SAMe para el tratamiento de la depresión

El análisis de los NIH de SAMe para el tratamiento de la depresión indica que SAMe reduce los síntomas de la depresión.

El objetivo de este informe fue realizar una búsqueda en la literatura publicada sobre el uso de S-adenosil-L-metionina (SAMe) para el tratamiento de la depresión, la osteoartritis y la enfermedad hepática; y, sobre la base de esa búsqueda, evaluar la evidencia de la eficacia de SAMe. Una búsqueda amplia reveló literatura suficiente para respaldar una revisión detallada del uso de SAMe para tres afecciones: depresión, osteoartritis y colestasis del embarazo y colestasis intrahepática asociada con enfermedad hepática.

La depresión afectará del 10 al 25 por ciento de las mujeres y del 5 al 12 por ciento de los hombres en los Estados Unidos durante su vida. Aproximadamente de 10 a 15 millones de personas experimentan depresión clínica en un año determinado. El costo anual por tratamiento y salarios perdidos se estima en $ 43.7 a $ 52.9 mil millones.

La osteoartritis es la forma más común de artritis. Se estima que el 15 por ciento de los estadounidenses sufren de artritis y el costo anual para la sociedad se estima en $ 95 mil millones. Es la segunda causa más común citada en reclamos de beneficios por discapacidad del Seguro Social.

La colestasis intrahepática del embarazo ocurre en 1 de cada 500 a 1000 embarazos y se asocia con un mayor riesgo de parto prematuro y muerte fetal. La colestasis intrahepática es una complicación relativamente común de varias enfermedades hepáticas agudas y crónicas, como la hepatitis viral, la hepatitis alcohólica y las enfermedades hepáticas autoinmunes. En dos series de pacientes con enfermedad hepática crónica, el 35 por ciento tenía colestasis intrahepática caracterizada por elevaciones de bilirrubina y enzimas hepáticas. Si bien es difícil asignar un costo económico a la colestasis, el prurito causa una morbilidad significativa en los pacientes afectados.

La evidencia empírica de la eficacia de la SAMe para el tratamiento de estas tres condiciones sería útil para los proveedores de atención médica que las manejan y sería útil para identificar áreas de investigación futura.

Informar la evidencia

El análisis de los NIH de SAMe para el tratamiento de la depresión indica que SAMe reduce los síntomas de la depresión.  Lee mas.Las búsquedas de la literatura arrojaron 1.624 títulos, de los cuales se seleccionaron 294 para su revisión; este último incluyó metanálisis, ensayos clínicos e informes que contenían información complementaria sobre SAMe. Noventa y nueve artículos, que representan 102 estudios individuales, cumplieron los criterios de selección. Se centraron en el tratamiento de SAMe para la depresión, la osteoartritis o la enfermedad hepática y presentaron datos de ensayos clínicos en humanos. De estos 102 estudios, 47 se centraron en la depresión, 14 se centraron en la osteoartritis y 41 se centraron en la enfermedad hepática (todas las afecciones).

Metodología

Se estableció un panel de expertos técnicos que representan diversas disciplinas para asesorar a los investigadores a lo largo de la investigación. En consulta con las agencias de financiación y teniendo en cuenta los usos para los que se recomendaba la SAMe en general, se seleccionó como el enfoque del informe el uso de SAMe para tratar la depresión, la osteoartritis y la enfermedad hepática. El objetivo era realizar un metanálisis siempre que la literatura fuera apropiada para dicho análisis.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en veinticinco bases de datos biomédicas hasta el año 2000: MEDLINE®, HealthSTAR, EMBASE, BIOSIS Previews®, MANTIS, Allied and Complementary Medicine, Cochrane ™ Library, CAB HEALTH, BIOBASE, SciSearch®, PsychINFO, Mental Health Abstracts, Health News Daily , PASCAL, TGG Health & Wellness DB y varias bases de datos farmacéuticas. Los investigadores buscaron utilizando el término SAMe y sus muchos sinónimos farmacológicos, los tres estados de enfermedad de enfoque, el diseño del estudio y el tipo de artículo. También buscaron bibliografías de artículos de revisión y metanálisis y preguntaron a expertos para identificar citas adicionales. Se identificaron 62 artículos adicionales de estas fuentes, particularmente de artículos de revisión y de citas sugeridas por los asesores.

Criteria de selección

Los informes se incluyeron en la síntesis de evidencia si se centraban en SAMe para una de las enfermedades seleccionadas y presentaban los resultados de ensayos clínicos aleatorios en seres humanos. El idioma de publicación no fue un obstáculo para la inclusión. Alrededor del 25 por ciento de los estudios seleccionados se realizaron en idiomas extranjeros, principalmente italiano.

Recogida y análisis de datos

Todos los títulos, resúmenes y artículos seleccionados, en todos los idiomas, fueron revisados ​​de forma independiente por dos revisores que dominaban el idioma apropiado, y todos los desacuerdos se resolvieron por consenso. Se recopiló información sobre los datos demográficos de los pacientes, el estado de la enfermedad, la intervención, el diseño del estudio y los resultados. Existió un número suficiente de estudios homogéneos para permitir un metanálisis de la eficacia de la SAMe para el tratamiento de cuatro afecciones: depresión versus placebo y terapia activa (farmacológica), osteoartritis versus placebo y terapia activa (farmacológica), colestasis del embarazo versus placebo y terapia activa terapia y colestasis intrahepática asociada con enfermedad hepática versus placebo. El resto de los estudios de enfermedad hepática fueron demasiado heterogéneos para el análisis agrupado y se evaluaron cualitativamente.


Recomendaciones

Los investigadores identificaron 102 estudios relevantes en las tres áreas seleccionadas: 47 estudios para la depresión, 14 estudios para la osteoartritis y 41 estudios para la enfermedad hepática. La mayoría de los estudios incluyeron a un pequeño número de pacientes y la calidad de los estudios varió mucho, según los criterios de Jadad. Los resultados se resumen en cinco tablas de evidencia. Después de eliminar los estudios duplicados, la distribución de los estudios en las tres áreas seleccionadas fue la siguiente:

De los 39 estudios únicos considerados, se incluyeron 28 estudios en un metanálisis de la eficacia de SAMe para disminuir los síntomas de depresión.

  • En comparación con el placebo, el tratamiento con SAMe se asoció con una mejora de aproximadamente 6 puntos en la puntuación de la Escala de calificación de Hamilton para la depresión medida a las 3 semanas (IC del 95 por ciento [2.2, 9.0]). Este grado de mejoría es tanto estadísticamente como clínicamente significativo y equivale a una respuesta parcial al tratamiento. Había muy pocos estudios disponibles para los que se pudiera calcular un índice de riesgo para una mejora del 25 por ciento o del 50 por ciento en la Escala de calificación de Hamilton para la depresión. Por lo tanto, no se pudo realizar un análisis agrupado, pero los resultados en general favorecieron a la SAMe en comparación con el placebo.
  • En comparación con el tratamiento con farmacología antidepresiva convencional, el tratamiento con SAMe no se asoció con una diferencia estadísticamente significativa en los resultados (los cocientes de riesgo para una disminución del 25 y del 50 por ciento en la puntuación de Hamilton para la depresión fueron 0,99 y 0,93, respectivamente; tamaño del efecto para la puntuación de Hamilton para la depresión medida de forma continua fue de 0,08 (IC del 95 por ciento [-0.17, -0.32])).

De los 13 estudios únicos considerados, se incluyeron 10 en un metanálisis de la eficacia de SAMe para disminuir el dolor de la osteoartritis.

  • Un gran ensayo clínico aleatorizado mostró un tamaño del efecto a favor de SAMe de 0,20 (IC del 95% [-0.39, – 0.02]) en comparación con el placebo, lo que demuestra una disminución del dolor de la osteoartritis.
  • En comparación con el tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos, el tratamiento con SAMe no se asoció con una diferencia estadísticamente significativa en los resultados (tamaño del efecto 0,11; IC del 95% [0.56, 0.35]).

Se incluyeron ocho estudios únicos en un metanálisis de la eficacia de SAMe para aliviar el prurito y disminuir los niveles elevados de bilirrubina sérica asociados con la colestasis del embarazo.

  • En comparación con el placebo, el tratamiento con SAMe se asoció con un tamaño del efecto de casi una desviación estándar completa (-0,95; IC del 95 por ciento [-1.45, -0.45]) para la disminución del prurito y de más de un tercio de las desviaciones estándar (-1,32; IC del 95 por ciento [-1.76, -0.88]) para la disminución de los niveles de bilirrubina sérica.
  • En dos ensayos clínicos que no se agruparon, se prefirió la terapia convencional (ácido ursodesoxicólico) sobre la SAM para el tratamiento del prurito. Uno de ellos fue estadísticamente significativo. Para la bilirrubina sérica, los resultados de tres ensayos pequeños variaron y no se pudieron establecer conclusiones.

De los 10 estudios únicos considerados, seis estudios se incluyeron en un metanálisis de la eficacia de SAMe para aliviar el prurito y disminuir los niveles elevados de bilirrubina asociados con la colestasis intrahepática causada por una variedad de enfermedades hepáticas.

  • En comparación con el placebo, el tratamiento con SAMe para el prurito se asoció con un cociente de riesgos de 0,45, lo que significa que los pacientes tratados con SAMe tenían el doble de probabilidades que los pacientes tratados con placebo de tener una reducción del prurito (IC del 95% [0.37, 0.58]).
  • Los estudios que compararon SAMe con la terapia activa fueron insuficientes en número para permitir un análisis agrupado.

Los veinte estudios restantes fueron demasiado heterogéneos con respecto al diagnóstico (una amplia variedad de afecciones hepáticas) y los resultados para permitir un análisis agrupado. Fueron evaluados cualitativamente.

Investigación futura

La revisión ha identificado una serie de áreas prometedoras para futuras investigaciones. Estas áreas son discutido brevemente.

Existe la necesidad de estudios de revisión adicionales, estudios que aclaren la farmacología de la SAMe y ensayos clínicos. Es muy importante comprender mejor la relación riesgo-beneficio de la SAMe en comparación con la terapia convencional, especialmente para la depresión y la osteoartritis. Con ese fin, se podría realizar un análisis adicional de los datos existentes, pero probablemente sería más productivo respaldar nuevos estudios clínicos definitivos para abordar este problema.

No se han realizado buenos estudios de escalada de dosis con la formulación oral de SAMe para la depresión, la osteoartritis o la enfermedad hepática. Una vez que se ha demostrado la eficacia de la dosis oral más eficaz de SAMe, se indican ensayos clínicos más amplios para el uso de SAMe para la depresión, la osteoartritis y la colestasis. Dichos ensayos necesitarían inscribir a un gran número de pacientes con diagnósticos homogéneos y centrarse en resultados clínicos importantes. Idealmente, compararían SAMe con placebo y con la atención estándar. En estos ensayos se debe recopilar sistemáticamente información sobre los efectos secundarios y los eventos adversos.

Para afecciones hepáticas distintas de la colestasis, se deben realizar ensayos adicionales más pequeños para determinar qué poblaciones de pacientes se beneficiarían más de la SAM y qué intervenciones (dosis y vía de administración) son más efectivas. Se deben realizar ensayos clínicos adicionales más pequeños de naturaleza exploratoria para investigar los usos de SAMe para disminuir la latencia de la efectividad de los antidepresivos convencionales y para tratar la depresión posparto.

Fuente: Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de los Institutos Nacionales de Salud. Actual a agosto de 2002.

Siguiente: Hierba de San Juan y el tratamiento de la depresión
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *