Trastorno bipolar en niños y adolescentes: medicamentos, TEC

El tratamiento del trastorno bipolar en niños y adolescentes puede incluir el uso de estabilizadores del estado de ánimo, hospitalización y TEC (terapia electroconvulsiva).

Atención médica: El tratamiento y manejo del trastorno bipolar son complicados; por lo tanto, la mayoría de los niños y adolescentes con este diagnóstico requieren la derivación a un psiquiatra especializado en este grupo de edad. En general, se utiliza un enfoque de equipo en el entorno clínico porque se deben abordar múltiples factores, incluidos los medicamentos, los problemas familiares, el funcionamiento social y escolar y, cuando está presente, el abuso de sustancias. En general, el tratamiento del trastorno bipolar puede considerarse como un proceso de 4 fases: (1) evaluación y diagnóstico de los síntomas de presentación, (2) atención aguda y estabilización de crisis por psicosis o ideas o actos suicidas u homicidas, (3) movimiento hacia la recuperación completa de un estado depresivo o maníaco, y (4) logro y mantenimiento de la eutimia.

El tratamiento del trastorno bipolar en niños y adolescentes puede incluir el uso de estabilizadores del estado de ánimo, hospitalización y TEC (terapia electroconvulsiva).El tratamiento de pacientes adolescentes o jóvenes con trastorno bipolar se basa en los tratamientos proporcionados a pacientes adultos, ya que no se dispone de buenos estudios controlados de modalidades de tratamiento bipolar en este grupo de edad para proporcionar atención médica basada en la evidencia. No obstante, los trastornos bipolares en adolescentes y niños a menudo se presentan a los médicos en momentos de desesperación familiar o juvenil o crisis familiares que rodean los comportamientos de los jóvenes. En momentos tan críticos, la atención hospitalaria a menudo está indicada para evaluar al paciente, diagnosticar la afección y garantizar la seguridad del paciente o de otras personas. La hospitalización es necesaria para la mayoría de los pacientes en los que están presentes características psicóticas y en casi todos los pacientes en los que están presentes ideas o planes suicidas u homicidas. La atención hospitalaria siempre debe considerarse para los jóvenes que tienen ideas suicidas u homicidas y tienen acceso a armas de fuego en sus hogares o comunidades y para aquellos que abusan de sustancias, en particular el alcohol.

Los episodios depresivos son, con frecuencia, la primera presentación de los trastornos bipolares en los jóvenes. En estas situaciones, el médico debe recordar que aproximadamente el 20% de los adolescentes que tienen un diagnóstico de depresión revelan posteriormente síntomas maníacos; por lo tanto, la terapia con antidepresivos en un joven deprimido debe iniciarse con una advertencia al paciente y la familia de la posibilidad de un desarrollo posterior de los síntomas de la manía. Si se sabe o se sugiere un historial de un estado maníaco en un paciente actualmente deprimido, primero se debe comenzar con un estabilizador del estado de ánimo. Una vez que se alcanza un nivel terapéutico y una respuesta al estabilizador del estado de ánimo, se puede considerar un antidepresivo como tratamiento adicional necesario para el estado actual de depresión.

El tratamiento hospitalario generalmente requiere atención en una unidad cerrada para ayudar en la regulación de seguridad. Rara vez se restringe físicamente a los jóvenes en los hospitales, pero las salas de reclusión permanecen disponibles en caso de estados de agitación grave que puedan culminar en amenazas o en la expresión abierta de agresión física a sí mismos oa otros.

Los estabilizadores del estado de ánimo, como el carbonato de litio, el divalproex de sodio o la carbamazepina, son los pilares del tratamiento de los pacientes con trastorno bipolar. Además, se puede usar un agente antipsicótico, como risperidona o haloperidol, si existen características psicóticas o agitación agresiva. Por último, las benzodiazepinas pueden utilizarse para mejorar el sueño y modular la agitación durante la hospitalización. Una vez que los síntomas de psicosis, tendencias suicidas u homicidio están ausentes o disminuyen lo suficiente a un nivel seguro y manejable, el paciente es dado de alta para recibir atención ambulatoria.

Aunque la terapia electroconvulsiva (TEC) está bien documentada como una opción de tratamiento eficaz y segura en pacientes con estados depresivos o psicóticos, la mayoría de los médicos no la consideran una intervención de primera línea en niños o adolescentes. La TEC a menudo se administra inicialmente de forma hospitalaria porque se usa con mayor frecuencia en casos graves o refractarios, y es probable que estos pacientes requieran hospitalización con más frecuencia. Aún así, la TEC puede iniciarse en cualquier punto del tratamiento porque cada tratamiento de TEC se puede realizar en un entorno de tratamiento diurno, por lo general requiere al menos una visita de 4 horas para las preparaciones previas a la TEC, la administración de la terapia de TEC y la monitorización posterior durante el tiempo de recuperación tanto de la sesión de TEC como de la anestesia. Todos los tratamientos de TEC requieren la presencia de un anestesiólogo o anestesista durante la administración de la terapia.

Se ha demostrado que la TEC es segura y terapéutica en adolescentes y niños. Un aspecto favorable de la TEC es su inicio más rápido de la respuesta terapéutica frente a los medicamentos, específicamente en días en lugar de semanas. Un inconveniente de la TEC es la pérdida de memoria asociada que rodea el tiempo justo antes y después de los tratamientos. Un episodio de tratamiento con TEC puede implicar de 3 a 8 sesiones o más, normalmente a razón de 1 sesión cada dos días o 3 sesiones por semana. A pesar del rápido efecto de la TEC sobre el estado de ánimo y los síntomas psicóticos, todavía se requieren medicamentos en la fase de mantenimiento del tratamiento.

Fuentes:

  • Kowatch RA, Bucci JP. Estabilizadores del estado de ánimo y anticonvulsivos. Pediatr Clin North Am. Octubre de 1998; 45 (5): 1173-86, ix-x.
  • Kowatch RA, Fristad M, Birmaher B, et al. Pautas de tratamiento para niños y adolescentes con trastorno bipolar. Psiquiatría infantil adolescente de J Am Acad. Marzo de 2005; 44 (3): 213-35.

Siguiente: Trastorno bipolar en niños y adolescentes: evaluaciones de pacientes
~ biblioteca de trastorno bipolar
~ todos los artículos sobre el trastorno bipolar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *