¿La terapia electroconvulsiva previene el suicidio?

Victor Milstein, Ph.D., Joyce G. Small, MD, Iver F. Small, MD y Grace E. Green, BA

Larue D. Carter Memorial Hospital y la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana. Indianápolis, Indiana, Estados Unidos.

Terapia convulsiva
2 (1): 3-6, 1986

Examine de repente la cuestión de si la terapia electroconvulsiva (TEC) protege o no contra la muerte por suicidio.Resumen: Para examinar la cuestión de si la terapia electroconvulsiva (TEC) protege o no contra la muerte por suicidio, hicimos un seguimiento de una población completa de 1.494 pacientes psiquiátricos adultos hospitalizados durante 5-7 años. Durante ese tiempo hubo 76 muertes de las cuales 16 o 21% fueron por suicidio. La causa de la muerte no se relacionó significativamente con la edad. diagnóstico de género o investigación. Los pacientes que se suicidaron tenían más probabilidades de haber recibido TEC que los que murieron por otras causas, pero esta diferencia no fue significativa. Un grupo de control de pacientes vivos emparejados por edad, sexo y diagnóstico tuvo exposiciones muy similares a la TEC. lo que indica además que la TEC no influye en la supervivencia a largo plazo. Estos hallazgos, combinados con un examen detenido de la literatura, no respaldan la creencia común de que la TEC ejerce efectos protectores a largo plazo contra el suicidio.

En la reciente Conferencia de Desarrollo de Consenso sobre Terapia Electroconvulsiva (TEC) patrocinada por los Institutos Nacionales de Salud y Salud Mental, hubo muchos argumentos sobre si la TEC reduce o no el riesgo de suicidio. Al principio, esta preocupación parecería superflua, ya que se sabe que la TEC es una forma eficaz de tratamiento para la depresión grave y otras enfermedades asociadas con un riesgo de suicidio significativamente elevado. El informe de la conferencia (Consensus Development Conference, 1985) establece que «el riesgo inmediato de suicidio (cuando no es manejable por otros medios) es una indicación clara para considerar la TEC». Sin embargo, los datos fácticos que apoyan esta afirmación no se pueden obtener fácilmente.

Los estudios de Tsuang et al. (1979) y Avery y Winokur (1976) a menudo se citan para mostrar que la TEC se asocia con tasas de mortalidad más bajas que la terapia con medicamentos o la atención institucional en el tratamiento de pacientes con trastorno esquizoafectivo o depresión. Sin embargo, sus datos muestran una reducción de la mortalidad por todas las causas, pero ninguna reducción significativa de la muerte por suicidio per se. Avery y Winokur (1976) encontraron que la muerte por suicidio no fue diferente en los pacientes que recibieron TEC en comparación con los que recibieron otras modalidades de tratamiento. Posteriormente, estos mismos autores (1978) demostraron que los pacientes que fueron tratados con TEC hicieron significativamente menos intentos de suicidio durante un período de seguimiento de 6 meses que los pacientes que no recibieron TEC. Sin embargo, Babigian y Guttmacher (1984) no lograron demostrar que la TEC ejerce una influencia protectora contra la muerte por suicidio. Eastwood y Peacocke (1976) no encontraron una interrelación entre el suicidio, los ingresos hospitalarios por enfermedad depresiva y la TEC.

La revisión de la literatura temprana también revela hallazgos contradictorios. Ziskind y col. (1945) informaron que el tratamiento con TEC o pentilenetetrazol (Metrazol) reduce la muerte por suicidio. Huston y Locher (1948a) encontraron que ninguno de sus pacientes con melancolía involutiva tratados con TEC se suicidó, mientras que el 13% de los pacientes no tratados lo hizo. Los mismos autores informaron una tasa más baja de suicidio en pacientes maníaco depresivos tratados con TEC que en pacientes no tratados (1948b). Sin embargo, dos estudios posteriores (Bond, 1954; Bond y Morris, 1954) no encontraron un efecto protector significativo de la TEC contra el suicidio en pacientes con psicosis involutiva o enfermedad maniaco depresiva.

ESTUDIOS DE SEGUIMIENTO

En un esfuerzo por arrojar luz sobre esta pregunta aún sin resolver, informamos nuestros hallazgos de estudios de seguimiento de una serie de 1494 pacientes. Consistieron en todas las admisiones consecutivas de adultos al Larue D. Carter Memorial Hospital durante los años 1965-1972. En otra parte aparecen más detalles sobre la instalación y la muestra de pacientes (Small et al., 1984). A partir de los contactos con las familias y los médicos tratantes y las referencias cruzadas de los nombres de los pacientes que figuran en los certificados de defunción de Indiana, determinamos que 76 pacientes habían fallecido durante el período de seguimiento de 5 a 7 años. Así, el 5,1% del total de la muestra había fallecido en el momento del seguimiento, y de estos, 16 o 21% fueron consecuencia de suicidio. Se examinaron las causas de la muerte en relación con la edad, el sexo, el diagnóstico de investigación retrospectiva (Feighner et al., 1972) y si el paciente había recibido TEC durante la hospitalización inicial o en cualquier momento del pasado. Estos datos se resumen en tabla 1.

Ni la edad ni el sexo se relacionaron significativamente con las muertes por suicidio frente a las no suicidas. No hubo asociaciones significativas con los diagnósticos de investigación agrupados en términos de trastorno afectivo, esquizofrenia u otras afecciones. El 44% de los pacientes que se suicidaron habían sido tratados con TEC durante el ingreso hospitalario índice, mientras que el 32% de los pacientes que murieron por otras causas habían recibido TEC. Estas diferencias no fueron estadísticamente significativas.


En vista de estos hallazgos negativos, a continuación evaluamos un grupo de control de pacientes que aún estaban vivos durante el seguimiento. Los pacientes que componen este grupo fueron emparejados individual y exactamente por sexo y diagnóstico de investigación (Feighner et al., 1972) con los que habían fallecido. También se emparejaron por edad lo más cerca posible y por la fecha de ingreso al hospital. Cuando examinamos la experiencia de TEC de estos pacientes de control pareados vivos y los comparamos con los de los pacientes que habían fallecido, no encontramos diferencias estadísticamente fiables (Tabla 1).

TABLA 1. Características de los pacientes por resultado
Pacientes que murieron Controles vivos
emparejado a la muerte
Suicidio Otro Suicidio Otro
norte dieciséis 60 dieciséis 60
Masculinos femeninos
norte 6:10 23:37
% 38:63 38:62
Diagnóstico de investigación (n /%)
Afectivo 4 25 21 35
Esquizofrénico 4 25 12 20
Otro 8 50 27 45
Edad media (años) 32 43 31 44
TEC durante el ingreso índice (n /%)
7 44 19 32 8 50 21 35
No 9 56 31 68 8 50 39 65
TEC: índice más historial (n /%)
8 50 24 40 9 56 29 48
No 8 50 36 60 7 44 31 52

DISCUSIÓN Y CONCLUSIÓN

Los resultados de este estudio retrospectivo no apoyan la afirmación de que la TEC ejerce efectos protectores a largo plazo contra el suicidio. Aunque no es estadísticamente significativo, más pacientes cuya muerte se atribuyó al suicidio habían recibido TEC durante su ingreso hospitalario índice que los que murieron por otras causas (44 frente a 32%). De manera similar, cuando se agregó su experiencia previa con TEC, más pacientes que murieron como resultado de suicidio habían recibido TEC (50 frente a 40%). El grupo de control emparejado reveló porcentajes muy similares, lo que sugiere que la TEC tiene un impacto mínimo en la supervivencia a largo plazo. Para considerar los primeros estudios que demuestran que la TEC ejerce un efecto protector contra la muerte por suicidio, los datos publicados deben reelaborarse para determinar si las diferencias fueron significativas. Ziskind y col. (1945) siguió a 200 pacientes durante una media de 40 meses (rango de 6 a 69 meses). Ochenta y ocho pacientes fueron tratados con Metrazol o TEC. Los 109 pacientes restantes rechazaron la terapia convulsiva (n = 43), tenían síntomas demasiado leves para justificar este tratamiento (n = 50) o tenían una condición que contraindicaba la TEC (n = 16). Hubo 13 muertes en los pacientes de control con 9 por suicidio, en comparación con 3 muertes con 1 suicidio en los pacientes con terapia convulsiva. Estos datos arrojan una probabilidad exacta de Fisher de 0.029, lo que indica una asociación significativa entre tratamiento / no tratamiento y suicidio / otras causas de muerte. Sin embargo, se desconocen las condiciones de los 16 pacientes con contraindicaciones para la TEC y si contribuyeron de manera desproporcionada a los suicidios.

Huston y Locher (1948a) compararon pacientes con psicosis involutiva no tratados y tratados con TEC. Descubrieron que ninguno de los pacientes del grupo de terapia convulsiva se suicidó, mientras que el 13% de los que no recibieron tratamiento lo hicieron. La interpretación de este estudio se complica por el hecho de que siguieron a los pacientes tratados con TEC durante una media de 36 meses (rango 1-48 meses) ya los pacientes no tratados durante 77 meses (rango de 2 días a 180 meses). En un informe posterior sobre psicosis maníaco depresiva tratada con TEC o no, los mismos autores (1948b) encontraron que los pacientes tratados con TEC, seguidos durante una media de 36 meses, tenían una tasa de suicidio del 1%, mientras que los pacientes de control, seguidos durante una media de 82 meses, tuvo una tasa de suicidio del 7%. El examen de la asociación de TEC / no TEC y muerte por suicidio / otras causas arrojó una probabilidad no significativa utilizando el método exacto de Fisher. En estudios de pacientes con psicosis involutiva (Bond, 1954) y enfermedad maníaco depresiva (Bond y Morris, 1954) examinados 5 años después del tratamiento con TEC o sin tratamiento, el análisis de estos datos no revela un efecto protector significativo contra el suicidio de la TEC en comparación sin tratamiento.

Por lo tanto, solo podemos señalar un estudio, el informe inicial de Ziskind et al. (1945), que indica un efecto protector significativo de la TEC contra el suicidio. El resto de la evidencia es abrumadoramente negativa. Nos parece que la innegable eficacia de la TEC para disipar la depresión y los síntomas del pensamiento y la conducta suicida se ha generalizado a la creencia de que tiene efectos protectores a largo plazo. En un sentido, es reconfortante que esta terapia somática tan eficaz no ejerza influencias de largo alcance sobre el comportamiento futuro; en otro, es decepcionante que no lo haga.

Reconocimiento: Este trabajo fue apoyado en parte por una subvención de la Asociación para el Avance de la Investigación y Educación en Salud Mental. Inc., Indianápolis. EN 46202. EE. UU.

Siguiente: ECT y cognición sin memoria:
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión


REFERENCIAS

Avery, D. y Winokur, G. Mortalidad en pacientes deprimidos tratados con terapia electroconvulsiva y antidepresivos. Arco. Psiquiatría general: 33: 1029-1037. 1976.

Avery, D. y Winokur, G. Suicidio, intento de suicidio y tasas de recaída en la depresión. Arco. Psiquiatría general. 35: 749-7S3, 1978.

Babigian HM y Guttmacher, LB Consideraciones epidemiológicas en la terapia electroconvulsiva. Arco. Psiquiatría general. 41: 246-2S3. 1984.

Bond, ED Resultados del tratamiento en psicosis con una serie de control. II. Reacción psicótica involutiva. Soy. J Psiquiatría. 110: 881-885. 1954.

Bond, ED y Morris, HH Resultados del tratamiento en psicosis con una serie de control. III. Reacciones maníaco depresivas. Soy. Psiquiatría J: 110: 885-887. 1954.

Conferencia de Consenso. Terapia electroconvulsiva. JAMA. 254: 2103-2108, 1985.

Eastwood, MR y Peacocke. J Patrones estacionales de suicidio, depresión y terapia electroconvulsiva. Br. J. Psiquiatría. 129: 472-47S. 1976.

Más débil, JP. Robins, ER, Guze, SB. Woodruff. RA Jr .. Winokur, G. y Munoz, R. Criterios de diagnóstico para su uso en la investigación psiquiátrica. Arco. Psiquiatría general: 26 57-63, 1972.

Huston, PE y Lecher, LM Psicosis involutiva. Curso cuando no se trata y cuando se trata con descarga eléctrica. Arco. Neurol. Psiquiatría. 59: 385-394, 1948a.

Huston. PE y Locher. LW Psicosis maníaco-depresiva. Por supuesto cuando se trata y no se trata con descarga eléctrica. Arco. Neurol. Psiquiatría: 60: 37-48, 1948b.

Small, J G., Milstein, V., Sharpley; PH, Klapper. M. y Small, JF Hallazgos electroencefalográficos en relación con constructos diagnósticos en psiquiatría. Biol. Psiquiatría: 19: 471-478, 1984.

Tsuang, MT, Dempsey, GM y Fleming, J A. ¿Puede la ECT prevenir la muerte prematura y el suicidio en pacientes esquizoafectivos? J. Afecto .. Trastornos. 1: 167-171, 1979.

Ziskind, E., Somerfeld-Ziskind, E. y Ziskind, L. Metrazol y terapia convulsiva eléctrica de las psicosis afectivas. Arco. Neurol. Psiquiatría. 53: 212-217.1945.

Siguiente: ECT y cognición sin memoria:
~ ¡Todos en shock! Artículos ECT
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *