S-adenosilmetionina (SAMe)

Cubre SAMe para el tratamiento de la depresión, la enfermedad de Alzheimer y la fibromialgia.  Obtenga más información sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios de SAMe.

Cubre SAMe, un tratamiento natural para la depresión, la enfermedad de Alzheimer y la fibromialgia. Obtenga más información sobre el uso, la dosis y los efectos secundarios de SAMe.

  • Visión general
  • Usos
  • Fuentes dietéticas
  • Formularios disponibles
  • Cómo tomarlo
  • Precauciones
  • Posibles interacciones
  • Investigación de apoyo

Visión general

La S-adenosilmetionina (SAMe) es un compuesto natural que participa en muchos procesos bioquímicos del cuerpo. La SAMe juega un papel en el sistema inmunológico, mantiene las membranas celulares y ayuda a producir y descomponer las sustancias químicas del cerebro como la serotonina, la melatonina y la dopamina, así como la vitamina B12. SAMe también participa en la fabricación de material genético, conocido como ADN y cartílago. Cantidades bajas de ácido fólico (vitamina B9) en el cuerpo pueden conducir a niveles reducidos de SAMe.

Numerosos estudios científicos indican que la SAMe puede ser útil en el tratamiento de la depresión, la osteoartritis, la fibromialgia y los trastornos hepáticos. Aunque ha estado disponible en Europa con receta durante varios años, SAMe se introdujo recientemente como un suplemento dietético en los Estados Unidos.


Usos de SAM-e

SAMe ofrece una variedad de usos terapéuticos potenciales, principalmente en el tratamiento de las condiciones de salud que se enumeran a continuación. Es importante tener en cuenta que SAMe no se ha probado cuidadosamente durante largos períodos de tiempo. Por esta razón, aún no se sabe si el uso de SAMe durante un período prolongado (meses o años) es seguro.



SAM-e para la depresión

La investigación preliminar sugiere que SAMe es más eficaz que el placebo en el tratamiento de la depresión leve a moderada y es tan eficaz como los medicamentos antidepresivos sin los efectos secundarios asociados con frecuencia con los medicamentos (dolores de cabeza, insomnio y disfunción sexual). Además, los antidepresivos tienden a tardar de seis a ocho semanas en comenzar a funcionar, mientras que SAMe parece comenzar mucho más rápido que eso.

Se necesita más investigación sobre la seguridad y eficacia de SAMe, especialmente durante períodos de tiempo más prolongados. No está claro exactamente cómo funciona SAMe para aliviar la depresión, por lo que es mejor evitar el uso de SAMe junto con otros antidepresivos. Además, dada la gravedad de este trastorno del estado de ánimo, se debe buscar ayuda profesional para los síntomas de depresión antes de tomar SAMe o cualquier sustancia.

Osteoartritis

Los estudios de laboratorio y en animales sugieren que la SAMe puede reducir el dolor y la inflamación en las articulaciones, así como promover la reparación del cartílago, pero los investigadores no tienen claro cómo o por qué funciona. Los ensayos clínicos con personas (aunque generalmente de tamaño pequeño y de corta duración) también han mostrado resultados favorables para SAMe cuando se usa para aliviar los síntomas de la osteoartritis. En varios estudios a corto plazo (de 4 a 12 semanas), los suplementos de SAMe fueron tan efectivos como los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) en adultos con osteoartritis de rodilla, cadera o columna vertebral. SAMe fue equivalente a los medicamentos para disminuir la rigidez matutina, disminuir el dolor, reducir la hinchazón, mejorar el rango de movimiento y aumentar el ritmo al caminar. Varios de los estudios también sugieren que SAMe tiene menos efectos secundarios que los AINE.

Fibromialgia

Según estudios que comparan SAMe con placebo, este suplemento parece mejorar el dolor, la fatiga, la rigidez matutina y el estado de ánimo en personas con fibromialgia.

Enfermedad del higado

Los resultados de varios estudios en animales sugieren que la SAMe puede ser beneficiosa en el tratamiento de diversos trastornos hepáticos, en particular el daño hepático causado por el consumo excesivo de alcohol. Los estudios en animales también sugieren que la SAMe puede proteger al hígado del daño después de una sobredosis de acetaminofén (un medicamento para aliviar el dolor que se compra sin receta). Un estudio de 123 hombres y mujeres con cirrosis hepática alcohólica (insuficiencia hepática) encontró que el tratamiento con SAMe durante 2 años puede mejorar las tasas de supervivencia y retrasar la necesidad de trasplantes de hígado de manera más efectiva que el placebo. Aunque los resultados de este estudio son alentadores, se necesitan más ensayos clínicos para determinar si la SAMe es segura y eficaz para la prevención y / o el tratamiento de la enfermedad hepática.

SAM-e para la enfermedad de Alzheimer

Los estudios sugieren que las personas con la enfermedad de Alzheimer (EA) tienen niveles bajos de SAMe en el cerebro y que la suplementación en realidad puede aumentar esos niveles. Si bien se ha informado que algunas personas con EA han mejorado la función cognitiva con la suplementación con SAMe, se necesitan estudios de investigación bien diseñados para determinar si este suplemento es realmente seguro y eficaz para las personas con la enfermedad.

Otro

Aunque es prematuro decir si estos son usos seguros o apropiados para SAMe, algunas investigaciones preliminares han analizado la relación entre SAMe y la enfermedad de Parkinson, dolores de cabeza por migraña, trastorno de Sjogrens (que causa dolor en el tejido conectivo), trastorno por déficit de atención / hiperactividad ( TDAH) en adultos y trastornos vasculares como enfermedades cardíacas.

Los niveles de SAMe pueden ser bajos en personas con Parkinson y enfermedad cardíaca. Sin embargo, los experimentos en ratas han indicado que los suplementos de SAMe en realidad pueden causar la enfermedad de Parkinson en estos animales.

Dada la estructura de SAMe, algunos han expresado su preocupación por la posibilidad de que SAMe aumente los niveles de homocisteína. (Se ha demostrado que la homocisteína contribuye al desarrollo de placas en los vasos sanguíneos). Sin embargo, la información preliminar sugiere que SAMe en realidad puede reducir la homocisteína. Se necesita investigación para saber si la ingesta de suplementos de SAMe puede reducir la homocisteína y reducir las probabilidades de contraer una enfermedad cardíaca.

Un estudio preliminar de 124 pacientes con migraña sugiere que la SAMe puede disminuir la frecuencia, la intensidad y la duración de los dolores de cabeza, además de conducir a una mejor sensación de bienestar y al uso de menos analgésicos.



Fuentes dietéticas para SAM-e

SAMe no se encuentra en los alimentos. Es producido por el cuerpo a partir de ATP y el aminoácido metionina. (El ATP actúa como la principal fuente de energía de la célula e impulsa una serie de procesos biológicos que incluyen la contracción muscular y la producción de proteínas).


Formas disponibles de SAM-e

  • Butanodisulfonato de S-adenosilmetionina
  • Ditosilato de disulfato de S-adenosilmetionina
  • Tosilato de disulfato de S-adenosilmetionina
  • Tosilato de S-adenosilmetionina

Es importante comprar tabletas con cubierta entérica empaquetadas en papel de aluminio o blísteres de aluminio. SAMe debe almacenarse en un lugar fresco y seco, pero no refrigerado. Los comprimidos deben conservarse en el blíster hasta el momento de la ingestión.


Cómo tomar SAM-e

Comenzar con una dosis baja (por ejemplo, 200 mg por día) y aumentar lentamente ayuda a evitar molestias en el sistema digestivo.

Es importante señalar que muchos de los estudios que evalúan la SAMe para las condiciones mencionadas han probado formas inyectables, no orales, de SAMe. Por lo tanto, la confiabilidad y efectividad de la SAMe oral no está del todo clara. Busque tabletas con recubrimiento entérico, ya que son más estables y pueden ser más confiables en términos de la cantidad de SAMe en la píldora.



Pediátrico

No se conocen informes científicos sobre el uso pediátrico de SAMe. Por lo tanto, actualmente no se recomienda para niños.

Adulto

Las dosis recomendadas de SAMe varían según la condición de salud que se esté tratando. La siguiente lista proporciona pautas para los usos más comunes:

  • depresión: la mayoría de los estudios han utilizado entre 800 y 1600 mg de SAMe por día para la depresión. La dosis diaria generalmente se divide entre la mañana y la tarde.
  • Osteoartritis: una dosis de 600 mg (200 mg tres veces al día) durante las dos primeras semanas y luego 400 mg (200 mg dos veces al día) durante otras 22 semanas ha mostrado una mejoría en los síntomas de la osteoartritis. Otro estudio demostró una mejoría usando 1200 mg (400 mg tres veces al día) durante 30 días.
  • Fibromialgia: Se demostró que una dosis de 800 mg por día durante seis semanas mejora los síntomas.
  • Enfermedad hepática alcohólica: 800-1,200 mg por día por vía oral en dosis divididas durante seis meses mejora la función hepática. Para la enfermedad hepática, la SAMe debe administrarse con la supervisión de un proveedor de atención médica calificado. Esto se debe a que SAMe se administra por vía intravenosa.

Precauciones

Debido al potencial de efectos secundarios e interacciones con medicamentos, los suplementos dietéticos deben tomarse solo bajo la supervisión de un proveedor de atención médica capacitado.

La seguridad de SAMe no se ha evaluado completamente en niños o mujeres embarazadas o en período de lactancia. Por esta razón, estos grupos de personas deben evitar la SAMe. Los efectos secundarios pueden incluir sequedad de boca, náuseas, flatulencia, diarrea, dolor de cabeza, ansiedad, sensación de euforia, inquietud e insomnio. Por esta razón, SAMe no debe tomarse por la noche.

Las personas con trastorno bipolar (maníaco-depresivo) no deben tomar SAMe, ya que puede empeorar los episodios maníacos. SAMe no debe ser combinado con diferentes antidepresivos sin consultar primero a un proveedor de atención médica.

Las personas que toman SAMe deben complementar su uso con un multivitamínico que contenga ácido fólico y vitaminas B12 y B6.


Posibles interacciones

Si actualmente está siendo tratado con alguno de los siguientes medicamentos, no debe usar SAMe sin antes hablar con su proveedor de atención médica.

SAM-e y medicamentos antidepresivos

Ha habido informes de SAMe interactuando con medicamentos antidepresivos y aumentando la posibilidad de efectos secundarios como dolor de cabeza, frecuencia cardíaca irregular o acelerada, ansiedad e inquietud. Por otro lado, debido a que a menudo se necesitan hasta seis u ocho semanas para que los medicamentos antidepresivos comiencen a funcionar, la SAMe se ha usado con ciertos medicamentos para aliviar los síntomas más rápidamente. Consulte a su proveedor de atención médica antes de usar SAMe si está tomando algún medicamento para la depresión.

Investigación de apoyo

Abittan CS, Lieber CS. Enfermedad hepática alcohólica. Opciones de tratamiento Curr Gastroenterol. 1999; 2 (1): 72-80.

Anónimo. SAMe para la depresión. Med Lett Drugs Ther. 1999; 41 (1065): 107-108.

Baldessarini RJ. Neurofarmacología de la S-adenosil-L-metionina. Am J Med. 1987; 83 (5A): 95-103.

Bell KM y col. Niveles sanguíneos de S-adenosilmetionina en la depresión mayor: cambios con el tratamiento farmacológico. Acta Neurol Scand Suppl. 1994; 154: 15-8.

Berlanga C, Ortega-Soto HA, Ontiveros M, Senties H. Eficacia de la S-adeno-L-metionina para acelerar el inicio de la acción de la imipramina. Psiquiatría Res. 1992; 44 (3): 257-262.

Bottiglieri T. Folato, vitamina B12 y trastornos neuropsiquiátricos. Nutr Rev.1996; 54 (12): 382-390.

Bottiglieri T, Godfrey P, Flynn T, Carney MWP, Toone BK, Reynolds EH. Líquido cefalorraquídeo S-adenosilmetionina en la depresión y la demencia: efectos del tratamiento con -adenosilmetionina parental y oral. Psiquiatría J Neurol Neurosurg. 1990; 53: 1096-1098.

Bottiglieri T, Hyland K, Reynolds EH. El potencial clínico de la ademetionina (S-adenosilmetionina) en trastornos neurológicos. Drogas. 1994; 48 (2): 137-152.

Bradley JD, Flusser D, Katz BP, Schumacher HR, Jr., Brandt KD, Chambers MA, et al. Un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo de carga intravenosa con S-adenosilmetionina (SAM) seguida de terapia SAM oral en pacientes con osteoartritis de rodilla. J Rheumatol. 1994; 21 (5): 905-911.



Bray GP, Tredger JM, Williams R. S-adenosylmethionine protege contra la hepatotoxicidad del acetaminofén en dos modelos de ratón. Hepatotol. 1992; 15 (2): 297-301.

Bressa GM. S-adenosilmetionina (SAMe) como antidepresivo: metaanálisis de estudios clínicos. Acta Neurol Scand Suppl. 1994; 154: 7-14.

Carney MW y col. El mecanismo de conmutación y la dicotomía bipolar / unipolar. Br J Psiquiatría. 1989; 154: 48-51.

Carney MW, Toone BK, Reynolds EH. S-adenosilmetionina y trastorno afectivo. Am J Med. 1987; 83 (5A): 104-106.

Chavez M. SAMe: ​​S-adenosilmetionina. Soy J Health Syst Pharm. 2000; 57 (2): 119-123.

Cheng H, Gomes-Trolin C, Aquilonius SM, et al. Niveles de actividad de L-metionina S-adenosiltransferasa en eritrocitos y concentraciones de S-adenosilmetionina y S-adenosilhomocisteína en sangre total de pacientes con enfermedad de Parkinson. Exp Neurol. 1997; 145 (2 Pt 1): 580-585.

Cohen BM y col. S-adenosil-L-metionina en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. J Clin Psychopharmacol. 1988; 8: 43-47.

ConsumerLab.com. Revisión de producto: SAMe. 2000. Consultado en http://www.consumerlabs.com/results/same.asp el 20 de marzo de 2002.

Cooney CA, Wise CK, Poirer LA, Ali SF El tratamiento con metilanfetamina afecta la sangre y el hígado S-adenosilmetionina (Sam) en ratones. Correlación con el agotamiento de la dopamina en el cuerpo estriado. Ann NY Acad Sci. 1998; 844: 191-200.

di Pavoda C. S-adenosilmetionina en el tratamiento de la osteoartritis. Revisión de estudios clínicos. Am J Med. 1987; 83 (supl. 5A): 60-65.

Fava M, Giannelli A, Rapisarda V, Patralia A, Guaraldi GP. Rapidez de aparición del efecto antidepresivo de la S-adenosil-L-metionina parenteral. Psych Res. 1995; 56 (3): 295-297.

Fava M, Rosenbaum JF, MacLaughlin R, Falk WE, Pollack MH, Cohen LS, et al. Efectos neuroendocrinos de la S-adenosil-L-metionina, un nuevo antidepresivo putativo. J Psychiatric Res. 1990; 24 (2): 177-184.

Fetrow CW, Avila JR. Eficacia del suplemento dietético S-adenosil-L-metionina. Ann Pharmacother. 2001; 35 (11): 1414-1425.

Fugh-Berman A, Cott JM. Suplementos dietéticos y productos naturales como agentes psicoterapéuticos. Psychosom Med. 1999; 61: 712-728.

Gaby AR. Tratamientos naturales para la artrosis. Alt Med Rev.1999; 4 (5): 330-341.

Gatto G, Caleri D, Michelacci S, Sicuteri F.Efecto analgésico de un donante de metilo (S-adenosilmetionina) en la migraña: un ensayo clínico abierto. Int J Clin Pharmacol Res. 1986; 6: 15-17.

Glorioso S y col. Estudio multicéntrico doble ciego de la actividad de la S-adenosilmetionina en la artrosis de cadera y rodilla. Int J Clin Pharmacol Res. 1985; 5: 39-49.

Iruela LM, Minguez L, Merino J, Monedero G. Interacción tóxica de S-adenosilmetionina y clomipramina. Soy J Psiquiatría. 1993; 150: 3.

Jacobsen S, Danneskiold-Samsoe B, Andersen RB. S-adenosilmetionina oral en fibromialgia primaria. Evaluación clínica doble ciego. Scand J Rheumatol. 1991; 20: 294-302.

Konig B. Un ensayo clínico a largo plazo (dos años) con S-adenosilmetionina para el tratamiento de la osteoartritis. Am J Med. 1987; 83 (5A): 89-94.

Laudanno GM. Efecto citoprotector de la S-adenosilmetionina en comparación con el del misoprostol contra el daño gástrico inducido por etanol, aspirina y estrés. Am J Med. 1987; 83 (5A): 43-47.

Leventhal LJ. Manejo de la fibromialgia. Ann Intern Med. 1999; 131: 850-858.

Lieber CS. Trastornos hepáticos, metabólicos y nutricionales del alcoholismo: de la patogenia a la terapia. Crit Rev Clin Lab Sci. 2000; 37 (6): 551-584.

Lieber CS. Papel del estrés oxidativo y la terapia antioxidante en las enfermedades hepáticas alcohólicas y no alcohólicas. [Review]. Adv Pharmacol. 1997; 38: 601-628.

Loehrer FMT, Angst CP, Haefeli WE, et al. S-adenilmetionina en sangre total baja y correlación entre 5-metiltetrahidrofolato y homocisteína en la enfermedad de las arterias coronarias. Arterioscler Thromb Vasc Biol. 1996; 16: 727-733.

Loguercio C, Nardi G, Argenzio F, et al. Efecto de la administración de S-adenosil-L-metionina sobre los niveles de cisteína y glutatión de glóbulos rojos en pacientes alcohólicos con y sin enfermedad hepática. Alcohol Alcohol. 1994; 29 (5): 597-604.

Maccagno A, di Giorio EE, Caston OL, Sagasta CL. Ensayo clínico controlado doble ciego de S-adenosilmetionina oral versus piroxicam en la osteoartritis de rodilla. Am J Med. 1987; 83 (supl. 5A): 72-77.

Mato JM, Camara J, Fernandez de Paz J. S-adenosilmetionina en cirrosis hepática alcohólica: un ensayo clínico multicéntrico, aleatorizado, controlado con placebo, doble ciego. J Hepatol. 1999; 30: 1081-1089.

Morelli V, Zoorob RJ. Terapias alternativas: Parte 1. depresión, diabetes, obesidad. Am Fam Phys. 2000; 62 (5): 1051-1060

Morrison LD, Smith DD, Kish SJ. Los niveles de S-adenosilmetiona en el cerebro están gravemente disminuidos en la enfermedad de Alzheimer. J Neurochem. 1996; 67: 1328-1331.

Mueller-Fassbender H. Ensayo clínico doble ciego de s-adenosilmetionina versus ibuprofeno en el tratamiento de la osteoartritis. Am J Med. 1987; 83 (supl. 5A): 81-83.

SAMe para la depresión. Med Letter. 1999; 41 (1065): 107-108.

Shekim WO, Antun F, Hanna GL, McCracken JT, Hess EB. S-adenosil-L-metionina (SAM) en adultos con trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH): resultados preliminares de un ensayo abierto. Psychopharmacol Bull. 1990; 26 (2): 249-253.

Shils ME, Olson JA, Shike M, eds. Nutricion moderna en salud y enfermedad. 9ª ed. Medios, Pensilvania: Williams & Wilkins; 1999.

Tavoni A, Vitali C, Bombardieri S, Pasero G. Evaluación de S-adenosilmetionina en fibromialgia primaria. Un estudio cruzado doble ciego. Am J Med. 20 de noviembre de 1987; 83 (5A): 107-110.

Vendemiale G, et al. Efectos de la S-adenosilmetionina oral sobre el glutatión hepático en pacientes con enfermedad hepática. Scand J Gastroenterol. 1989; 24: 407-415.

Vetter G. Ensayo clínico comparativo doble ciego con S-adenosilmetionina e indometacina en el tratamiento de la osteoartritis. Am J Med. 1987; 83 (supl. 5A): 78-80.

Young SN. El uso de la dieta y los componentes dietéticos en el estudio de los factores que controlan el afecto en humanos: una revisión. J Psychiatr Neurosci. 1993; 18 (5): 235-244.


El editor no acepta ninguna responsabilidad por la precisión de la información o las consecuencias que surjan de la aplicación, uso o mal uso de la información contenida en este documento, incluida cualquier lesión y / o daño a cualquier persona o propiedad como una cuestión de producto. responsabilidad, negligencia o de otro tipo. No se ofrece garantía, expresa o implícita, con respecto al contenido de este material. No se hacen afirmaciones ni respaldos para ningún fármaco o compuesto actualmente comercializado o en uso investigativo. Este material no pretende ser una guía para la automedicación. Se aconseja al lector que discuta la información proporcionado aquí con un médico, farmacéutico, enfermero u otro profesional de la salud autorizado y para verificar la información del producto (incluidos los prospectos del paquete) con respecto a la dosis, precauciones, advertencias, interacciones y contraindicaciones antes de administrar cualquier medicamento, hierba o suplemento mencionado en este documento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *