL Retorno de los síntomas después de la interrupción de la clomipramina en pacientes con trastorno obsesivo compulsivo. American Journal of Psychiatry 145: 1521-1525, 1988.

Swedo, SE y Leonard, HL Trastornos del movimiento infantil y trastorno obsesivo compulsivo. Journal of Clinical Psychiatry 55: 3 (supl): 32-37, 1994.


MENSAJE DEL INSTITUTO NACIONAL DE SALUD MENTAL

La investigación realizada y apoyada por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) brinda esperanza a millones de personas que padecen enfermedades mentales, así como a sus familias y amigos. En muchos años de trabajo con animales y seres humanos, los investigadores han avanzado nuestra comprensión del cerebro y ampliado enormemente la capacidad de los profesionales de la salud mental para diagnosticar, tratar y prevenir trastornos mentales y cerebrales.

Ahora, en la década de 1990, que el presidente y el Congreso han declarado «La década del cerebro», nos encontramos en el umbral de una nueva era en las ciencias del cerebro y del comportamiento. A través de la investigación, aprenderemos aún más sobre los trastornos mentales como la depresión, la enfermedad maníaco-depresiva, la esquizofrenia, el trastorno de pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo. Y podremos utilizar este conocimiento para desarrollar nuevas terapias que puedan ayudar a más personas a superar las enfermedades mentales.

El Instituto Nacional de Salud Mental es parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la agencia principal del gobierno federal para la investigación biomédica y del comportamiento. NIH es un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

El material que aparece en este folleto es de dominio público excepto donde se indique y puede ser reproducido o copiado sin permiso del Instituto. La citación de la fuente es de agradecer. Las partes que están protegidas por derechos de autor pueden reproducirse solo con el permiso del propietario de los derechos de autor.

Expresiones de gratitud

Este folleto es una revisión de Margaret Strock, miembro del personal de la Subdivisión de Consultas y Recursos de Información, Oficina de Información Científica (OSI), Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de una publicación escrita originalmente por Mary Lynn Hendrix, OSI. La asistencia de expertos fue proporcionada por Henrietta Leonard, MD, y Jack Maser, PhD, miembros del personal del NIMH; Robert L. DuPont, MD, Instituto de Comportamiento y Salud; Wayne Goodman, MD, Facultad de Medicina de la Universidad de Florida; y James Broatch, Fundación Obsesiva Compulsiva, Inc.

Servicio de Salud Pública del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Institutos Nacionales de Salud Instituto Nacional de Salud Mental

Publicación de los NIH No. 94-3755 Impreso en 1994

Ventas a granel (No. de stock 017-024-01540-7) por la Oficina de Imprenta del Gobierno de EE. UU., Superintendente de Documentos, Parada postal: SSOP, Washington, DC 20402-9328.

No soy médico, terapeuta ni profesional en el tratamiento del TOC. Este sitio refleja mi experiencia y mis opiniones únicamente, a menos que se indique lo contrario. No soy responsable del contenido de los enlaces que pueda señalar o de cualquier contenido o publicidad en HealthyPlace.com que no sea el mío.

Siempre consulte a un profesional de salud mental capacitado antes de tomar cualquier decisión con respecto a la elección del tratamiento o cambios en su tratamiento. Nunca suspenda el tratamiento o la medicación sin antes consultar a su médico, clínico o terapeuta.

Contenido de la duda y otros trastornos
copyright © 1996-2002 Todos los derechos reservados

Siguiente: TOC, trastorno obsesivo-compulsivo, parte I
~ artículos de la biblioteca ocd
~ todos los artículos sobre trastornos relacionados con el ocd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *