¡Cambia tu actitud! Cambio 1

Cambio n. ° 1

«No puedo dejar que nadie lo sepa». a «No me avergüenzo».

Es difícil que otros sepan de nuestros problemas. Primero, podemos sentirnos avergonzados de admitir que no tenemos nuestras vidas juntas tan bien como (fantaseamos) que ellos tienen la suya. Entonces, si nuestros problemas duran un tiempo, no queremos que los demás se cansen de nuestras quejas. O podríamos explicar lo que nos molesta solo para que otros digan: «No lo entiendo. No sé a qué te refieres». O, peor aún, «¿Cuál es el problema?» Además, la gente puede empezar a darnos consejos sobre cómo solucionarlo y esperar que actuemos pronto. Hablar con alguien sobre un problema no significa que nos sintamos lo suficientemente valientes como para intentar solucionarlo. Estas posibles reacciones pueden ser buenas razones para guardarnos nuestros problemas.

Cambia tu actitud de decir, no puedo dejar que nadie lo sepa, no me avergüenzo de vencer la ansiedad y el pánico.  Consejos de autoayuda para personas que sufren de ansiedad, ataques de pánico, fobias, trastorno obsesivo compulsivo - TOC, miedo a volar y trastorno de estrés postraumático - PTSD.  Información de expertos, grupos de apoyo, chat, diarios y listas de apoyo.Hay al menos otras dos razones para mantener el secreto cuando el problema son los ataques de pánico. El primero es el estigma en torno a los problemas de salud mental. Piense en lo fácil que es para los empleados llamar diciendo que están enfermos porque tienen gripe o incluso una migraña. Pero, ¿quién está dispuesto a decir: «Estoy teniendo un ataque de depresión que me va a dejar fuera por un par de días»? Puede decirle a su jefe que tiene que perderse ese viaje a campo traviesa mañana porque su abuela murió. Se necesita más fuerza para admitir que tienes miedo a volar. Un problema de salud mental puede verse como una señal de desgracia.

En segundo lugar, no controlar el pánico puede aumentar nuestros propios sentimientos de vergüenza y baja autoestima. No poder viajar en los mismos círculos que nuestros compañeros, o realizar tareas que parecen tan simples para los demás y que alguna vez fueron simples para nosotros, es fácil ver cómo eso desgasta nuestra autoestima. Y a medida que nuestro sentido de autoestima disminuye, nos volvemos aún más susceptibles a la influencia del pánico. Por ejemplo, si cree que no vale mucho como ser humano, será menos probable que trate de ayudarse a sí mismo. Si cree que este pánico simplemente refleja su falta de habilidades básicas necesarias para hacer frente al mundo, entonces será menos probable que enfrente los eventos estresantes de su vida.

Creo que es mejor abordar todos estos temores (vergüenza social, falta de comprensión, estigma) abordando primero nuestras creencias sobre nuestro propio valor. Esto nos ayudará a tocar nuestra culpa y vergüenza, y cualquier sentimiento de insuficiencia personal. No espero hacer un cambio de imagen completo de tu personalidad en unas pocas páginas. Sin embargo, quiero inculcarle la actitud de que se merece para sentir respeto por usted mismo.

El pánico requiere que trabaje en desarrollar su autoestima, confianza en sí mismo y amor propio, porque el pánico tiene la poderosa capacidad de desgastar sus vulnerabilidades psicológicas, de debilitar su resolución. Cuando sienta que tiene que ocultar su problema, cada vez que surja el pánico, comenzará a endurecerse por dentro. Intentarás contenerlo, no dejar que se derrame, no dejar que se vea. Cuando intentas contener el pánico, crece. Cuando se respeta a sí mismo, puede comenzar a tomar decisiones basadas en lo que lo ayudará a sanar, no en lo que lo protegerá del escrutinio de los demás. Cuando haces ese cambio, mueres de hambre al pánico apoyándote a ti mismo y permitiendo que otros te apoyen en este momento difícil.

Revise esta lista y vea si alguna de las declaraciones refleja sus creencias negativas sobre usted mismo:

  • Soy inferior a los demás.
  • No valgo mucho.
  • Estoy disgustado conmigo mismo.
  • No encajo con los demás.
  • Simplemente no soy bueno como persona.
  • Hay algo mal en mí, o inherentemente defectuoso en mí.
  • Soy débil. Debería ser más fuerte.
  • No debería sentirme así.
  • No hay razón para toda esta ansiedad que siento.
  • No debería tener estos pensamientos locos.
  • Ya debería estar mejor.
  • No tengo esperanzas.
  • He tenido este problema demasiado tiempo.
  • Lo he intentado todo; No voy a mejorar.
  • Mis problemas están demasiado arraigados.

Estas actitudes autocríticas apoyan las primeras etapas de la restricción de nuestras opciones. Comenzamos a limitar la forma en que actuamos con los demás. Si sentimos que no encajamos, o que no valemos mucho para quienes nos rodean, tendremos a protegernos del rechazo. Pensaremos en los demás primero y en nosotros mismos en segundo lugar:

  • No puedo contárselo a nadie.
  • No puedo molestar a otras personas con mis problemas.
  • Debo cuidar a los demás.
  • No puedo dejar que la gente me vea de esta manera.
  • La gente no pensará que estoy bien si saben que estoy ansioso.
  • Debo esconder mi ansiedad, contenerla, no dejar que nadie sepa mis sentimientos, luchar contra ella.

Esta sección de actitud se centra en las influencias de nuestras creencias en nuestra vida diaria. Estos incluyen la creencia de que somos dignos de éxito y felicidad y la creencia de que tenemos una variedad de opciones positivas disponibles para nosotros en nuestras vidas. Son actitudes que nos ayudan a resolver problemas. Son convicciones que nos afirman.

Una afirmación es un pensamiento positivo que nos apoya a medida que avanzamos hacia nuestras metas deseadas. Tu mayor fortaleza interna vendrá de las formas en que afirmes tu valía como persona. Hay dos tipos de afirmaciones para explorar. Las primeras son creencias sobre quién eres y las segundas son creencias sobre lo que necesitas hacer en esta vida para tener éxito. Considere las siguientes declaraciones. ¿Cómo podrías cambiar tu enfoque de tu vida si creyeras en estas palabras?

Aceptar quien soy

  • Estoy bien tal como soy.
  • Soy adorable y capaz.
  • Soy una persona importante
  • Ya soy una persona digna; No tengo que demostrar mi valía.
  • Mis sentimientos y necesidades son importantes.
  • Merezco ser apoyado por aquellos que se preocupan por mí.
  • Merezco ser respetado, nutrido y cuidado.
  • Merezco sentirme libre y seguro.
  • Soy lo suficientemente fuerte para manejar lo que venga.

Nadie espera que cambies una actitud de larga data de la noche a la mañana. Pero si puede continuar reflexionando sobre estas actitudes hasta que comience a creerlas, estará en camino de superar el pánico. Desarrollar nuestro sentido de autoestima aumenta nuestra capacidad para enfrentar los obstáculos a nuestra libertad.

El segundo tipo de afirmación tiene que ver con nuestras expectativas sobre cómo debemos actuar con los demás. Nos recuerda que no tenemos que complacer a los demás e ignorar nuestros propios deseos y necesidades, que todos cometemos errores a medida que aprendemos y que no necesitamos ver cada tarea como una prueba de nuestra competencia. o vale la pena.

Apoyando lo que hago

  • Está bien decirle que no a los demás.
  • Es bueno para mí tomarme un tiempo para mí.
  • Está bien pensar en lo que necesito.
  • Cuanto más consiga lo que necesito, más tendré para dar a los demás.
  • No tengo que cuidar de todos los demás.
  • No tengo que ser perfecto para ser amado.
  • Puedo cometer errores y aun así estar bien.
  • Todo es práctica; No tengo que ponerme a prueba.
  • No estoy avergonzado.

Estas actitudes nos dan permiso para tomarnos el tiempo que necesitamos para sentirnos saludables, descansados ​​y emocionados por la vida. Nos aíslan del veneno paralizante de la vergüenza.

Explore qué obstáculos se interponen en el camino de estas afirmaciones para usted. A veces, será útil hablar de estos temas con un amigo cercano o con un grupo de autoayuda. Otras veces, las causas de estos bloqueos no son tan claras o no se eliminan fácilmente. Si se siente atascado, considere acudir a un profesional de la salud mental para obtener información y orientación.

Una vez que aborde los problemas que bloquean su voluntad de mantenerse a sí mismo, preste atención a estas afirmaciones. Encuentre formas de aceptar este tipo de declaraciones, luego deje que sus acciones reflejen estas creencias. (Es posible que deba comenzar actuando como si los creyera, incluso cuando no lo hace, antes de descubrir qué tan bien le servirán). Además del apoyo de amigos y un profesional de la salud mental, busque cursos en su comunidad sobre capacitación en asertividad. Este curso le enseñará cómo convertir sus creencias positivas en acciones.

Siguiente: ¡Cambia tu actitud! Cambio 3
~ volver a la página de inicio del sitio de Anxieties
~ artículos de la biblioteca ansiedad-pánico
~ todos los artículos sobre trastornos de ansiedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *