Más allá del Prozac: nuevos tratamientos para la depresión, nueva esperanza

Bienvenido al laboratorio del siglo XXI, donde las hormonas, los marcapasos cerebrales y las bobinas magnéticas pueden tratar y curar la depresión, incluso la depresión resistente al tratamiento.

Hemos recorrido un largo camino. Algunos psiquiatras solían pensar que se podía curar la depresión extrayendo el colon o los dientes de un paciente. A finales del siglo XIX, un médico observó que su paciente ansioso se calmaba en un tren lleno de baches; a partir de entonces, el tratamiento consistió en sacudir al pobre durante períodos de tiempo cada vez mayores.

En un intento por curar la antigua enfermedad de la melancolía, hemos recurrido a un montón de estrategias, algunas de ellas claramente estúpidas o crueles, otras, como el Prozac (fluoxetina), que funcionan. Pero se estima que el 30 por ciento de los pacientes deprimidos son lo que se llama resistentes al tratamiento; no responden a las pastillas, ni hablan, ni siquiera a la terapia de electroshock. La buena noticia es que hay nuevos tratamientos para la depresión que se están abriendo camino en el mundo del siglo XXI; tratamientos para la depresión que ofrecen esperanza para los recién diagnosticados o para alguien que ha estado sufriendo sin, hasta ahora, una cura a la vista.

El estándar de oro para tratar la depresión

Queremos instarle a lea nuestra sección especial sobre el tratamiento de la depresión: «El estándar de oro para tratar la depresión». Es un examen profundo y autorizado de los mejores tratamientos para la depresión (cubriendo todos los aspectos del tratamiento para la depresión, desde obtener un diagnóstico correcto hasta medicamentos antidepresivos, terapia y cambios en el estilo de vida). escrito por la galardonada autora Julie Fast, exclusivamente para HealthyPlace.com. Esta sección incluye videos de depresión; entrevistas con Julie Fast.

Medicamentos milagrosos para la depresión

Solía ​​ser que los psiquiatras probaban a un paciente con un medicamento antidepresivo, esperaban ocho semanas y, si no funcionaba, cambiaban a otro. Si bien esta sigue siendo una táctica viable (aunque frustrantemente lenta), los psiquiatras confían cada vez más en medicamentos secundarios, e incluso terciarios, para impulsar al jugador principal. Uno de esos medicamentos de refuerzo es Cytomel, un estimulador de tiroides. Incluso las mujeres con niveles normales de tiroides pueden, bajo la supervisión de un psiquiatra, tomar Cytomel además de un antidepresivo. Aproximadamente el 50 por ciento de las veces, ayuda a que el fármaco principal funcione de manera más eficaz. Otros medicamentos de refuerzo populares son el litio (Eskalith) y Ritalin (metilfenidato).

La terapia hormonal como tratamiento para la depresión

Bienvenido al laboratorio del siglo XXI, donde las hormonas, los marcapasos cerebrales y las bobinas magnéticas pueden curar la depresión, incluso la depresión resistente al tratamiento.Los científicos han pasado años y años investigando sustancias químicas como la serotonina y sus efectos sobre el estado de ánimo, mientras que descuidan el estudio de sustancias químicas cerebrales aún más comunes y abundantes, como el estrógeno y la progesterona. Andrew Herzog, MD, neuroendocrinólogo del Beth Israel Deaconess Medical Center en Boston, trata a muchas mujeres que no responden al Prozac (fluoxetina) y sus primos químicos con esteroides sexuales. «El futuro de la psiquiatría radica principalmente en el ámbito del uso de hormonas para regular los estados cerebrales», dice Herzog.

Él cree que muchas mujeres se deprimen porque tienen un desequilibrio medible de estrógeno y progesterona o porque sus cerebros están demasiado sensibles a las fluctuaciones normales. «Las hormonas son psicoactivas», dice Herzog, «y no hay duda de que pueden tener efectos enormes en nuestros sentimientos». La progesterona, afirma Herzog, es siete veces más fuerte que el barbitúrico promedio y ejerce un fuerte efecto calmante, incluso somnoliento. El estrógeno, lo contrario, proporciona energía tan bien, si no mejor, que la píldora de Prozac (fluoxetina) que está tomando. Para las mujeres con depresiones agitadas que las ponen nerviosas y nerviosas, Herzog podría prescribir progesterona para calmarlas con un poco de estrógeno para iluminar, en forma de crema que la mujer se frota en la piel. Para las depresiones letárgicas, Herzog enfatiza el estrógeno en su lugar, y ha tenido un éxito notable en el tratamiento de mujeres que se consideraban «intratables». «Estas hormonas me devolvieron la vida», dice uno de sus pacientes, que se deprimió a los 40 y quedó incapacitado a los 50.

El tratamiento hormonal para la depresión requiere que consulte a un neuroendocrinólogo experto y que se someta a un perfil hormonal, midiendo sus niveles de progesterona y estrógeno al principio y al final del mes. El procedimiento es nuevo pero hasta ahora muy prometedor.

Marcapasos «Get Happy»

El nervio vago conecta el tronco encefálico con la parte superior del cuerpo, específicamente los pulmones, el corazón y el estómago. El nervio es un conducto fundamental para transmitir información hacia y desde su sistema nervioso central, transportando señales electroquímicas a través de sus tubos y depositándolas directamente en su corteza.

Hace algunos años, los investigadores comenzaron a implantar un pequeño marcapasos en los nervios vagales de los epilépticos para ver si pequeños pulsos podrían ayudar a detener las convulsiones. Los marcapasos efectivamente redujeron o eliminaron las convulsiones en algunos epilépticos, pero también hicieron algo más, algo sorprendente y crítico. Los epilépticos con marcapasos del nervio vago se alegraron. Sus estados de ánimo mejoraron. Fue entonces cuando los investigadores decidieron intentar usarlos en personas con depresión resistente al tratamiento.

Nadie sabe muy bien cómo o por qué funcionan. Algunos médicos plantean la hipótesis de que la estimulación del nervio vago (ENV) provoca cambios en la noradrenalina y la serotonina, dos neurotransmisores estrechamente asociados con el estado de ánimo. John Rush, MD, del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas, y sus colegas realizaron un estudio de 30 personas con depresión resistente al tratamiento. Les implantaron marcapasos a esas personas y, durante un período de dos semanas, aumentaron gradualmente la cantidad de corriente de estimulación a niveles que los pacientes podían tolerar cómodamente.

El cuarenta por ciento de estos pacientes mostró una disminución sustancial de la depresión medida por una prueba verbal que les preguntaba sobre sus pensamientos y sentimientos; El 17 por ciento tuvo una remisión completa.

Después de un año de VNS, más del 90 por ciento de los pacientes que se beneficiaron del tratamiento inicial continuaron mostrando una disminución de la depresión.

Curación magnética de la depresión

La estimulación magnética transcraneal (EMT) puede que algún día sustituya por completo a la terapia electroconvulsiva (TEC). En TMS, una corriente eléctrica pasa a través de una bobina de alambre de mano que un médico luego mueve sobre su cuero cabelludo. La corriente eléctrica genera un poderoso pulso magnético, que atraviesa el cuero cabelludo y estimula las células nerviosas del cerebro.

TMS es en parte notable debido a su especificidad. Los investigadores ahora creen que pueden apuntar a estructuras cerebrales que saben que están involucradas en la creación y mantenimiento de la depresión y la ansiedad.

Muchos estudios indican que la estimulación cerebral magnética una vez al día durante dos o más semanas puede aliviar la depresión (los síntomas de un paciente típico se reducen en casi un 30 por ciento). Aunque la EMT todavía se considera una forma experimental de tratamiento, varios hospitales y clínicas la ofrecen. Dentro de cinco a diez años, TMS puede convertirse en una forma común de tratamiento para personas con depresión.

Y esto es sólo el principio. Hace veinte años solo teníamos las drogas psiquiátricas más crudas; En el espacio de dos breves décadas, hemos desarrollado un arsenal y, lo que es más importante, hemos demostrado que somos capaces de aplicar estrategias de tratamiento cada vez más complejas e innovadoras. Las próximas décadas traerán tipos de curas nunca antes escuchados, para nosotros, para nuestros hijos, etc.

Siguiente: Superar la depresión y encontrar la felicidad
~ artículos de la biblioteca de depresión
~ todos los artículos sobre depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *